domingo, 20 de diciembre de 2015

Viaje, resfriado, Navidad

El fin de mis vacaciones en el rancho grande coincidió con la intensificación de un resfriado en B. Su resfriado anterior fue como deben ser: unos días de moquitos y de estar pachucha, y tan tan; éste, en cambio, no tuvo consideración, y se envalentonó más con el viaje de regreso.

No sé si ella me contagió algo, pero yo también me resfrié, y si puede ser cansado cuidar a un bebé, cuidar a un bebé enfermo estando enferma, está de antología. Ya nos sentimos mejor, pero tengo un cansancio que duele.

Con todo, han sido días muy bonitos, y de aprendizaje. La "puesta de la navidad" en casa se ha retrasado, pero con suerte hoy estará lista. Es un árbol como nunca imaginé, igual que mi vida; me gusta y me sorprende, igual que mi vida.

Silvia Parque

8 comentarios:

  1. Pues que las Navidades os traigan la poca salud que os falta y la hagan extensiva al 2016.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Cuidaros mucho para que estéis recuperadas para las fechas señaladas de Navidad. Un beso

    ResponderEliminar
  3. que te mejores un beso ricardo

    ResponderEliminar
  4. Una nueva experiencia que contar. Un beso.

    ResponderEliminar