viernes, 28 de septiembre de 2012

Me da pena

Cuando era niña, me daba pena saludar -creo que me daba pena existir-; pero terminé aprendiendo a saludar; inclusive, a iniciar conversaciones. Puede que no sea ninguna joya en habilidades sociales, pero esas pequeñas penas no me hacen gran cosa. Ahora hay otras.

Silvia Parque

2 comentarios:

  1. Yo también era muy vergonzosa, pero creo que más o menos he hecho siempre lo que deseaba. Un beso.

    ResponderEliminar