miércoles, 1 de octubre de 2014

Cobrando

Hace mucho, pero mucho tiempo, en una galaxia lejana, realicé un trabajo y no cobré anticipo. Por contar la anécdota completa: me retrasé unos días en la entrega; pero entregué el trabajo, fue recibido, y no fue pagado. Además de lo que eso puede incomodar, me molesta que me puse a hacer algo que no es a lo que me dedico (transcribir), con la ilusión de hacer un buen trato con esa persona, en cuanto a lo que sí me dedico (corregir). También recuerdo con molestia que por esos días, un amigo me pidió un préstamo, y yo accedí con gusto; el día que debían pagarme, mi amigo y yo esperamos y esperamos -para que yo pudiera prestarle-, hasta que confirmé que no iba a recibir nada "en ese momento". Tampoco al día siguiente, al mes siguiente... y debe haber pasado más de un año.

Como por no dejar, hace un par de meses, le cobré a esta persona. Respondió a mi llamado, diciendo que se comunicaría. Insistí, y lo mismo. Volví a insistir, y ahora me dice que nos pondremos de acuerdo; pero en un aberrante uso del lenguaje, llama "truco de mercadotecnia" al manejo de su texto en interlineado a doble espacio; supone que de ese modo me las arreglé para tener más cuartillas por las cuales cobrar. Le definí qué es una cuartilla, y lo invité a buscar por sí mismo en internet, o a consultar con cualquier catedrático o editor. Por supuesto, las personas no tienen por qué saber qué es una cuartilla; como yo sí sé que no tienen que saberlo, suelo advertirlo y hacer un presupuesto. Ha pasado tanto tiempo, que no recuerdo si en este caso quedó registro de la advertencia, pero estoy segura de que antes de entregar el trabajo y al entregarlo, se manejó el importe que se me adeudaba, sobre el que no se discutió nada, hasta ahora: más de un año después.

Hace poco, hice un trato con una persona que conozco, en la que confío. Me envió los archivos sobre los que voy a trabajar, y acordamos qué días me depositaría un tanto y otro tanto del pago por el trabajo, así como qué días le enviaría un solo archivo de vuelta, trabajado. Por supuesto, mi envío sería un tiempo prudente después de recibir su primer pago. El día que me hizo este primer pago, me contactó, animado, para preguntarme cómo iba, y platicar al respecto. Le dije que todavía no podíamos platicar, porque apenas empezaría a trabajar; le comenté algo así, como que no empiezo hasta confirmar que se ha realizado el depósito bancario. Sé que entendió, porque es una persona que hace negocios; pero me parece que su ánimo decayó. Mejor así: menos animados y con mayor claridad.

Silvia Parque

4 comentarios:

  1. Es lo que ocurre cuando no hay contrato por medio, que es una relación de confianza nada más. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un poco lo que ignoramos sobre regulaciones; se pueden hacer valer los contratos verbales.
      ¡Un beso!

      Eliminar
  2. Yo puedo entender que no pagues la luz, si por pagarla no vas a tener para comer. O que no pagues el alquiler, si por pagarlo, no vas a poder pagar la luz. Entiendo que a veces no se puede pagar, aunque por suerte aún no me he visto en esa situación. Pero no entiendo contratar los servicios de un profesional y no pagarle. Eso no.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que puedo entender que cuando contratas, piensas que podrás pagar, y luego algo pasa, y no puedes. En este caso, mal hice yo en no cobrar anticipo. Pero si no puedes pagar, y quieres pagar, propones un trato, pequeños pagos en plazos, incluso puedes tratar de negociar no pagar con dinero pero ofrecer un servicio o intercambiar algo de valor. Simplemente decir "después", "después", y luego regatear como si te hubieran estafado, me parece claramente deshonesto.

      Eliminar