miércoles, 20 de agosto de 2014

Viraje

Leo que la doctora Jomeini va a dedicarse más a escribir, y menos a la medicina; que va a vivir más como mamá y como pareja. Me emociona: no soy la única loca. E inmediatamente corrijo: ella va a dedicarse menos a la medicina, lo que hace suponer que seguirá contando con un ingreso por ahí... aunque lo dejara: tiene un modo de vida estable; y ya vende libros, de hecho. Así que de loca, nada; valiente, sí: mucho: entre más estabilidad, más difícil virar...

Sigo leyendo: "Os iré contando lo que se siente cruzando las nubes con el vértigo como una bufanda al cuello. ¿O tal vez os vea flotando a mi lado y os salude con la mano y una sonrisa?"

Yo no quiero que me cuenten. Quiero que me saluden, mientras cruzo mis nubes. Si no puedo hacerlo del modo sensato, será como pueda. Caer sería menos desdichado que no haber iniciado el viaje. Lo pienso y me resuena la prédica del domingo: "No se arrastra la bendición". Hay una trampa de consuelo en valorar lo bueno de intentar. Viviendo en el privilegio, gozando del favor de otros, no cabe emprender "intentando". Es como casarse "a ver si resulta".

Silvia Parque

7 comentarios:

  1. No sé si te lo he explicado alguna vez. Tenía un amigo - digo tenía porque hace mucho que no sé de él, fué una de aquellas pequeñas historias mías - Pues él siempre me decía - Lánzate al vacío, vuela, a las malas y aunque no lo creas, abajo siempre hay red - Esa frase se me quedó grabada para siempre y de vez en cuando me la repito, aunque tengo las alas un tanto atrofiadas.
    Yo hice una variante de la frase, y añado que antes de lanzarse no está de más tejerse una misma la red, por si acaso.
    Besos ¿estoy poética hoy o qué me pasa?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estás profunda :)
      Yo creo que si una se teje una red, está pre-viendo la posibilidad de caer; creo que eso está bien para ir aprendiendo, para eso en lo una no va a poner la vida en prenda. Pero cuando ya una está crecida y está segura de qué es lo que bombea sangre en el corazón, creo que hay que dejar que el vacío sea de verdad el vacío, confiar en que hay una red abajo, pero que está ahí sin que una la mire, sin que una haya constatado que ahí está porque una la tejió y la dejó ahí. A mí se me quedó grabada esa película de las últimas de Batman, en la que todos los presos intentan salir, amarrados a una cuerda, por si fallan, y ninguno puede; solo el niño que no tiene cuerda, sale, porque no tiene opción: o sale o muere.
      Lo que creo que es bueno hacer, es restaurar las alas -se puede-, y por supuesto, lo que yo no hice: alistar el equipaje, atarlo al cuerpo, para usarlo en el vuelo.
      Yo digo ;)

      Eliminar
    2. Una profusión de "una" y "eso" en mi respuesta. Y falta un "que a", para que se entienda "eso en lo que a una no se le va la vida" :D pero no me gusta editar los comentarios: como que esos son conversación, y la palabra sale como sale cuando se conversa. Además, la buena entendedora se las arregla ;)
      ¡Besos, Inma!

      Eliminar
    3. Jaja, me las arreglo perfectamente, ni hace falta que rectifiques, yo pongo lo que falta.

      Lo de tejer o no la red tiene que ver con ser más valiente o menos, y con la fe, en uno mismo y en la vida, al hilo del post de Susana.
      Yo muchas veces he tejido redes que me han servido básicamente para no estar ni aquí ni allí, para no estar centrada en el objetivo ni al 100% en ningún lado, y así no se puede.

      Eliminar
    4. Eso hacen las redes que una pone, según yo. Pero tu amigo tenía razón; sí hay una red puesta ;)
      Ya sabrás que este camino de hacer camino, a veces se pone rudo -a veces me espanto-; no creo que pudiera sin fe, porque la valentía que pueda tener me viene de ahí. Como sé qué tan rudo se puede poner, no creo que nadie debiera elegir dar uno esos saltos, si no siente que su corazón le ordena hacerlo.

      Eliminar
    5. Creo que sólo una vez lo he hecho así, por orden de mi corazón, salió mal, todavía dudo de si estoy arrepentida o no, pero sí, estaba la red. El resto han sido más bien huidas hacia adelante, con la vista más puesta en dejar atrás una situación que en lo que me esperaba delante.

      Eliminar
    6. Y tanto bueno que puede estar delante, Inma.

      Eliminar