martes, 30 de marzo de 2021

Apuestas en la crianza

Usualmente, mi hija se queda dormida junto a mí, en mi sillón; cuando según yo, ha llegado al sueño profundo,la llevo a su cama. Soy buena para hacer ese cálculo; sin embargo, puede pasar que esté bien dormida y se queje cuando la muevo; entonces, a veces la dejo en mi sillón; a veces, como hoy, me la juego. Y ha sido malo. Despertó, lloró, lloró, lloró, pataleó, se retorció, me empujó, me atrajo hacia ella... Sufrió bastante.

Mi ser mamá es un continuo tomar decisiones que son una apuesta. Trato de tener información suficiente, de poner atención, de reflexionar, pero de cualquier manera podría equivocarme... o elegir bien e implementar mal...

No me atormento cuando fallo porque una golondrina no hace verano; pero es tan malo que ella sufra, que me importa mucho no añadir posibilidades de que la pase mal a todas las que ya vienen con la vida. . 

He puesto música relajante y funcionó. No sé que tan dormida está, pero duerme. 

Silvia Parque

lunes, 15 de marzo de 2021

Los anuncios que me tientan

Tengo dos perfiles de Facebook y en ambos me encuentro con la famosa Thermomix. ¡Qué cosa más chula de bonita! Tengo más de un contacto mostrándola y yo podría ver 500 fotos de platos lindos antes de aburrirme, así que ahí me tienen, tratando de no detenerme a ver qué más se puede hacer con el electrodoméstico de moda.

Por otro lado, se incrementó exponencialmente la cantidad de personas en mi vida que venden Betterware y yo, que amo los catálogos de artilugios para la vida doméstica, ahora me topo por aquí y por allá con imágenes de las novedades que compraría si mi presupuesto lo permitiera.

Y están los postres. Le doy "me gusta" o "me encanta" a cada postre anunciado que se me antoja y Facebook, supongo que creyendo que eventualmente compraré algo, hace que aparezcan en mi muro una serie de delicias que me motivan a hacerme rica para encargarlas todas. De algún modo, es como si Facebook tuviera fe en mí... en mi capacidad adquisitva... es alentador.

Silvia Parque

jueves, 18 de febrero de 2021

Ya no es un honor...

Me gustaría vivir en un mundo donde solo se me ocurriera publicar sobre mi crema de día, el aroma de mi café y la belleza de mi hija, pero pues no. Hay una pandemia, lo vecinos tienen un clima terrible y las noticias... Retomaré mi sana práctica de evitar los noticieros: estar tanto en casa me hizo volver a ellos, pero es suficiente. No falta el día en que algo impactante me genere una opinión, pero estoy muy ocupada y hay bastantes opiniones mejor formadas que la mía, así que lo dejo entre yo y yo. Sin embargo, antes de interrumpir mi contacto con las noticias, me parece importante "actualizar mi declaración pública de principios".

Ya no considero "un honor estar con Obrador". 

Si pudiera regresar al pasado, volvería a votar por él, dadas las opciones; pero qué pena me daría hacerlo sabiendo cómo sería su gestión. Sí sabía que era una persona terca, autoritaria y, digamos, de "moral conservadora"; pero pensé que el movimiento, que toda la gente alrededor e incluso su vocación de servicio, contendría eso. Puedo estar o no de acuerdo con algunas de sus ideas o acciones y, bueno... No he participado en críticas a lo que dice y hace porque creo que se van por donde no es... Sin embargo, sus dichos sobre la candidatura de un tipo formalmente acusado de violación son la gota que derrama mi vaso. 

Cuando se vuelva a corear "el violador eres tú" y se llegue a la parte de "el presidente", va a quedar clarito por qué.

Silvia Parque