jueves, 31 de enero de 2013

Y si...

¿Y si salimos a caminar, y encontramos un ladrillo, lo levantamos, pisamos al bicho hermoso que salió corriendo, vemos la suela del zapato llena de bicho, y entendemos algo? ¿Si lo hacemos para entender algo?

Silvia Parque

Amo la pizza

Base de pan delgada, pepperoni y champiñones; puede variar; me gusta que varíe; pero estos son los tres ingredientes de "la" pizza en mi cabeza. Me han contado que la pizza-verdadera, la italiana de Italia, no se parece a lo que conozco. Prefiero lo que conozco, como prefiero los tacos de barbacoa de mi rancho y no los de acá, que son más como "deben ser".

Algún tiempo pensé que podía desayunar, comer y cenar pizza un día tras otro por unos cuarenta días. Ahora no es tanto así, pero desde aquí mi reconocimiento a todos los pizzeros que me han hecho feliz.

Silvia Parque

Y todo se sigue moviendo

Hablaba una tanatóloga, cosas con sentido; se despidió deseando "feliz vida".

Recuerdo "hay un río de vida corriendo por mi ser...", que cantaba fastidiada por estar en círculo tratando de moverme como modelaba la catequista. Odiaba moverme delante de otros, pero amaba las canciones.

Hoy moví brazos y piernas, pretendí, jugué a huir de un asesino, hice oír mi voz. Caminé de noche. Y a unas dos horas de aquí, a la vuelta si busco en Internet, rescatan a gente atrapada bajo los escombros de un edificio.

Así es la vida. Podemos interesarnos. Podemos hacer oración. Ocupar el lugar y el momento que nos tocó en suerte. Sonreír. Dejar que la cara se ponga lívida y sentir la tristeza, incluso sin estar tristes.

Silvia Parque

miércoles, 30 de enero de 2013

¿De quién es esa boquita?

Y esa voz. Y las palabras. Y el gusto.

Mio todo, hasta adentro y para afuera.

Silvia Parque

El multifuncional

La ocupación por la que recibo una remuneración económica cada quincena, tiene tres áreas: una importante, una necesaria en la que hago posible lo importante, y una meramente asistencial (capturando datos, por ejemplo). Esta "área asistencial" que soporta a las otras dos, incluye imprimir o sacar copias. Porque el multifuncional es el centro de la vida universitaria. Pude verlo desde la docencia y lo veo desde la administración.

Por alguna, razón, sin embargo, el tema no es prioridad presupuestal: tenemos impresionantes edificios, pero una sola copiadora para todo el mundo. [En realidad, tres: una del área de gobierno, en donde se imprime a color, que eventualmente podemos usar, pero que no es "la que nos toca"; otra que "sí nos toca", en la que imprimimos a color; y el multifuncional, que es para casi todo y para todo el  mundo.]

Cada vez que hay que sacar copias, hay que bajar, llevando las hojas necesarias. Para imprimir, se le dice a la máquina que lo haga, desde la comodidad de la oficina, o en mi caso, desde la comodidad de mi lugar. Entonces una baja, y si la computadora de una está configurada de cierta forma que nadie en mi Departamento sabe cómo se logra: ya está la impresión; si no está configurada para eso, hay que decirle al multifuncional lo que ya se le dijo desde la computadora; a veces, saldrá lo que una mandó imprimir, a veces saldrá lo de alguien más, o copias y copias de alguna orden mal dada por el último que sacó copias. Mientras tanto, una puede pensar en sus asuntos; no todo ha de ser inmediato en esta vida.

Pero hay algo más. A veces, al bajar a recoger las impresiones -o a decirle al multifuncional que por favor imprima-, la orden ha sido cancelada. Alguien, que suele ya no estar porque ya terminó lo suyo, canceló la orden en proceso. No es que la persona super efectiva no tenga tiempo de esperar: la máquina permite sacar copias o imprimir, dejando las órdenes anteriores en espera.

Silvia Parque

martes, 29 de enero de 2013

¿Qué se puede compartir?

Se puede compartir la habitación, la situación, la práctica. No se puede compartir el espacio ocupado ni el momento vivido, excepto -muy excepcionalmente-, en medio del sexo.

Porque se puede compartir el cuerpo, aunque la sensación no, ni el goce. El deseo tal vez sí. La necesidad: imposible.

Miedo, encono y frustración, se comparten y expanden. El ansia parece que no.

Podemos compartir los objetos, pero hay que dejar algo sin compartir.

No sé en que medida compartimos la vida, aunque con seguridad me he compartido.

Podemos compartir proyectos, pero mejor no acercarnos a compartir motivos, porque con suerte lo logramos y confundimos quién es quién, dónde estoy, qué has hecho conmigo.

Silvia Parque

lunes, 28 de enero de 2013

Por encima de la cosa... abriendo caminos

Los caminos se abren de algún modo. Mirar por encima de los obstáculos, de las incomodidades o dificultades, desvanece lo obstaculizador, lo incómodo o lo dificultoso, cuando no es que claramente aparece un beneficio.

Las personas con visión se caracterizan porque, automáticamente, miran por encima de la cosa. Lo que para el común de las personas es un problema, para ellos no lo es o no tiene importancia.

La táctica de los cinco años puede ser útil para desarrollar esta característica. Preguntarse a una misma "¿en cinco años me va importar esto?" -¿en diez?, ¿en quince?, ¿en veinte...?-, nos reubica y suele quitar los problemas de enfrente. Quitándolos de enfrente aparecen los caminos.

Silvia Parque

domingo, 27 de enero de 2013

Monitorear la tristeza

No sé bien si la tristeza es buena: creo que es necesaria, y sé que inevitablemente las personas normales le hacemos lugar de vez en cuando. Ojo cuando se quede un buen rato sin motivo aparente, cuando incapacite para el trabajo o para tratar con las personas cercanas, y cuando no sea posible imaginar algo bueno para después del rato triste.

Silvia Parque

De cómo los bienamados interrumpen el trabajo

En medio de una de las partes cruciales de un proyecto que me importa, el mismo marido que me regaló El segundo sexo y que no permite a los encuestadores tratarlo como jefe de familia, sufre por su almuerzo. Entiendo. Llevo todo el fin de semana metida en mi asunto. También entiende: este proyecto me apasiona y le importa.

Sirvo un cereal con leche -azúcar agregada-.

Aprovecho que se va, para concentrarme.

Hasta que oigo un ruido sordo. Nada más puede ser Turquesa. Veo su hermoso cuerpo de reptil, muy grande para el comedero. Reviso que no se haya hecho daño... A pasear, pues... Saco a la otra, que no puede salir por sí misma del tortuguero en el que comen; tapo el espacio por el que podrían meterse bajo la lavadora...

Me pregunto cuánto se multiplican las interrupciones cuando hay hijos.

