martes, 29 de enero de 2013

¿Qué se puede compartir?

Se puede compartir la habitación, la situación, la práctica. No se puede compartir el espacio ocupado ni el momento vivido, excepto -muy excepcionalmente-, en medio del sexo.

Porque se puede compartir el cuerpo, aunque la sensación no, ni el goce. El deseo tal vez sí. La necesidad: imposible.

Miedo, encono y frustración, se comparten y expanden. El ansia parece que no.

Podemos compartir los objetos, pero hay que dejar algo sin compartir.

No sé en que medida compartimos la vida, aunque con seguridad me he compartido.

Podemos compartir proyectos, pero mejor no acercarnos a compartir motivos, porque con suerte lo logramos y confundimos quién es quién, dónde estoy, qué has hecho conmigo.

Silvia Parque

6 comentarios:

  1. Es complicado...no sé si realmente usamos mucho la palabra pero en la práctica compartir se comparte poco. Normalmente se entrega, y se recibe o no a cambio.
    Compartir un helado es sencillo, en las relaciones la cosa se complica.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justamente eso creo. Compartir no es un dar y recibir recíproco, no es toma y daca; creo que ni siquiera sucede a menudo con los objetos :)

      Eliminar
  2. Siempre me haces pensar... Te envié un correo. No sé si lo has recibido. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) creo que pensar es mi actividad favorita ;)
      Un besote, Susana.

      Eliminar
  3. Esto es un poema. Escribes corto, pero bien lindo y directo al corazón.

    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Taty. Qué amables palabras.
      Muchos besos.

      Eliminar