lunes, 1 de mayo de 2017

Dulce hogar

Me resulta de lo más complicado hacer "la vida normal" estando en casa de mi abuela. Lo más evidente es que no tengo control sobre el ambiente de B; eso dificulta poner en marcha "la rutina". Tampoco tengo un espacio privado del que pueda apropiarme; eso hace que me sienta como un pez nadando en agua de jamaica.

Esta sensación de estar acampando no es buena ni para el trabajo ni para mis proyectos personales; pero: o consigo hacer lo necesario con ella, o el campamento se prolongará.

Silvia Parque

No hay comentarios:

Publicar un comentario