martes, 15 de enero de 2013

Remozando el Baudrillard

La tercera vez que empecé a leer De la seducción, le entendí, me gustó, y el libro se fue deshojando. El hombre lo ha reconstruido mientras lo encuadernaba/empastaba. Como suele suceder con su labor artesanal, se ha excedido en alguna cosa; no obstante, el defecto provocado corresponde al contenido del libro.

Silvia Parque

No hay comentarios:

Publicar un comentario