Silvia Parque

Fresas en el anzuelo

Parte de lo que hace que un trabajo sea "profesional", es que quien lo realiza hace lo que es necesario, conveniente o útil, por encima de su capricho -no necesariamente por encima de su gusto, pero a veces, también-.

Leí hace muchos años en una revista para adolescentes: "A ti puede que te encanten las fresas, pero cuando vas a pescar, apuesto que no pones fresas en el anzuelo".

Silvia Parque

sábado, 26 de enero de 2013

Las deudas de juego son deudas de honor

No es que yo le dé al honor lugar entre lo que valoro, pero la frase me permite poner título a la siguiente declaración:

- Si una persona hace una apuesta, pierde, y no paga lo que debe, sobre todo cuando no hubo dinero en juego, debería ver su mano izquierda plastificada, hasta el momento en que su deuda sea cubierta.

Silvia Parque

Dejar en paz también a las cosas

Apretaba los cables, conectaba y desconectaba, los movía, cambiaba la posición del cargador, presionaba en un punto y en otro... La tercera vez que me vi haciendo eso el día de hoy, desconecté y lo dejé por la paz; unos diez minutos después, conecté. Sin presión, jalón o torcedura, se encendió el led que indica: "funcionando".

Aunque la cuestión central puede ser que resulta difícil encontrar la causa eficiente de algo, me detengo más bien en la bondad de la táctica de "dejar las cosas por la paz".

Silvia Parque

Parirse una misma

Daniela Romo ha dicho, después de su experiencia sobreviviendo al cáncer, que pensó: "ahora tengo que parirme yo, de nueva cuenta, y salir avante".

A veces una tiene que volver a empezar de un modo que es volver a nacer. A veces, el volver a empezar es tan desde nada, que el esfuerzo realmente no es volver a nacer sino, como ella dice, parirse una misma.

Eso coloca en una nueva posición. Como hijos de nosotros mismos, cada cual determina para sí quién es, qué quiere, qué puede, qué debe; cada cual se hace dependiente del amor y el cuidado que emana de sí mismo.

Silvia Parque

viernes, 25 de enero de 2013

Jamón y queso

A cualquier hora; de los baratos o los caros; con pan o solos. Pueden ir del refri a la boca, a lo salvaje; pueden servirse en rebanadas o en cuadritos; pueden calentare o cocinarse, y con un toquecito de cualquier cosa -como orégano, por ejemplo-, se convierten en la gran cosa. Y van tan bien juntos...

Silvia Parque

Puedo

Llegó la cuarta parte de "Ellos y nosotros", el último comunicado del subcomandante Marcos. AQUÍ pueden leerse todos. Este último acaba de un modo que se me va metiendo por la piel; quiero que se haga parte de mis huesos:

"Ahora imagine usted que no tiene miedo, o que sí lo tiene pero lo controla.

Imagine que va usted y, frente al espejo, no sólo no oculta o maquilla su diferencia, sino que la remarca.

Imagine que usted hace de su ser diferente un escudo y un arma, se defiende, encuentra a otr@s como usted, se organiza, resiste, lucha, y, sin darse apenas cuenta, pasa del "soy diferente" al "somos diferentes".

Imagine que no se esconde detrás de la "madurez" y la "sensatez", detrás de los "no es el tiempo", "no hay condiciones", "hay que esperar", "es inútil", "no hay remedio".

Imagine que no se vende, que no claudica, que no se rinde.

¿Pudo imaginarlo?

[...]"

Silvia Parque

Derechos humanos, de todas y todos

Los derechos humanos no son "para las víctimas", "para los victimarios", "para las personas decentes" o "para los delincuentes", son para todas y todos, y no van primero los de unos y luego los de otros. Por supuesto que si alguien se porta como un monstruo conmigo, no será mi prioridad respetar o defender sus derechos humanos; por eso no me toca hacerlo: hay otros a quienes les toca hacerlo y deberían hacerlo. Tampoco debería haber anatema en estas cosas: lo que entendemos por derechos humanos y lo que hacemos con ellos es discutible, como todo.

En este  momento histórico, el respeto a los derechos humanos de quien presuntamente ha cometido un delito o de quien efectivamente lo ha cometido, nos protege a todos. Entiendo la defensa a los derechos de un grupo; por ejemplo, el reiterado reclamo por los derechos de las mujeres, tiene lugar porque hay muchas más mujeres sin libre acceso al ejercicio de sus derechos por el hecho de ser mujeres, que hombres que por ser hombres, estén en tal condición. Pero me parece mal que personas con poder de influencia, aticen la frustración de la gente que ha sido ofendida, para promover que los derechos humanos de cualquier grupo, estén por abajo de los de otro grupo.

Silvia Parque

jueves, 24 de enero de 2013

El momento ñoño

Es bueno recordar que el día de mañana no está comprado, que el amor se construye con la voluntad de estar con el otro, en todos los sentidos de "estar con". Esta canción es útil para eso: Tal vez.

Silvia Parque

Responderle a otro

Funciono respondiéndole a alguien a quien conceda autoridad de algún tipo sobre mí. El día que pueda ser mi propia autoridad, estaré "del otro lado".

Hasta que empecé a ser adulta, no necesité a otro ser humano para que su autoridad me "hiciera hacer": tenía la autoridad de los mayores que me criaron, imponiéndome un deber ser del que fui deshaciéndome.

Los pasos pueden ser pequeños y no tan firmes, el camino es más un bucle que una línea recta, pero voy yendo a la autonomía. Se empieza por la conciencia.

Silvia Parque 

Descuido

Todo parece organizado y algo se olvida, se cae, se descompone. Hay azar pero también hay descuido. A veces se trata de un descuido que una misma predijo, y contra las autopredicciones hay poco qué hacer: son poderosas. Entre mi pensamiento mágico y mi conocimiento de que nuestro comportamiento se sostiene en lo inconsciente, estoy convencida de que esos descuidos dicen algo. El último mes, por ejemplo, me he preguntado por qué estoy queriendo dejar mi teléfono.

Silvia Parque

miércoles, 23 de enero de 2013

Fotos de bebé

Recibí un legado de revistas viejas; entre las hojas de una de las revistas venía un par de fotos de un bebé. Creo que la foto es de un año posterior al de la publicación de la revista. Me causa un poco de incomodidad; siento que no me pertenecen, que debería devolverlas.

No es la primera vez que encuentro algo de un dueño anterior en una revista o libro, pero nunca me había incomodado, al contrario. Será porque es bebé. Como si las fotos debieran estar con su mamá.

Silvia Parque

Trenza

Para  hacer una buena trenza hay que tener inteligencia espacial, fuerza en los brazos, habilidad mecánica, conocimiento procedimental; mejor tener también cabello obediente del largo apropiado, y un lindo broche.

