sábado, 29 de septiembre de 2012

Fastuosa oportunidad de fracasar

Mi trabajo se ha convertido en una fastuosa oportunidad de equivocarme y fracasar -"fastuosa" de verdad-. No exagero. Creo que los eufemismos en esto de errar-fallar-fracasar refuerzan la significación exagerada que se le da al error-fallo-fracaso.

Sigo en campaña con la idea de que está bien que a veces las cosas salgan mal (o que simplemente "no salgan").  Está bien en el sentido de que así es la vida, de que eso nos hace humanos. Las consecuencias nunca son tan terribles como parecen. Al menos no son tan terribles como sería vivir arrastrados por la perfección y ni de lejos tan terribles como lo que implica conseguir de hecho la perfección.

Silvia Parque

No hay comentarios:

Publicar un comentario