viernes, 5 de septiembre de 2014

Alternativas caseras para los productos de belleza e higiene personal

Lavar las manos con un poco de shampoo para el cabello, y un puño de azúcar, las exfolia y las deja con una suavidad maravillosa. Pero no me conviene ir a conseguir aceite de esto, de lo otro y de lo de más allá, para hacer una menjurje que hidrate y nutra mi cabello. Aunque sea mejor que los productos del mercado, aunque aparentemente salga más barato, habría que pensar en el costo de ir a buscar las cosas y el rato de ponerme a hacerlo. Eventualmente, podría tener interés especial en las bondades de la opción "hecha en casa", pero casi siempre es más práctico comprar la cosa. Y yo no soy una persona práctica, pero ya suficiente complicación tiene el día a día. Otra cosa es que quiera divertirme, que me haga ilusión tener mi cosmético único: hecho por mí misma (no habrá sido probado en animales, ni nada por el estilo). Pero mire ESTA receta para elaborar "labial casero". ¿De dónde saco cera de candelilla, aceite de ricino, aceite de uvas, vitamina E líquida y aceite esencial? ¿Y qué es el aceite esencial? Sí entiendo que hay lugares donde los venden, pero supongo que estas recetas no van dirigidas para personas que concentramos nuestras compras en supermercados ordinarios, y las tiendas cercanas a la casa. ACÁ empiezan asumiendo que una no puede permitirse el lujo de comprar un brillo labial, y aunque tuvieran razón, no me gusta que me saluden con esa asunción. Les daría un punto por decir que todo lo que necesitas, lo encontrarás en la farmacia. Excepto que no es cierto para muchas personas, con las farmacias que tendrán a su alrededor. Hay que comprar: manteca de cacao, manteca de coco, vitamina E líquida, y chocolate rallado. Haría una investigación de campo con las farmacias de mi colonia, pero en Querétaro, es probable que un dependiente de farmacia mire muy feo a quien le pida chocolate rallado.

Como decía al principio, hay recetas que sí convienen. AQUÍ dice como hacer agua de rosas, fácil y rápidamente; solo se necesitan las rosas y agua mineral, poder calentar en una olla y tener un frasco de vidrio. Menciono lo de la olla y el frasco, porque a veces se olvida que además de los "ingredientes", hay que pensar en lo que se requiere para hacer y guardar. Como en una de las recetas a las que enlazo, en la que hay que tener "molde para labiales".

Yo entiendo que no soy el "público objetivo" de estas publicaciones. Van para personas que se ocupan de ofrecer a su familia, la mejor opción en pasta de dientes sin flúor -lo que me parece tan válido como mis ocupaciones-. También sé que teniendo coche es fácil desplazarse a donde venden lo que una ande buscando, y que para alguien que sí sepa hacer mole o tamales, las instrucciones de una receta antiarrugas, son pan comido. Pero va mi mensaje para todas las que han sentido que estas cosas están un tanto por cuanto fuera de su alcance: no están solas.

Silvia Parque

8 comentarios:

  1. Yo lo único que uso casero, es el exfoliante, mezclo azucar con cualquier hidratante y hala! Ya lo tengo, básicamente porque es sencillísimo y porque como soy un desastre y en realidad no exfolio nunca, cuando me he comprado alguna caduca muerta de asco sin usarla, así que decidí que ya no compraba más.
    Lo demás...me parece una locura liarse a comprar hierbecitas e ingredientes para hacer potingues, entre el tiempo que inviertes, más el gasto en un poco de ésto, un poco de lo otro más los resultados que suelen ser bastante mediocres, no creo que merezca la pena. Con lo vaga que soy, que siempre voy intentando ahorrarme pasos y trabajo, sólo me faltaba meterme a alquimista

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡El azúcar es la gran cosa exfoliando! Así debe haber otras cosas buenísimas y sencillas; por ejemplo, el limón limpia muy bien la piel donde se va oscureciendo (rodillas, codos...), pero lo de conseguir siete cosas, dos de la farmacia, dos del mercado y tres de quién sabe dónde, pues está más complicado y para muchas, no merecerá la pena. Yo creo que es algo que perfectamente le puede gustar a alguien, como a las mujeres que les gusta hacer mole "como debe ser", desde moler los chiles, pues está muy bien: no es ninguna tontería durar dos días en el proceso, por el hecho de que ya lo vendan hecho. Qué genial quien lo haga, y si se puede, que me regale un poquito. Pero luego publican las recetas para hacer cosméticos caseros, como dando la impresión de que todo el mundo tuviera aceite de coco en la despensa :D

      Eliminar
  2. Jaja, imagínate ponerme a conseguir esas cosas en Palau. Yo me he pasado a esta tribu, la de las desmaquilladas :D

    Tu reflexión también aplica a las recetas de cocina, he descubierto últimamente. Me compré un libro de recetas sin gluten y me suena a que voy a tener que pasar por la farmacia en lugar del supermercado :o

    Abrazos, un placer pasar por aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :D te ahorras tiempo, dinero y esfuerzo, sin nada en la cara: y la que es linda es linda ;) Yo casi siempre ando "al natural", pero me están dando ganas de arreglarme más, y maquillarme... supongo que en gran parte, por hacer un guiño a quien le quiero gustar :)
      Con las recetas de cocina, ya me imagino. Yo nunca he seguido una al pie de la letra en las instrucciones, y ahora que lo pienso, creo que ni en los ingredientes. Entre más específico (sin gluten, por ejemmplo), imagino que más complicado. ¡Pero suerte!
      Abrazos, Taty. Un placer saludarte :)

      Eliminar
  3. Pero si te arruinas haciendo brillo de labios con todo eso, te sale más rentable comprarlo... A no ser que lo vayas a preparar a toneladas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, sí, como ideas para emprender negocios, creo que son muy buenas :)

      Eliminar