Silvia Parque

El miedo de los otros

Hoy vi a una persona que a menudo es difícil de tratar, portarse de una manera sencilla y dar un mensaje emotivo a una audiencia que parecía interesarle verdaderamente. Me pregunté por qué no siempre es así.

Me respondí que me corresponde ver detrás de la apariencia. En el fondo, todos hemos sido niños con miedo, y las barreras que interponemos en nuestras relaciones son nuestro modo de protegernos.

Silvia Parque

martes, 22 de enero de 2013

Cosas por hacer

Después de meses, terminé mis listas de "cosas por hacer": una para "antes de los 33 años" y otra para "antes de los 35". No son propósitos; no incluyen proyectos profesionales; son ilusiones: gustos. Los escribí en tarjetas membretadas con mi nombre, guardé cada tarjeta en un sobre casi-cuadrado, y llevo uno de los sobres en mi agenda.

Silvia Parque

Terraza en el acuario

El acuario de las tortugas cambia de decoración cada semana; más allá de que nos guste mirarlo con una piedra aquí o allá, lo importante es dejarles una superficie en la que puedan descansar de nadar, de preferencia seca.

Recurrentemente he dicho al diseñador de interiores del acuario, que las tortugas no piensan como nosotros: que necesitan un acceso fácil a su zona de descanso/secado. Ahora tienen una hermosa terraza de bambú, que no usan.

Silvia Parque

Calefacción

No conozco una pijama de invierno apropiada para la vida en pareja. En verano es sencillo porque basta con omitir la pijama. Bajo las sábanas, cobijas y colcha, aplica la misma omisión, así esté helando afuera. Pero en ese rato nocturno antes de la hora de ir a la cama, ¿cómo estar cómoda, calientita y apetecible?

Silvia Parque

lunes, 21 de enero de 2013

Como un dulce

Amar y querer, de Manuel Alejandro, en voz de José José.

Desde que llegué a la edad adulta, me enamoro como echar a andar un juguete mecánico al que hay que guardar a la hora de ir a otra cosa. El enamoramiento es como un dulce.

El amor es otra cosa. 

Silvia Parque

Liebster blog

Susana, que escribe el blog Mi nueva vida, ha tenido la gentileza de concederme el premio Liebster blog, que me ha dado una alegría triunfal para iniciar el día. Le agradezco nuevamente su amabilidad, y tomo la estafeta...

Se trata de dar el premio a mis cinco blogs favoritos, y explicar por qué me gustan. Como antes de escribir esta entrada he leído a la también premiada Inmagina, que dice que los blogueros vamos "por la libre", lo haré a mi modo. Escribiré las cinco cosas que hacen que el blog de Susana se merezca la etiqueta de "blog favorito", en alemán y cuantimás en español.

- La escritura es honesta hasta la franqueza: hasta la exposición de lo vulnerable.
- La escritura es sencilla y clara; insisto: franca.
- No hay condescendencia: se expresa la cuestión como se le ve, así no le guste a quien no le guste.
- Se expresa una preocupación sincera por los problemas sociales.
- Es un espacio para el intercambio de ideas, porque Susana es capaz de dejar hablar al que está en otro lado, y este es el primer paso para escucharnos: algo que anda haciendo mucha falta en el mundo, y que nos acerca aunque no nos movamos de nuestra posición.

Silvia Parque

Trabajamos

Trabajamos. Creemos en la parte importante de lo que hacemos. Nos gustan las ideas pero ponemos primero a la gente. Nos apasionamos buscando alternativas, preguntas que puedan dar cuenta de lo que vemos que pasa, de lo que no sabemos que pasa. Otros hacen lo suyo, que en algunos casos también es valioso, y en otros casos vale para mantener un aparato que pague la nómina, porque así es como está acomodado el mundo y queremos cobrar el día de pago, como todos. Abrimos espacios en la máquina de su aparato: pequeños respiraderos que parchan lo roto y contienen los ímpetus: somos parte del engranaje pero también somos algo otro en la máquina que no llamo nuestra; como una vejiga del alma, desconocida. Mejor que no entiendan bien qué hacemos, que no nos conozcan todo; con que tengan una idea de que se sirven de nosotras...

Silvia Parque

domingo, 20 de enero de 2013

Útiles e innecesarios

Dos de los objetos en el área de la cocina, que sobresalen por su utilidad y versatilidad, son: la tapadera del microondas y el porta-calientes. Es de llamar la atención, dado que son objetos poco necesarios. (Además, pueden ser muy bonitos.)

Silvia Parque

Hay que decir lo que hay que decir


En su momento, en mi adolescencia, fue crucial para mí expresar mis deseos cuasi-porno y mis ideas sub-subversivas. Por supuesto, era relativamente fácil, con prácticamente nada que perder; cuando me vi atestiguando algo que estaba mal en mi primer trabajo-remunerado-fuera-de-la-familia, me quedé callada.

Hoy, Revolución tres punto cero publica [AQUÍ] una carta de Héctor Vasconcelos al Director de la Escuela de gobierno John F. Kennedy, en la que el hijo de José Vasconcelos expresa su "rechazo absoluto" a la presencia de Calderón en Harvard, y manifiesta:
En caso que Harvard sostenga el nombramiento de Calderón, me veré en la dolorosa situación de devolver a la universidad mi grado académico, que es el documento que más he apreciado en mi vida. Me dolería mucho que Harvard, que ha sido una conciencia moral de Estados Unidos por casi cuatro siglos, baluarte de liberalismo y el anticonservadurismo, y ha producido estadistas como F. D. Roosevelt, hoy acogiese a quien representa lo contrario de sus valores tradicionales. Si la universidad ha cambiado sus principios o no tiene ya ningunos, entonces, no deseo mantener su título.
No conozco ni el desempeño profesional ni la vida personal de este señor Vasconcelos; no sabía de su existencia; juzgando nada más a partir de la carta: eso es congruencia y valor civil. Me recuerda que hay que hacer lo que hay que hacer, que hay que decir lo que hay que decir.

Silvia Parque

Perros y metacognición

La voz que dobla a un adiestrador de perros en no sé que programa de Animal Planet, dice que la diferencia entre un adiestrador experto y los otros, es que el experto sabe qué cosa hizo él -el adiestrador-, por la cual el perro se equivocó.

La capacidad de repensar un procedimiento es una característica de lo que llamamos conocimiento experto; está cerca de la capacidad de pensar sobre el propio pensamiento, que es un gran recurso para encontrar soluciones. 

Silvia Parque

sábado, 19 de enero de 2013

Evolución emocional musical

Estaba yo en el tono de "¿lo has hecho ya?, di la verdad, me da igual" ["Corre"], pero me moví a "ya pasó, ya pasó, ya pasó" ["Ya pasó"]. ¿Para que echarle limón a las heridas? Si "siento mi espacio intacto en tu respiración" ["Mía"], mejor quedarme con el sabor de que "Esta noche estamos vivos, solo este momento es realidad" ["Yo no sé mañana"].

