viernes, 14 de septiembre de 2012

Regalos de transformación

Cada día me regalo algo especial por mi cumpleaños; tienen preferencia los regalos de transformación: hoy fue la apertura real a lo diferente. Así que convivo con un vaso de refresco de frambuesa, hace varias horas. Es un sabor dulce muy artificial, que me haría imposible beber todo el vaso "de corrido"; de hecho, normalmente no habría pasado del primer traguito. El color, por su parte, es maravilloso: un rojo brillante, casi con algo de naranja.
 
Silvia Parque

No hay comentarios:

Publicar un comentario