lunes, 18 de mayo de 2015

Un mes

Hoy, hace un mes, llegó B. En el momento justo, como llega cada niño, aunque nosotros lo vivimos como si se adelantara, porque la esperábamos más o menos para estos días.

Al principio fue miel sobre hojuelas... debería decir Zucaritas con leche helada, porque las hojuelas no me gustan con miel. Con las semanas se acumuló el cansancio, hicieron ruido los pendientes de trabajo, y gracias a Dios, sus pulmones le permitieron llorar mucho más fuerte. Mi idilio paradisíaco terminó. Aparecieron incomodidades del posparto, el subidón de emoción dio paso a una vulnerabilidad del tipo de la de antes de parir, y poco a poco, la problemática de otros asuntos, que se había detenido, se desperezó y volvió a ocupar su lugar.

Hoy inicia una nueva etapa porque puede dejar de considerarse "recién nacida", aunque sigue usando pañales de esa talla. Se fue mi abuela, que estuvo cuidándonos todo este mes.

Estamos de festejo, y en verdad estoy muy agradecida porque ella está bien; pero más que contenta, estoy de ánimo ondulante, pensando en lo que he aprendido y en lo que debo poner en orden en mi vida.

Silvia Parque 

6 comentarios:

  1. Verás qué rápido te acostumbras a la nueva rutina. Felicidades. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Espero que sí! ¡Gracias, Susana!
      Un beso.

      Eliminar
  2. Ahora que te leo me doy cuenta de que justo hacia el mes es el peor momento.
    Se baja el subidón del parto y de la emoción máxima de tener a tu bebé en tus brazos y suben cansancio y dolencias varias.
    Pero tranquila Silvia que pasa. Hacia el segundo mes hay otro idilio de los buenos, porque la peque ya empieza a estabilizar más todo su horario y rutina y tú vuelves a coger fuerzas.
    Así que tranquilidad y mucho ánimo.
    Yo me arrepiento enormemente de haber estado agobiada con mi primera hija, porque esto que ahora te parece un mundo, dentro de nada, verás que no era para tanto. Y el bebé de un mes solo lo puedes disfrutar ahora. No se si me explico...
    En resumen: que ánimo, tranquilidad y muchos besos. Todo se irá acomodando poco a poco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alivia que digas esto, Matt. Sé que vamos conociéndonos, pero creo que en el fondo, esperaba más de mí... no sé: que mi habilidad para cambiar pañales se desarrollara más rápido, o adaptarme más rápido a trabajar en los periodos en los que la bebé duerme. Pero será como tenga que ser. En verdad, me tranquiliza que predigas un segundo mes en el que vuelve el idilio, aunque ya sea algo menos "en las nubes" ;) También me sirve mucho que me recuerdes cómo se ve esto a la distancia; no quiero perderlo de vista.
      ¡¡Gracias, Matt!! Muchos besos de aquí para allá :)

      Eliminar
  3. El proceso de ser madre tiene esas ondulaciones, pero ya no se puede cambiar por nada.
    ¡Felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y no lo cambiaría por nada, aunque se pudiera :)
      Gracias, María Pilar :)

      Eliminar