Silvia Parque

Si no pasa nada, serían nadie

En México mueren y desaparecen personas, como si no fuera el lugar en el que viven los personajes de las telenovelas... la cotidianidad de incidentes y atropellos violentos tampoco corresponde a los reportes de los "noticieros" de la televisión. Pero hace falta querer saber para estar al tanto de lo que pasa afuera de nuestras casas.

Hace años me sorprendí de oír a mi abuela repetir que no pasaba nada, cuando acababan de matar a una jovencita vecina del fraccionamiento. Era "no pasa nada" o "les pasa a ellos", en donde se adivina que "ellos" "se lo habrán buscado". Es sorprendente cómo las personas sostienen la evasión y la negación, incluso cuando sus propias familias han sido sacudidas por la violencia. Ni hablar de quienes desacreditan el reclamo social con el argumento de que no pasa nada porque a ellos "no les ha tocado" o "nunca han visto". Entiendo que cada cual vive las cosas como puede y quiere; la gente necesita protegerse psíquicamente. Pero nadie enfrente de mí va a desacreditar que sí pasó algo en este país, y sigue pasando: porque he visto amenazada mi seguridad y la de mi familia; porque amigas y amigos de mi familia han sido desaparecidos, torturados, asesinados.

Aclaro que no supongo que pasa algo porque le pasó a gente que conozco o a mí misma; lo que digo es que esas experiencias me impiden dejar pasar comentarios que niegan la calidad de "alguien" que tienen los desaparecidos y los muertos (si no pasa nada, serían nadie).

Preferiría que esta entrada fuera amable porque la pretensión de la misma, es hacer una invitación. Pero así son las cosas, y para algo tan ríspido, tal vez sea mejor no ser muy amable.

Una caravana de madres -y un padre- de mujeres desaparecidas en Chihuahua, marcha para exigir a las autoridades públicas que hagan su trabajo. Ojalá no hiciera falta seguir explicando que la violencia feminicida tiene nombre propio porque las personas que son muertas por su causa, son muertas por ser mujeres -por ser mujeres pobres, pero principalmente, por ser mujeres-. Estas madres necesitan menos indiferencia. AQUÍ pueden enterarse.

Silvia Parque

Comparación

El corazón es como un cono para el granel; adentro, en lo más profundo, cabe poco; el material es corriente pero resiste cantidad. Y puede resultar muy estorboso.

Silvia Parque

viernes, 18 de enero de 2013

Estimado lector:

Pase a la revista Ombligo a leer "Vivir en la memoria".

Silvia Parque

A ver si nos hacemos cargo

Entre los genes y la historia de vida, resultamos con ciertas características físicas, incluyendo una serie de predisposiciones del cuerpo. Aunque sobre algunas cosas -o sobre muchas, según se vea- no tenemos control, somos responsables de la manera en que respondemos al hecho de que nos tocó ese cuerpo para hacer la vida.

No estoy pensando en la batalla diaria que lidian muchas personas con discapacidad sensorial o motriz, ni en la fuerza de ánimo de otros tantos que atraviesan por enfermedades, pero aprovecho para reconocer que el mundo tiene suficientes ejemplos de vida. Estoy pensando en situaciones más bien del tipo: "no te desveles si vas a madrugar". Es común que la queja por tener sueño vaya en contra de la hora en que es necesario despertar, o de que el cuerpo no responde al deseo; es mucho menos común la queja por la decisión de trasnochar. Del mismo modo, un diagnóstico médico suele emplearse como justificante de las consecuencias que tienen las decisiones y el comportamiento...

Silvia Parque

Movimiento

Vivir una situación límite provoca el movimiento. Sobre todo, me parece valiosa la posición en la que no hay nada que perder: esa posición da libertad. Por eso el desapego es poderoso. En las relaciones, en los tratos, el que tiene miedo de perder no puede moverse.

Silvia Parque

jueves, 17 de enero de 2013

Un relato

La revista Ombligo publica "Vivir en la memoria", de Luis Kimball. Sobra un acento de un lado y falta un acento del otro, pero es un texto ampliamente disfrutable.

Silvia Parque

Objetos específicos

Tengo una hermosa aceitera de vidrio azul. Gozo con los objetos (nada se queda en mi casa si no me complace); pero sobre todo, me encantan los objetos específicos... como el pelador. Yo crecí en una casa con objetos específicos que no se utilizaban; por ejemplo, el cernidor de harina y el cucharón para el helado.

Silvia Parque

Ha limpiado mi recámara

Mi esposo dice que le repitió a la señora que vino a limpiar, que yo dije que la recámara no, pero que ella asentó un "cómo no", y le aseguró que a mí me parecería bien.

En lo que yo daba tres pasos para llegar a la recámara, él me daba parte de la conversación: que si estábamos bien casados por la iglesia y por la ley, que si todos esos libros teníamos que leer, que él qué estaba haciendo... y abrí la puerta.

Nunca había estado el piso realmente limpio. Yo creía que sí, pero no. Mi angelito colgado del techo, que ya parecía un tenebroso mensajero del purgatorio, brilla como no recuerdo que hubiera brillado alguna vez. Y si alguien me hubiera dicho que doblando la ropa, la ropa dejaba de ser un monstruo irascible, tal vez hubiera intentado doblar algo...

En medio del contento, le recuerdo a mi marido las razones por las que no estaba incluida la recámara. Me dice que él trato de detenerla, pero ella le dijo "no se preocupe, yo soy de confianza". Pues ya es.

Silvia Parque

miércoles, 16 de enero de 2013

A la cama, pues

Encontré el modo de tener una buena relación con el tiempo, y eso me paga con energía suficiente para las horas que quiera estar despierta; pero hoy estoy sobregirando el día, y el tiempo me congestiona la cabeza para que vaya a la cama.

Silvia Parque

Una goma de borrar

Falta inventar una goma de borrar* que no genere "basurita" al hacer su trabajo.

Imaginé que la compraría, y luego sentí que usarla se sentiría extraño; me faltaría algo.

* En mi tierra es "borrador".

Silvia Parque

Laptop malita

"No estés triste", le pido, tratando de conservar el buen ánimo. "Te voy a llevar al doctor", aseguro mientras rehago la estrategia económica del mes. No sirve que haga click en reanudar sesión, porque navego en modo "incógnito". Trato por tercera vez de publicar un comentario -cada vez más breve: al menos eso se ganó-. Y se va de nuevo. Un terrible cuadro azul o todo la pantalla en blanco.

Silvia Parque

martes, 15 de enero de 2013

Un obituario especial

Creo que aun cuando se les deje ir, los muertos quedan en el cruce de su historia de vida con las historias de los otros.

