miércoles, 15 de marzo de 2017

Efecto de la queja

Estaba aquí frente a la computadora, quejándome del Internet, luego de haberme quejado, a lo largo del día, al menos con otras seis personas. ¡Y zaz! Tuve conexión. Cada página se abrió con rapidez.

Ya me había pasado antes. Ya no dudo de que la queja funciona. Ahora tengo que descubrir los detalles para poder reproducir el fenómeno: tal vez tengo que quejarme de algún modo específico; tal vez hay una cantidad determinada de personas que debe oír la queja.

Lamentablemente, seguí hablando: "Abre todas las páginas. Está rápido. Funciona muy bien". Llegué a la Bitácora de Macondo, escribí un comentario y se acabó la gracia. Se me avisó que no se habían enviado datos. ¡Vaya, que mi Internet y La carabina de Ambrosio!

Si esto funciona como queja, espero seguir navegando otro rato.

Silvia Parque

10 comentarios:

  1. Yo creo que la culpa es de la Bitácora de Macondo. Es que te metes a cada página.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. A mí me pasa, hay que estudiar el fenómeno! Cuando espero el colectivo y no viene le mando un mensaje muy quejoso (tal vez más que quejoso) a la persona que me espera y ¡zaz! se produce el milagro: el colectivo aparece! jaja
    Beso, Silvia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ocurre! Hay que estudiarlo, sí :)
      Beso, Eme Ce

      Eliminar
  3. La red nos da muchas sorpresas, hay que tener paciencia. Cuando me ocurre, me acuerdo cuando las páginas abrían cada dos o tres minutos. A pesar de todo hemos mejorado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me acuerdo cómo se iban mostrando pedacito a pedacito las páginas :) Sí, hemos mejorado y hay que tener paciencia :)
      ¡Saludos!

      Eliminar
  4. Quince días sin publicar. Espero que vaya todo bien. Estoy deseando tener noticias tuyas.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por estar pendiente, Matt. Estamos bien. Digamos que en plena crisis pero de las buenas; en momento de hacer cambios. Lo más relevante es que me voy a mi pueblo con la cría. Me emociona. Ya me urge poder volver por aquí, pero he estado algo incomunicada. ¡Tengo unas ganas de contar cosas!
      ¡Beso!

      Eliminar