martes, 3 de diciembre de 2013

Bebo leche

Bebo leche para mujer: descremada, deslactosada, ultrapasteurizada, adicionada con fibra, vitaminas  y minerales; gracias a lo anterior, sin grasa y con antioxidantes: un lujo de mes festivo; usualmente mi leche no es "femenina", y nada más cuido que sea al menos semidescremada, dando por descontada la pasteurización [AQUÍ mi encuentro con la leche ruda].

Hace años escuchaba un programa de medicina alternativa, en el que uno de los puntos recurrentemente explicados, era que a los humanos no nos hace bien la leche de vaca -que le hace bien a los terneros-. A mí me cae muy bien, a menos que beba más de medio litro de un tirón; pero gracias a que me he seguido topando con información sobre el tema, puedo saborizar la experiencia de mi leche con el plus de lo cuasi-indebido.

[Otro asunto es el de las malas condiciones de vida de las vacas lecheras. No me enorgullece mi consumo.]

Silvia Parque

2 comentarios:

  1. No me gusta la leche, pero la poca que tomo, apenas para manchar el café, es entera y básica. Tengo una especial manía con estas cosas que hace que me moleste lo de la cerveza sin alcohol, la cocacola light, el café descafeinado o la leche desnatada. Si tomo, tomo, y si no, no tomo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que eres mucha Inma para que tu leche sea poca leche ;)

      Eliminar