Me ha llamado la atención ESTE espacio de memoria para los muertos de la comunidad LGBTTTI en México. [Supe de su existencia por ESTE artículo.]

Silvia Parque

Remozando el Baudrillard

La tercera vez que empecé a leer De la seducción, le entendí, me gustó, y el libro se fue deshojando. El hombre lo ha reconstruido mientras lo encuadernaba/empastaba. Como suele suceder con su labor artesanal, se ha excedido en alguna cosa; no obstante, el defecto provocado corresponde al contenido del libro.

Silvia Parque

El trato del año

Estoy convencida de que el trabajo doméstico es fundamental para la vida social y para el concierto del día a día. Cuando ninguno de los miembros de la familia quiere hacerse cargo del trabajo doméstico, entonces habría que distribuirlo entre todos. Lo que pasa en mi casa es que no nos gusta convertir a las tareas en "obligaciones", y si las tareas no nos gustan, o hay una lista de cosas que nos gustan más, las tareas no se hacen. Cuando estamos a punto de tocar fondo, antes de que el ambiente sea deprimente, apurada por volver a disfrutar de mis cosas y mi casa, me pongo a hacer. Mi marido jura que suele ordenar mi desorden y que limpia seguido aunque no se note, y le creo; pero también sé que es un seguidor: si la casa está limpia, colabora en mantenerla limpia; si está un poco sucia, colabora en mantenerla sucia... en cuanto al orden tiene razón: suelo ser quien desordena y soy capaz de desordenarlo todo. Así que estoy en tratos con una señora que limpia casas, para que pase a la mía una vez al mes. Creo que no he pagado algo con tanto gusto como le pagaré a esta señora si acepta. Sé que el hecho de pagar porque alguien limpie, me hará ordenar antes de que llegue, y mantener en orden cuando se vaya.

Silvia Parque

lunes, 14 de enero de 2013

Si no tienes nada bueno que decir...

Hoy hice un comentario poco amable... nada amable. Hice una crítica objetiva de algo que fue injusto señalar: no era relevante; la observación no era necesaria y definitivamente no fue útil.

No soy responsable de la reacción de la otra persona a la crítica, pero lamento que mis palabras fueran para mal. Sí soy responsable de mis palabras; me doy cuenta de que necesitan mejores riendas.

Quiero hacer efectivo que en las relaciones con las personas que me importan, primen las personas. No voy a flagelarme porque a veces mi ego no permita que sea así, para empezar porque también soy una persona que me importa; pero sí nos hemos puesto serios, mi ego y yo, y le he dicho "se llama contrición".

Silvia Parque

La razón

Durante años, valoré mucho la razón; una razón kantiana, positiva, que me era útil para ocupar el lugar de quien tiene la razón. No tendría otras cosas muy importantes, pero la razón, a menudo, si podía ser toda mía. Luego aprendí del sentido, del espacio, de las posibilidades...

Silvia Parque 

Un día loco

Tuve una jornada laboral líquida: se escurrió. Fue un poco como ir al galope en patines, pero en un caballo muy amable, que habla. Después de hornear y decorar el pastel, quedó un estupendo plato de pierna en salsa de ciruela, un poco frío, pero satisfactorio.

Silvia Parque

domingo, 13 de enero de 2013

Un blog que me parece mal

De blog en blog, encuentro uno que el autor ha metido en la categoría "seducción" del directorio, y que en el encabezado dice "dedicar un espacio a la belleza y sensualidad de las jovencitas [...] pero jugando a la legalidad, sin mostrar fotos o videos demasiado controvertidos, no aceptamos lo ilegal, así que este es un blog que está en contra de la pornografía infantil."

He querido comentar, debajo de una serie de imágenes: "¿Y tienes el permiso de sus padres, firmado, para mostrar estas fotos?" Pero no lo he hecho porque nunca se sabe que clase de persona está detrás de un ordenador, y no me gusta comentar en forma Anónima. Así que me expreso en mi propio espacio.

Debí percatarme de que la palabra "demasiado" en la frase "demasiado controvertidos", no era un buen augurio. La entrada de la página principal, que es la única que he visto, tiene fotos diversas que parecen haber sido tomadas por las mismas chicas. Son quince, y encuentro solamente dos que podrían haber sido publicadas con intención de mostrar, digamos "la belleza de la juventud", sin intención morbosa.

Entiendo que las fotos que las jovencitas se toman para provocar-se a sí mismas, provoquen a algunos; me parece mal aprovechar su descuido para hacer exhibición de esas imágenes. Soy más bien liberal respecto a casi todo, creo que hay que hacer y dejar hacer, pero entre quienes entendemos en qué nos estamos metiendo. Por eso creamos categorías como la de "mayor de edad".

Silvia Parque

Reacción alérgica al trabajo dominical

Tomé una siesta. Desperté o algo parecido a despertar, y de un modo extraño, mi mente estaba abierta y clara, como llena de la luz del mediodía, pero no podía mover el cuerpo; no es que me doliera, no es que se sintiera pesado, y nada que ver con experiencias místico-metafísicas; simplemente, no lo sentía en absoluto. Debía seguir en la cama. No podía pensar como si estuviera despierta, pero pensaba con una extraña lucidez, dormida. Le di un rato, y otro rato, hasta que hice al cuerpo que saliera de donde estaba. No fue difícil; no fue como esa sensación madrugadora de "todavía no"; fue inmediato: decidí que era hora y me puse de pie, pero tuve la certeza de que no debía salir de la cama.

Las extremidades se sienten ligeras y respondientes, el tronco parece ajeno; en general, tengo una sensación de extrañeza que me hace no decir "mi cuerpo". La cabeza está pesada como solía estarlo hace un par de años. Me daré un baño.

Silvia Parque

Trabajar en domingo

Después de una temporada de buen orden, en la que el domingo fue respetado como día de sagrado descanso, esparcimiento y convivencia familiar, se me ha venido encima un domingo de trabajo. Trabajar en sábado estuvo bien, por ser un caso especial y porque me interesa mucho lo que estoy haciendo. Pero en domingo, no. Sin embargo, soy responsable de que esto salga, y no pude tenerlo listo antes de hoy. Así como eran en la docencia las benditas evaluaciones finales, así son los "cierres de periodo" en el mundo de la administración escolar: hora tras hora de ¿no había manera de acomodar TODO esto en sesiones normales de trabajo a lo largo de la semana-quincena-mes?

Silvia Parque

sábado, 12 de enero de 2013

Estimulantes

Por fin abro el archivo de Excel, y se ha terminado el azúcar. Será café con sustituto de crema. Trabajar en sábado, en casa, sin estimulantes: ni pensarlo.

