domingo, 15 de julio de 2018

La bisabuela

Ayer nos quedamos a dormir en casa de mi abuela. Entre ayer y hoy, ella le hizo caballito a mi niña, le enseñó a aventarse en la cama como si en la cama hubiera agua, la invitó a nadar en el agua imaginaria, le mostró cómo jugar al tren, le siguió la corriente con su espectáculo de no quererse bañar y bailó con ella. Así ha ido siendo las últimas veces que la hemos visto; la veo disfrutar cada vez más el momento y hoy francamente estoy encantada porque la recordé haciéndome feliz. 

Mis recuerdos de cuando era niña son, digamos, complicados. Pero hoy ocurrió algo que operó como un switch para iluminar mi historia. Mi hija siempre quiere verse en un espejo grande que es parte de un mueble en el que hay fotos en portarretratos. Tengo que decirle varias -muchas- veces que los deje en paz, que deben quedarse ahí, que se quiebran -ya tenemos experiencia en eso-. Pero hoy mi abuela los quitó para que la niña acabara de apropiarse del espacio. Esa fue la abuela con la que crecí: una mujer dándonos prioridad: haciéndonos felices.  

Podría dejar este post en presumir que mi hija tiene una bisabuela de ensueño o podría ahondar en la inesperada visión de mí misma -de ella conmigo- que tuve al verlas; pero quiero enfocar algo crucial: 

Hace no mucho fue por primera vez con un geriatra. El médico la comprendió totalmente y le dio un tratamiento que le devolvió la calidad de vida. Doy gracias a Dios por él y por su trabajo. Hay que buscar hasta encontrar la atención médica adecuada para estar lo mejor que se pueda.

Silvia Parque

8 comentarios:

  1. Es una gozada que las abuelas puedan llegar a bisabuelas con calidad de vida, sobre todo para los bisnietos que reciben de ellas un cariño impagable. Mi madre ya tiene dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es :D ¡Mi abuela ya tiene nueve! Enhorabuena para tu mamá :) :)

      Eliminar
  2. La vejez no es una enfermedad, sino una etapa de la vida, si se tiene suerte. tengos tíos de 02, 90, 88 con una lucidez que me deja de piedra. Por eso, la geriatría ha de centrarse en que estén bien de cuerpo, si la mente la siguen teniendo clara y diáfana.

    Me alegro por tu hija, y por ti. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso pienso. Entiendo que con "02" quieres decir "102" ¡Qué impresionante! Yo creo que lo mejor de la geriatría es justo que ese mantener el cuerpo bien incluye en gran medida mantener bien el cerebro, por ejemplo, con la irrigación de la sangre y a partir de ahí sostener el bienestar mental.
      ¡Gracias por compartir la alegría! Un abrazo.

      Eliminar
  3. Qué bonito.
    Es bueno apreciar a los adultos mayores como personas que tienen mucho que aportar a nuestra vida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ojo humano. A lo mejor se les aprecia más porque la evidencia de su edad nos hace tomar conciencia de que no estarán para siempre; nadie estará para siempre pero con ellos, eso se tiene fresco...
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  4. Ay que bonito, es una narraciòn que conmueve por la realidad de que nos hace voltear a nuestras propias infancias.

    Lo disfrutè.

    Saludos.

    ResponderEliminar