lunes, 10 de diciembre de 2012

Me puede que muriera

Los medios masivos apelan a la sensiblería, para hacer de eventos personales y familiares, a veces trágicos, un espectáculo que vende productos. Lo consiguen especialmente en el caso de famosos, porque en las figuras públicas se depositan afectos, de manera que a veces interesa más su vida, que la del vecino con quien se comparte el espacio.

Viene a colación porque ayer se dio por muerta a una cantante famosa, y estoy en el conjunto de quienes se han sentido apenados.

Resulta que un año de estos, la vi en una entrevista. Contó una de sus experiencias dolorosas, y su descripción de lo qué pensó y sintió, me hizo sentir representada. Los dramas, diciéndose van curándose, y pueden decirse mejor cuando han sido dichos por otros. Fue a ella a quien escuché, y su voz, pública, fue un soporte para la articulación de mi propia voz.

Silvia Parque

4 comentarios:

  1. Sí que es cierto, que a veces te sorprende cuando alguien pone en palabras algo que tú has sentido o vivido, y te sientes tan identificada, cuando no eras capaz de encontrar esas palabras para expresarlo, y de repente esa persona da en el clavo, y piensas, coño, es exactamente eso, es esa sensación, y sí, parece que si no se verbaliza, o se escribe se diluye y se escapa sin poder asumirla.
    Por eso es importante al menos escribirla en un papel y guardarla en un cajón, para materializarla y por lo menos poder actuar sobre ella...creo que me he liado y no se si se entiende lo que quiero decir.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo lo entiendo perfecto, y estoy de acuerdo: si no puedes verbalizar lo que te ha pasado, se "diluye" la experiencia en la sensación, de manera que no puedes asumir qué fue lo que ocurrió, asimilar lo que haya que asimilar, y seguir adelante, relativamente "libre" de eso.
      BESOS, Inmagina

      Eliminar
  2. Es extraño cómo nos identificamos tanto con gente que no conocemos, y no, como bien dices, con nuestros propios vecinos. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es extraño, yo creo que muchas veces es porque se prefiere lo superficial; nos identificamos con el brillo, como un animalito atraído por un metal; sin embargo, otras veces creo que tiene que ver con el poder de la palabra. Con el vecino podemos intercambiar frases de cortesía, pero con un extraño compartimos la narración cuasi-completa de aspectos importantes de nuestras vidas.

      Eliminar