Silvia Parque

Desapariciones de la semana

Es la naturaleza de los calcetines, como de los cubiertos, desaparecer. Pero no deja de ser desconcertante.

Ayer por la mañana encontré cuatro calcetines sin su par. Moví toda la ropa, la sacudí, y nada. Exploré por todos lados, pensando que tal vez mi marido había hecho volar los calcetines al tender la cama; sacudí las cobijas y las sábanas... pero no.

Esta mañana, preparando pasta, descubrí que no está el utensilio para servir el espagueti. Ni en su lugar, ni en la alacena, ni con los trastes sucios... y en mi casa no hay muchos "lugares". Miré, incluso, en una pila vacía donde a veces caen cosas... pero no.

Silvia Parque

Sabotaje

Soy oficialmente una burócrata desde el primero de enero, es decir: tengo una plaza.

Según la RAE, "plaza" significa: "Oficio, ministerio, puesto o empleo". Efectivamente, trabajando "por proyecto" y cobrando "por honorarios", como había venido haciendo, no era una empleada... sin embargo, ocupaba un puesto... ya se sabe que los derechos laborales fueron algo del siglo pasado.

El caso es que tener la plaza es algo bueno, aunque lo mejor no se disfruta sino cuando han pasado varios meses y se liberan todas las prestaciones. Así que nos felicitamos por el cambio de estatus laboral; lo digo en plural porque somos tres en el Departamento, en esta condición.

Creí que habíamos estrenado estatus "checando" por primera vez la entrada y la salida. Pero no. Lo estrenamos ayer, en el cruce de dos vías de "Oposición u obstrucción disimulada contra proyectos, órdenes, decisiones, ideas".

Silvia Parque

jueves, 10 de enero de 2013

Un anillo de hilo rojo

Tengo un anillo de hilo rojo que me recuerda algo importante, y me vincula con otra persona que tiene lo mismo en mente. Parecerá tonto hacer una entrada de algo de lo que no digo nada, pero lo que quiero señalar es que creo en el poder de unirse en una intención.

"Pues donde están dos o tres reunidos en mi Nombre,
allí estoy yo, en medio de ellos". (Mateo 18:20).

Silvia Parque

La agenda Franklin

Cuando era estudiante de licenciatura organizaba mi tiempo en una agenda Franklin, regalo de mi mamá. Aunque la verdad es que me quedaba un poco grande, me encantaba: me había hecho sentir importante que mi mamá me la diera, y resultó una herramienta utilísima. La googleé porque es algo que recuerdo con afecto especial, y al ver la descripción (AQUÍ), entendí que fue una de las cosas que me enseñó a organizarme.

Silvia Parque

Fui a comprar una agenda

Unas eran muy grandes y otras muy pequeñas. Unas con demasiado texto y otras con largas listas, por ejemplo, de restaurantes que no están en donde vivo. Yo quería una bonita y funcional; que su aspecto fuera una de las motivaciones del día, y que le sirviera al modo en que me organizo. Tampoco fui a una de esas tiendas de papelería donde verdaderamente hay de todo; fui al supermercado, y ni siquiera a uno de los "megas" o de los que son famosos por tener muchos productos de importación. Había suficiente variedad, pero de pocas marcas, así que la variedad era más superficial que sustancial. Yo pensé que encontrar menos variedad se compensaría con un buen precio rebajado, pero parece que no tienen miedo de quedarse con sus agendas el resto del año -o que las rebajas las ponen mañana-. En cuanto al aspecto, había unas muy serias sin chiste, otras con pinta ejecutiva económica sin mucha gracia pero con portada no-inarmónica, y las graciosas; yo quería una graciosa pero fue difícil encontrar una "término medio": hadas, monstruos, flores, gatitos, perros, multitud de adornos, garigoles. ¿Era muy difícil hacer una, por ejemplo, con figuras geométricas? ¿Cuál de todas esas compraría un hombre joven al que le guste tener cosas que se vean bien? No pretendía encontrar una que fuera "mi estilo", me gusta tener cosas que no son exactamente-yo... otros años me hice la agenda yo misma, pero eso implicó un montón de tiempo y energía para un "producto" de poca "presentación". Así que compraría una agenda bonita, y mejor hoy que mañana porque si no, estaría desperdiciando muchas hojas-días del primer mes. Sin embargo, en el universo de agendas consultadas, ninguna cumplía mi requerimiento de cuatro espacios: para la planeación anual, para la planeación mensual, para la planeación diaria y para notas. Todas tenían diferentes combinaciones de estos espacios, pero no los cuatro.

Finalmente encontré una opción entre las agendas para estudiantes; en la portada, un simpático insecto me sonríe.

Silvia Parque 

miércoles, 9 de enero de 2013

Ha empezado el año

Siendo nueve de enero, tres días después de terminar el maratón Guadalupe-Reyes, recogí "la Navidad" de la casa. Es muy fácil porque mi arbolito mide unos veinte centímetros, y mi nacimiento es también pequeñito. Esta tarea puso al descubierto que el calor de las veladoras quebró el vidrio de la mesa, y que es hora de comprar una agenda, porque definitivamente ha empezado el año...

Silvia Parque

El subcomandante se comunica

Lo han acusado hasta de tener los ojos claros. Muchos de los que aseguran no escuchar nada relevante, hacen burla de su "¿Escucharon?", que me parece bello (AQUÍ: comunicado del 21 de diciembre). Para el reconocido monero Hernández, no se le ven dotes de caricaturista; a mí su carta gráfica me hace sonreír (AQUÍ ESTÁ), aunque menos de lo que me dan esperanza Los Caracoles.

Silvia Parque

No solo de pan vive el hombre

Casi no quiero mencionarlo para no destruir el encanto de esta situación atípica... después de comer dos zanahorias, estoy en la tercera. La primera no fue una cuestión de disciplina: se me antojó. Estaba buena y quise otra; no estaba tan buena pero quise una más.

Tengo una amiga que cuando era niña, se sumó a la dieta loca de una parienta suya, y se puso anaranjada de   comer tanta zanahoria. Conmigo no hay riesgo. No habrá una cuarta, pero estoy satisfecha de mí misma.

[Para entender mi satisfacción: Sobrevivir al engorde de diciembre.]

Silvia Parque

martes, 8 de enero de 2013

Ácido muriático

Cuando era niña quise un juego de química; por alguna razón, no lo pedí; mencioné el asunto siendo ya mayor, y entonces, lo tuve. Antes de tenerlo, compre ácido muriático. Me dijeron que sería útil para limpiar el espacio entre los azulejos del baño. Y fue útil. Hizo efervescencia desintegrando cualquier cosa que conformara el color negro de las líneas que separaban los azulejos; hacía efervescencia y revelaba un color rosa olvidado... así que puse más. Y un poco más. Y un poco más, y todo el baño estaba lleno de fascinante y nauseabundo poder destructor. [Creo que es el mismo impulso que me hace atractivo el sacapuntas eléctrico y las trituradoras.]

