viernes, 26 de septiembre de 2014

Uñas largas

He conseguido tener las uñas largas... "largas" para mí, nada como lo que usan las mujeres sofisticadas. Para ilustrar: más o menos dos milímetros de lindo blanco, después del lindo rosa pegado a mis dedos; algo así como el largo de la uña muestra de Wikipedia, pero las mías tienen una forma más cuadrada -y mi dedo pulgar es más bonito-.

Lo había intentado sin éxito durante mucho tiempo: alguna se manchaba o se rasgaba, y terminaba por cortarlas todas. Si no les pasaba nada, y simplemente quería recortarlas para mantenerlas en el largo que me gusta, terminaba por cortarlas por completo. ¡Pero lo he logrado! Quiero pintarlas, pero me temo que no me durará mucho el gusto: "me pesan". Las siento casi todo el tiempo, porque las siento cada vez que uso las manos; por ejemplo, mientras tecleo. Soy delicadita.

Silvia Parque

7 comentarios:

  1. Te escucho con atención. Antes de mi hija me pintaba mucho las uñas y toda esa "parafernalia" como lo escribiste en tu etiqueta. Eso se acabó. Hasta que un día de cumpleaños me regalaron un manicure con uñas acrílicas. ¡El ruido que hacen al teclear, como un lorito caminando en un teja!

    Me gusta tu estilo. Delicado. Silencioso :)

    ¡Feliz fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué dulce comentas, Taty, siempre es un gusto. Eres muy amable :) "un lorito caminando en una teja" ;D
      ¡Feliz, feliz, fin de semana!

      Eliminar
  2. Pues ese es el largo máximo que yo soporto, si pasa de ahí ni me gustan ni me siento cómoda, y a cortar. Las uñas largas en mi misma y en las demás me dan grima, y tampoco me gustan pintadas.
    Este año por primera vez en mi vida mi hija me convenció de pintarme las de los pies para enseñarlas con las sandalias, me pareció una opción divertida, en verde, negro, rojo...me ha gustado, pero me planteé que incluía una nueva esclavitud a la que someterme cuando mi tendencia actual es la contraria, librarme de ellas, y llegué a un acuerdo conmigo misma: sólo si un día quiero salir más arreglada, me da pereza cuidarlas e irlas pintando cada semana, más aún despintarlas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ah! Es que esa es otra: conservarlas bien pintadas, y despintarlas, llegado el momento. Supongo que me faltó ensayar en la adolescencia; en mi caso, era mucho pedir que estuvieran limpias. El día que me di cuenta de que la razón de que mis uñas no estuvieran limpias, era que en general, mi ropa y mi bolsa no eran la cosa más limpia del mundo, fue penosito. ¡Y bueno! Yo también prefiero no encadenarme; pero sí me gustaría probar... no me gustan los colores fuertes ni los diseños que se hacen ahora, para mí; pero sí me parece que se ven bonitos en otras mujeres...

      Eliminar
    2. Pensé en tu "operación uñas de los pies", y me acordé de que un tiempo quería que mi mamá se depilara la ceja :D lo hizo mucho después, yo no la convencí :)

      Eliminar
  3. Yo las llevo siempre de ese tamaño y sin pintar. Porque no me gusta como me queda. Porque no sé pintármelas. Y lo más importante: porque me las muerdo. Pero sólo cuando pasan del tamaño que considero aceptable, jamás las he mordido más de la cuenta. Qué vergüenza... $)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco sé pintármelas. Cuando he llegado a hacerlo, he renunciado a que quede "bien-bien". Sé que algunas mujeres se las pintan, precisamente para no morderlas :)

      Eliminar