jueves, 26 de febrero de 2015

El poder representativo de la imagen

Me llegó un paquete. Un ejemplar de obsequio de la revista "Mi bebé y yo", y el Catálogo primavera 2015 de Fisher-Price.

Ambos ejemplares venían en una bolsa de plástico. Una bolsa, en vez de un sobre; plástico delgado. Pero no cualquier bolsa. Una bolsa con la imagen de dos bebitos.

Saqué la revista y el catálogo, los disfruté con un café, y debía tirar la bolsa a la basura, porque estaba sucia desde que llegó y ahora está rota. No es una bolsa para conservar y reutilizar; es simplemente el medio para contener las cosas y para portar la etiqueta con los datos del destinatario. Pero, ¿cómo tiro la imagen de los bebés?

Silvia Parque

No hay comentarios:

Publicar un comentario