viernes, 13 de julio de 2018

Estudiantes

Hoy se graduó la generación a la que pertenecen los 43 estudiantes de la Normal de Ayotizinapa a quienes desaparecieron. He visto tweets mencionándolo a lo largo del día y no pensé escribir sobre eso, pero ahora veo que hace unas horas estuvieron disparando a estudiantes en Nicaragua.

La semana pasada fui a la graduación de bachilleres de uno de mis primos. Estuve lagrimeando todo el evento, acordándome de tener diecisiete años. Cuando me gradué me sentía herida porque mi novio me había dejado, tenía rato liada con el papá de B, todavía no sabía que estudiaría Psicología. Tuve otra vez la fantasía de viajar en el tiempo para aconsejarme...

Nuestro querido graduado se veía hermoso; pero, en realidad, todos se veían hermosos. ¡Tan frescos! Tan seguros de que la vida está con ellos. Porque la vida está con ellos. Y nadie, nunca, jamás debería lastimarlos. Nadie debería entorpecer su camino hacia lo que están llamados a hacer, hacia las personas que están llamadas a ser; no disparándoles, no sacándolos de vivir.

Silvia Parque

8 comentarios:

  1. Periodistas y estudiantes molestan a quienes quieren esconder cosas. En los estudiantes, como dices, está la savia de un futuro mejor, y eso en peligroso para ciertos poderes.

    Triste. Muy triste. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto. Es tan triste como grave.
      Un abrazo, Albada.

      Eliminar
  2. Qué triste que disparen a estudiantes, ellos son el futuro. Cuando mis hijos se graduaron fuimos a verlos en familia y fue tan emocionante; tenían todo el futuro por delante.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí: es tan emocionante ver la vida vibrando en su edad, en ese "todo es posible" que tienen por delante. Nadie debería meterse con eso; pero en el sentido de lo que dice Albada en el comentario de arriba: hay a quienes molesta la posibilidad de que el mundo cambie, la toma de conciencia de los muchachos que se preguntan cosas...
      Besos, Marigem.

      Eliminar
  3. Por aquí andan teniendo que dejar a sus seres queridos para irse a buscar la vida a otro país. Aparte de triste, no parece muy rentable darles una buena formación para que otros se aprovechen de ella. Quiero pensar que se atisba un rayo de luz sobre un cambio en la situación, pero me temo que tardará tiempo en darse la vuelta del todo.
    De libertades todavía gozamos, aunque siempre se aspira mejorar los logros conseguidos. A lo de Nicaragua no llegamos, pero no es un consuelo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque sea poco a poco, un cambio de dirección del estado de cosas trae esperanza. Por acá cuando pienso en jóvenes migrantes pienso en los centroamericanos que buscan cruzar el país para llegar a Estados Unidos. La pasan fatal. En ese sentido, nuestros estudiantes tienen mayores posibilidades; pero ya ves: 43 normalistas de una región pobre, desaparecidos; tres estudiantes de cine asesinados y disueltos en ácido; un montón de estudiantes mujeres, desechadas como basura. A lo mejor la pregunta es cómo somos capaces de vivir con eso.

      Eliminar
  4. increíble que estas cosas sucedan, pero suceden... me uno a tu pena.... besos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces pienso que si realmente nos dolemos muchos, esto cambiará.
      Besos, JLO.

      Eliminar