viernes, 28 de noviembre de 2014

Yo no hago las cosas como todo el mundo

La siguiente información es de nula importancia:

He mojado el sillón, dos pantalones y una pantaleta.

No iba a vaciar la limonada en la jarrita, como toda la gente: de pie, en la cocina, sobre la tabla de una cómoda o de una mesa. Y no es que no me mueva en absoluto: fui a la cocina, y trasladé la jarrita desde ahí hasta el sillón. Porque yo cuando estoy en el sillón, hago lo posible por seguir estando ahí. La bolsa de plástico donde estaba la limonada tenía un pequeño agujerito, pero eso no iba a cambiar mis planes: la tomé de modo que según yo, el contenido se vaciara directa y únicamente a la jarra, lo que, como cualquiera que estuviera viendo podría saber, no iba a funcionar. Así que me mojé de limonada, y tuve que ir a cambiarme de pantalón y hasta de ropa interior. Sequé el sillón y me senté. Previendo que tal vez mi secado express dejara pegajosa la superficie del sillón, puse una mantita bajo mi trasero; pero increíblemente, limonada escondida surgió de algún lado, atravesó la mantita, y me mojó el segundo pantalón del día.

Silvia Parque

4 comentarios:

  1. Suena a que al menos los electrodomésticos se quedaron secos.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hubo electrodomésticos implicados, a Dios gracias :D ;D
      ¡Besos, Taty!

      Eliminar