lunes, 27 de agosto de 2012

Así es la vida

Hace un par de semanas oí decir "aquí todo el mundo está cansado siempre". En ese momento yo no era parte de "todo el mundo", pero la semana pasada me uní a la mayoría de los cansados.

Me resisto. Creo que es posible dormir suficiente, beber la cantidad necesaria de agua, comer nutritivo y hacer algo de ejercicio, y que si eso se hace realidad, una tendrá energía para todas las horas de vigilia. No soy parte de ningún club de cien por ciento, es decir, ni pretendo jamás excederme, ni me prohíbo nada absoluta y terminantemente: solo prefiero habituarme a lo que me viene bien, y reiteradamente compruebo que, por ejemplo, dormir al menos seis horas, me da un mejor día siguiente.

Pero no hablo desde la suficiencia. Por el momento, son mis pretensiones.

Silvia Parque

1 comentario:

  1. Pues yo con seis horas no soy nadie, necesito mínimo siete y 8 lo ideal, para mí claro, no obstante cada vez siento más la falta de energía, no sé si es este maldito verano, que psicológicamente ando bajita o qué, pero es cierto que siempre ando cansada y sin ganas de nada.
    Besos

    ResponderEliminar