Cuando llegó mi marido, la loca que lavaba el baño estaba a punto del desmayo, sin espacio donde dar un paso con seguridad, y poniendo todavía un poco más. Desde entonces, compro ácido muriático al menos una vez al año. No me paso; pero siempre pongo un poquito más.

Silvia Parque

Ser personas

He aprendido cosas en el trabajo. Por ejemplo:

1. Saludar amablemente y tener una conversación con alguien con quien trabajas, no es una pérdida de tiempo.

2. Nunca haces algo tan importante como para que valga la pena que te quedes sin comer por terminar de hacerlo.

Silvia Parque

Los mejores productos musicales del mundo

"Demándame", del fugaz Rosa Chillón con Josete en mallas rosas, ha completado el top tres de los mejores productos musicales del mundo, desplazando del segundo sitio a la versión de "Quiero que me quieras" en voz del Cursi Verduzco (hermano del Rudo).

Inamovible en el primerísimo lugar: "Me lo tiro", de Berto Romero & The Border Boys.

                               -- Solo para oidos de amplio criterio --


Silvia Parque

lunes, 7 de enero de 2013

Nada más se trata de estar

Conocí a los viejos en un asilo. Decían que se llamaba "Estancia", pero funcionaba como asilo, les mataba las ganas de vivir como un asilo. Aprendí lo que me fue posible de su desgano, y de las extraordinarias ganas que tenían los resistentes, los de mayor fuerza vital. Empecé a notar cómo le sentaba la edad a mi abuela, que por ese entonces era joven, pero tenía la misma diferencia de edad respecto a mí, que ha tenido siempre.

A los setenta, a los ochenta, a los noventa años, queda claro que lo importante es el tiempo; a veces no le queda tan claro al que lleva los años, pero si se mira con atención desde fuera, está bien claro. La gente construye seguridades que se caen, compra casas que luego pierde, se hace de un nombre que se borra entre todos los nombres que otros se han hecho: alguna gente da vueltas en círculos en una especie de fijación emocional con dos o tres cosas que dirigen su vida-de-dar-vueltas. Pero nada es realmente importante a los noventa y tantos de una persona común que no está frustrada: se trata de que el cuerpo responda lo suficiente para estar. Se intenta que sea un estar a gusto.

Yo hago trampa: trato de estar bien como esté.

Silvia Parque

Portarse bien

La doctora Jomeini escribe ESTA entrada sobre lo provechoso que le resulta, como madre, "el chantaje de los Reyes Magos". Una persona que firma como Zafnat Paneaj, le comenta que el mundo está como está por toda la gente que deja atrás esa etapa de caer en el chantaje... El comentario me recordó que una tarde, luego de contarle a mi primita que mi esposo y yo nos habíamos colado a otra sala del multicinema después de nuestra función, su hermano pequeño, que también había escuchado, me preguntó con una extrañeza que le salió del alma: "¿qué tú no tienes una mamá?"

Silvia Parque

Si no puedes con el enemigo, únete a él

Tardo en "agarrar el ritmo" del trabajo intelectual -tardo en agarrar cualquier ritmo, pero los otros me interesan menos-. Antes de ser realmente productiva, necesito un buen rato de calentamiento, así que abro el archivo en el que esté trabajando y lo minimizo; enseguida escribo alguna entrada del blog o leo algo que no sea serio. Entre más pronto empiece por este rodeo, más pronto llega el momento de "ahora", en el que regreso al archivo de trabajo, y todo fluye. Más o menos cada media hora, interrumpo y veo mi timeline de twitter, voy al baño si es necesario, avanzo en alguna tarea doméstica como lavar los calcetines.

Como no puedo ahorrarme el calentamiento ni las interrupciones, las controlo; eso ha hecho necesario que reconozca lo que funciona y lo que no funciona. Posponer el momento de abrir el archivo, por suponer que puedo abrirlo y trabajar de inmediato, no funciona. Tampoco funciona si el rodeo empieza sin haber abierto el archivo; en ese caso no es rodeo, es nada más posponer (abrir el archivo es un punto clave). Contrario a lo que yo misma llegué a pensar, me sirve mantener abierta la sesión en twitter: me quita ansiedad, como si tuviera una ventana abierta al mundo.

Silvia Parque

domingo, 6 de enero de 2013

Indeterminación

Muchas veces he tenido la abrumadora sensación de que no me di cuenta de que en realidad acaba de pasar algo que probablemente soñé. Si es demasiado malo que haya/hubiera ocurrido, lo pongo en el montón de sueños; pero nunca sé si de verdad fue un sueño, e inesperadamente, recuerdo que no lo sé.

Silvia Parque

¿Y a qué se dedica?

Sé que hay lugares donde no hacen contratos con abogados, porque los abogados saben como beneficiarse legalmente de los contratos -o tal vez, simplemente, como no dejarse estafar-. También sé que entre comerciantes usan eso de no leerse la mano entre gitanos. Una debería estar advertida de esas cosas antes de casarse.

Silvia Parque

Sofonías y Habacuc: los impopulares

Cuando era niña, leí la Biblia de la primera a la última página, más como ejercicio experimental que como otra cosa. Independientemente de las creencias de cada cual, es un libro con un lugar importante en la cultura.

Ayer, entre esto y aquello en mi "clase de la Biblia": un versículo de Sofonías. Ni cuenta de su existencia. También caímos en Habacuc, que no es que supiera que existía, pero al menos "me sonaba de algo".

Son los impopulares.

Silvia Parque

sábado, 5 de enero de 2013

¿Te acuerdas?

"Cada generación de jóvenes tiene sus vergüenzas". Luis Kimball

Después de unos días de posponer, esta familia se sentó a comer con el primer capítulo de la temporada catorce de "Cuéntame". Lo disfrutamos; yo, desde la entrada con Miguel Bosé; además, aparecieron más "¿te acuerdas?" que en ningún otro episodio (yo nací en el ochenta y el hombre a mi lado, en el setenta y cuatro).

Silvia Parque 

Precio sujeto a cambio sin previo aviso

Pago un servicio de internet que fue subiendo de precio; no me quedó claro si pago unos veinte pesos menos de lo que pagaría si tuviera además televisión por cable, o si pago lo mismo que si tuviera televisión por cable: así que fui a cambiar el contrato, para tener señal de internet y cable en la tele. El contrato es por doce meses; hasta ahí: normal; pero resulta que pueden subir el precio del servicio en cualquier momento, sin previo aviso. Es algo que ya sé de hecho, porque así ha sido con el internet. Pero aprovecho que me lo acaban de decir, para publicar que: además de que está mal, no puede ser legal.

