lunes, 3 de diciembre de 2012

Unos días y otros

 Soy de hitos: de marcas. Tengo conciencia de qué días cambió mi vida, y de qué eventos conformaron la persona que soy. Sé que en realidad, esos días y esos eventos se anclan en procesos largos y se abren camino a través de la cotidianidad, pero me viene bien pensarme a partir de ellos.

También aprovecho los días feriados; me pregunto cómo estaba celebrando, por ejemplo, la navidad anterior, y la anterior, y la anterior. Me sirven de referencia. En más de un momento me ha abrumado sentir que el tiempo corre, pero hace rato agradezco tener presente y fresca la idea de que -como todos-, voy a morir: la oportunidad de hacer, estar, sentir, es ahora.

Silvia Parque

4 comentarios:

  1. Silvia, a mí también me ocurre eso, las dos cosas que comentas.
    En el primer caso y como bien dices, no suele haber un momento claro, aquel minuto y aquel segundo que cambió tu vida por determinada circunstancia, pero siempre buscas el punto, la clave a partir de dónde al menos tomaste conciencia de ello.
    Y sí, esos días que se quedan marcados porque son muy concretos, yo siempre ando echando la mirada atrás, a veces para recordar que estaba mejor, otras al contrario.
    Son tonterías sobre las que nadie habla, y hace gracia verlo expresado y reconocerte.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no fuera por esos días con marca, creo que perdería la conciencia de la extensión del tiempo vivido. ¡Besos, Inmagina! :)

      Eliminar
  2. Yo también marco mi historia a partir de acontecimientos. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es que hasta en el cuerpo, hasta en la mirada quedan las marcas de que algo ha pasado.
      ¡Un beso, Susana!

      Eliminar