miércoles, 3 de septiembre de 2014

El anuncio que ofrece matar cucarachitas

Inma y Susana han escrito varias veces en sus blogs (Mi nueva vida y Territorio sin dueño), sobre los anuncios comerciales de la televisión (Justo hoy, Susana publica ESTA entrada sobre la "publicidad infantil"). Yo he comentado reiteradamente, que en general, me gustan o no me molestan los comerciales.

Pero:

Luego de un día entero lidiando con malware, declaro enfáticamente que me molestan los anuncios que invaden mi pantalla de computadora. Y aparte de esta molestia, que se refiere a la invasión:

¡Qué malos son los anuncitos!

Uno solo, de todos los que vi, una y otra y otra vez, ¡uno solo me pareció atractivo! Juzgo todos los demás como bizarros, y la mayoría, francamente molestos para la vista. Me estaba diciendo que a nadie en el mundo pueden gustarle; pero sé que no es así, y que el "gusto" como tal, es lo de menos; entre otras cosas que podrían señalarse, los colores brillantes y los efectos de intermitencia, llegan a la parte del cerebro más primitiva, y ejercen un efecto de atracción. Lo hacen como lo hacen, porque funciona.

Hoy navego sin que cada cinco minutos me ofrezcan una fruta exótica para adelgazar. Pero ayer por la noche, en los últimos minutos del problema, vi cucarachitas moviéndose en un recuadro, para que yo jugara a matarlas y así entrara a que me ofrecieran alguna cosa. Contextualizando: no me pongo como loca si veo una cucaracha en mi casa; hay quien juzga que sí, pero nótese lo siguiente: frente a mi mesa de trabajo, en la parte superior de uno de los libreros, hay una foto en blanco y negro, de cucarachas (original de Enrique Favela). ¡Pero no quiero caricaturas-realistas de cucarachitas dando vueltas en mi blog! En mi blog con fondo blanco, que ni siquiera tiene letras negras, sino grises; en mi blog con toques de azul y de coral. Siguiendo la lógica del consejo de Susana para sus hijos -que no digan "es feo", sino "no me gusta"-, no diré "es repugnante", sino "me repugna": me repugna.

Al menos era de los anuncios pequeños...

Tal vez no era para tanto... o es que el desahogo realmente libera.

Silvia Parque

6 comentarios:

  1. Gracias por nombrarme A mí me gustan todos los bichos pero no en mi casa.;) .Espero que consigas librarte de ellos. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay de qué. ¡Ya me han librado, gracias a Dios!
      Un beso, Susana :)

      Eliminar
  2. Yo tuve un problema parecido, o el mismo no sé. El caso es que mi blog tenía publicidad!!!!! Uffffff!!!!!!!!!!!!!! no sabía si los demás lo veían o no, pero estaba terminando con mis nervios. Me siento orgullosa de decir que en vista de que el coriano pasó de mí, y pese a no entender nada de estas cosas ni tener paciencia, yo solita descubrí qué hacer para solucionarlo, y lo solucioné. A veces me quiero jaja.

    Sigo sin comprender a pesar de que si lo hacen es porque debe funcionar, lo que comentas: " los colores brillantes y los efectos de intermitencia, llegan a la parte del cerebro más primitiva, y ejercen un efecto de atracción" No lo entiendo de verdad, o estoy muy evolucionada o soy una ameba ¿cómo puede eso atraer? Crispar sí, destrozar los nervios también ¿pero atraer? en mi caso el efecto es justo el contrario

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :D si lo piensas, sí que te atraen: cuando dices que estaban terminando con tus nervios, quiere decir que no podías ignorarlos, así que no te gustarán, pero ¡zaz!, ya te volteaste a verlos, y al rato, ya volteaste otra vez ;D
      ¡Oye! Arreglarlo tú sola tiene mucho mérito. Yo fui a lloriquear para que el hombre viniera a moverle por arriba y por abajo. No es que no se me dé esto -que no se me da-, sino que no quería estar cerca de los banners, recuadros y cuanta cosa.
      Por cierto, aunque yo entienda que nada más yo veo a los dichosos invasores, algo en mi pensamiento mágico llega a hacerme creer que, si pasara el tiempo, se instalarían "más" y ampliarían su poder hasta hacerse ver por los demás :D
      ¡Pero bueno!

      Eliminar
  3. Que yo sepa, es opcional que en tu blog aparezcan anuncios. En cuanto a otras páginas, hay algunas aplicaciones de Chrome que te bloquean los anuncios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos eran de los que se meten a la compu de una, que los demás no ven. El bloqueador de Chrome hacía lo suyo, pero no era suficiente. Me encontraron uno mejor, "Poper Blocker" ese sí pudo con todo :D

      Eliminar