Silvia Parque

Que no quede nada dentro

El médico brujo que me clavó agujas en la espalda aseguró que si tomaba "Fibra Azteca", mi digestión sería excelente. Dijo que quizá dolería un poco el movimiento intestinal, dependiendo de qué tan mal estuviera... Debo haber estado muy mal. Pero sí: es un producto maravilloso.

(ES ESTA. Del Laboratorio de productos naturales Azteca, distribuido por el Centro botánico Azteca.)

Silvia Parque

viernes, 4 de enero de 2013

"Hablo de nosotros"

Transcribí "Hablo de nosotros", de Gabriel Celaya (AQUÍ), no solo porque es un poema con todas sus letras, sino porque me sentí identificada; creo que perfectamente transmite una especie de "esencia" particular, de quienes hemos necesitado poco, o de quienes hemos sido blandos.

Silvia Parque

Antes de cerrar con llave

Después de una jornada laboral extendida, llegué a mi casa, me solté el cabello, y mientras decidía la cena familiar, a punto de ponerme cómoda para disfrutar el nuevo episodio de Cuéntame, recibí una llamada telefónica. En la pantallita del celular apareció el nombre de la gran jefa. Estaba afuera del Departamento -donde trabajamos-, separada de sus cosas por la puerta cerrada con llave; dentro, con sus cosas: su llave.

Silvia Parque

Pausa

Cuando los archivos de video tardan mucho en "cargarse", el video se detiene continuamente, mostrando imagénes también -obviamente- detenidas, en momentos que no estaban hechos para ser observados con detenimiento. Los gestos normales de las personas pueden aparecer como algo horrible.

Silvia Parque

jueves, 3 de enero de 2013

Al tercer día

Dice Germán Castro que "al tercer día la ilusión de lo nuevo se diluye en la vida cotidiana".

A mi la ilusión me dura muchos días más; pero como también se me va gastando, y la necesito para estar contenta, la renuevo inventándome unidades de tiempo a mi medida, cada vez que inicio y termino proyectos. También cuento con la vacación semanal, que en mi caso ha sido recetada por el médico, así que tengo pretexto para no saltarla.

Y el gusto nuestro de cada día, que le da razón a embarcarse en otro año.

Silvia Parque

Temporada 14

Esta noche todo se detiene. Esta casa no se viste de gala, pero conmigo en pijama y con el otro espectador apenas acabando de colgar el saco en el perchero, daremos "ver vídeo" al capítulo 234 de Cuéntame (AQUÍ).

Confío en que todos los habitantes de esta comunidad de dos personas, estamos demasiado ocupados para dejarnos enganchar por el poder adictivo de las series de televisión. Además -para menor riesgo- esta vez iremos a tiempo real con la presentación/publicación de los capítulos (la primera vez, empezamos desde el capítulo 1, cuando teníamos once o doce temporadas en espera).

Silvia Parque

Decidir

Puedes buscar más información, puedes buscar asesoría, puedes buscar más información y más asesoría; puedes incluso buscar consejo. Luego, tienes que tomar una decisión.

No es "a fuerza"; puedes dejarte llevar a donde vaya la corriente, pero hasta eso implica una decisión. Casi siempre resulta de mayor conveniencia estar consciente de cuál decisión, por qué y para qué.

Silvia Parque

miércoles, 2 de enero de 2013

Tremenda tentación

Hay trabajo del bueno pendiente, pero es hora de dormir; nada más tecleo para ver si me entero de algo que no sepa:

"¡Preestreno! Ver on line el capítulo 234, 'La movida y mucho más'".

Silvia Parque

Desde mi punto de vista

Me parece que casi siempre sobra iniciar un texto con "desde mi punto de vista" y similares; evidentemente, si una lo dice, es desde su punto de vista; no obstante, a veces es conveniente usar a la frase o a sus parientes, para dejar claro que una no pretende que lo dicho tenga que ser cierto para otras personas; a veces, dependiendo del contexto, también puede significar que eso dicho, a diferencia de otras cuestiones, no está respaldado por más autoridad que la de la propia voz.

Silvia Parque

Cuando el invitado saca un par de agujas

Por primera vez, mi casa recibió una visita en la celebración de cambio de año. Llegó antes de tiempo, así que acompañó al hombre de la casa a comprar el pan, y después atestiguó la preparación de la ensalada. Fue muy fácil de atender, y después de la conversación, la discusión, algo de música, cena, brindis, abrazo, y más discusión y conversación, se ofreció a enterrarme agujas en la espalda.

Me mostré reticente porque realmente me provoca reticencia lo que suena a piquete, pero cuando me mostró las agujitas como de un milímetro de longitud, empecé a considerar que podía ser buena idea. Insistió, me resistí, me emocioné, mi marido no ayudó mucho a decidir si sí o si no, y finalmente dije que sí.

Fui a ponerme un suéter al revés, para dejar la espalda descubierta. Me senté a horcajadas en una silla, y le pregunté si estaba seguro de que no iba doler. Dijo: "si te duele, me dices". O sea: que si podía doler. Añadió que más bien era probable que sintiera un mareo. Lo sentí, y según yo se me fue la mente al alma, pero según los dos observadores de mi hermosa espalda, nada más "como que iba a desmayarme, pero no". Espantoso para un manojo de ansiedad como el que puede ser mi cuerpo: toda la sangre del mundo en mi cabeza, y ese olor característico del desmayo, congestionando el espacio entre la nariz y los ojos.

Pero sí quedé sin tensión, y duró hasta el día siguiente, y el otro día siguiente que es hoy. Así que tal vez lo haga de nuevo.

Silvia Parque

martes, 1 de enero de 2013

Día 1

El día uno va cumpliendo su cometido: estar bien con todo y el desvelo y desvarío de sus primeras horas.

Silvia Parque

Santa Rosa Jáuregui

La comunidad de Santa Rosa Jáuregui es famosa por sus carnitas. Al darle la segunda mordida a un taco, se sabe por qué. En el centro de la Delegación tienen un templo muy bonito, con un peculiar nicho en forma de corola, y una cúpula pintoresca cubierta de pequeños mosaicos verdes. Además, a juzgar por la muestra que conocí, sus ferreterías están excepcionalmente bien surtidas.

Silvia Parque

Silencio y orden

Este año quiero hacer silencio y orden, para conseguir disciplina y calma. No me lo propongo como una tarea; los quiero, nada más, así que iré abriéndoles el paso.

Al orden lo conozco y hemos ido encontrándonos el modo. Al silencio lo tengo más lejos. Lo quiero en mi trato cotidiano con los demás y a la hora de dormir; necesito descubrirme menos cuando no está el tinglado protector de lo íntimo; necesito escuchar más, y necesito atreverme a "desconectarme" cuando el día terminó: no me faltan técnicas de relajación, sino la disposición para asumir que "es hora de descansar".

Silvia Parque