martes, 21 de agosto de 2012

Acción de mejora para cumplir y no morir cumpliendo

Esta segunda semana de trabajo-de-tiempo-completo más clases-dos-días-a-la-semana, empezaron las complicaciones. Estoy saliendo de la universidad -de una o de otra, según el día- con energía suficiente para convivir un rato, realizar algún quehacer, disfrutar de algo que me guste, pero no he encontrado la manera de organizarme para terminar de planear las asignaturas, y cumplir con los trámites administrativos que implica iniciar un ciclo escolar. La única forma de medio hacerlo, el domingo, fue desvelándome; eso me provocó una tarde de lunes pesada... y aquí estoy, en martes por la noche, apenas empezando...

Pero esta no es una entrada quejumbrosa. No me gusta asociar la figura de la queja con mis ocupaciones laborales.

El viernes tuve conocimiento de un japonés mexicanizado que cometió un error en el trabajo. Ofreció sus disculpas y su "acción de mejora": lo que había resuelto para que el error no volviera a ocurrir. La alabanza de culturas ajenas, en tono aleccionador, suele descontextualizar a las actitudes y el comportamiento, de la cultura y la situación en la se inscriben: no me gusta. Pero en este caso, en este momento, me viene muy bien pensar, como hizo esta persona: ¿qué voy a hacer al respecto?

Lo primero que resuelvo es cuidar mi alimentación.

Silvia Parque 

2 comentarios:

  1. Seguro que consigues organizarte bien. Se ve que eres una persona disciplinada. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias! No soy muy disciplinada, pero sí valoro la disciplina, así que trato de mejorar en eso, un poquito cada vez :)
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar