sábado, 17 de octubre de 2015

Con más

Mientras agregaba otra cucharada de chocolate en polvo a mi leche con chocolate, recordé los excesos de mi mamá cuando yo era niña. Era genial. El chocolate, cargado. Las quesadillas, con mucha mantequilla encima; los hot cakes completamente cubiertos de azúcar. Mi abuela se encargaba de la mayor parte de mis comidas, así que los excesos de mi mamá eran experiencias ocasionales para mí.

Silvia Parque

4 comentarios:

  1. Esas sobrealimentaciones disimuladas de las madres, como la yema de huevo en el caldo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :D pero lo de la yema de huevo en el caldo suena a nutritivo... en el caso de mi madre, sus excesos eran de puro gusto ;)
      Besos, Macondo.

      Eliminar
  2. Con un poco mas de dulce tu madre trataba de borrar su ausencia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ese caso, lo recordaré con más cariño :)

      Eliminar