martes, 14 de agosto de 2012

Servir y ser mujer

Servir a otros de manera que una logre volverse "necesaria", engancha al ego como pocas cosas; produce una sensación-de-apariencia-de-unidad, donde lo que hay realmente son dos o más elementos; típicamente: la sensación de que la pareja y una "somos uno mismo", o de que los hijos pertenecen a la madre. 

Tener conciencia de ello no significa renunciar al placer de servir a otros; se traduce en la libertad de servir como una elección, fuera de una relación de servidumbre; se traduce también, si una se atreve, en la posibilidad de afirmarse a una misma como ser completo, y por tanto, en la posibilidad de dejar en libertad a los que amamos.

Silvia Parque
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario