martes, 14 de agosto de 2012

Asimilar y beneficiarse del error

No me gustan los eufemismos que mitifican el error como algo que no podemos soportar. Asimilar con tranquilidad que se ha cometido un error, permite corregirlo de manera eficaz, y la deja a una a gusto.

Tampoco me gusta la actitud que pregona el perfeccionismo, anunciándolo como defecto pero sosteniéndolo como cualidad positiva. Mi perfeccionismo nunca fue algo bueno, y me gustaría no pasar las sensaciones de angustia y ansiedad que todavía vivo cuando me equivoco en algo "del trabajo".

Hoy fue una de esas veces; el procedimiento que seguimos permitió detectar el error antes de que tuviera repercusiones, así que no provocó un problema. Pude asimilarlo con tranquilidad, comparada con lo que hubiera sido de mí hace un par de años. Además, tuve oportunidad para recibir de nueva cuenta la generosidad y amabilidad de mis compañeras. No puedo sino sentirme agradecida.

Silvia Parque

4 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo contigo.
    He estado dando una vuelta por tu casa y me gusta, así que si no tienes inconveniente, me quedo por aquí.
    Por cierto cuando tengas lista la campaña por la abolición de la obligación a la felicidad quiero unirme a ella inmediatamente. :D
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias y por supuesto: ¡BIENVENIDA!
      ¡Seremos dos en campaña! ;)
      ¡Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  2. Tus reflexiones siempre me hacen pensar. Es bueno aceptar el error y no culparse. También es importante servir a los demás sin sentirse humillada. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Susana, es muy gratificante para mí que visites el blog y comentes.
      Un beso con mucho cariño.

      Eliminar