martes, 30 de septiembre de 2014

Hay cosas que no se piden "por favor"

Hoy, en un acto calificado de "mucho oficio político", el Secretario de Gobernación de un país donde apenas hace unos días se dio por desaparecidos a decenas de estudiantes, y donde se impidió el plantón de madres de mujeres desaparecidas, salió a la calle a hablar con miles de estudiantes que marcharon hasta su oficina, y pactó con ellos una fecha para dar respuesta a su pliego petitorio. La movilización, en oposición al nuevo reglamento y plan de estudios del Instituto Politécnico Nacional, por lo pronto ha logrado hacer pensar a quienes no lo concebían, que es posible lograr algo cuando se alza la voz. No sé si en este caso, lo hecho resultará para bien; sé que "los políticos" son capaces de surfear y orquestar "para su bien", por entre el ánimo y las necesidades de las personas. Lo que sí sé, es que hay cosas que no se arreglan con el procedimiento diseñado por quien está en el poder, en horario de oficina y con cuatro copias de la petición por escrito.

Silvia Parque

2 comentarios:

  1. El problema es que hay que distinguir qué cosas se pueden pedir en la calle. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y qué cosas se deben pedir en la calle.
      ¡Un beso!

      Eliminar