viernes, 8 de diciembre de 2017

El suicidio como opción

Yo creo que las personas debemos poder decidir cuándo y cómo morir. Obviamente no podemos decidirlo si algo nos mata; pero la vida es de cada cual y podemos renunciar a ella:  es una opción. Apoyar a alguien que toma esa decisión o asistirle si lo necesita es otra historia.

Si creo que mi vida pertenece a Dios o si lo pongo al mando de mi camino, no puedo matarme a menos que reciba su permiso -o su indicación-, pero eso es algo de cada persona en su relación con Dios. Acá entre nos, deberíamos reconocer la "propiedad" de cada cual sobre su vida.

De hecho, podemos matarnos. Como a casi todo el mundo, me parece una tragedia que alguien se mate; pero más bien por las condiciones en las que sucede. Que la depresión conduzca tan a menudo al suicidio, que tantos jóvenes se suiciden, que haya personas suicidándose porque se sienten o se saben sin oportunidades frente al sistema económico o judicial, nos habla de lo mal que funcionamos como sociedad. Pero el suicidio en sí mismo puede ser una opción digna.

Silvia Parque

6 comentarios:

  1. Los que nunca hemos deseado la muerte no tenemos derecho a juzgar a quienes la han considerado única o mejor solución para sus problemas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has dado justo en el clavo. Creo que me habría gustado decir eso. Eso pienso.

      Eliminar
  2. Y después del suicidio, ojalá que morir sea realmente descansar.

    Saludos salados, Silvia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá. Que todos puedan descansar, al menos en el no estar.
      Saludos fríos, Julio David.

      Eliminar
  3. El suicidio es solo una opción, creo que hay quienes deciden vivir y no se hacen responsables de ello o no le sacan todo lo que pudieran...then again that is their choice...
    Yo elijo vivir y hacer lo mejor que pueda con ello, si algún día decido morir haré lo mejor que pueda con ello también.

    ResponderEliminar