sábado, 13 de septiembre de 2014

El tesista asustado y la visión del vacío

Las personas a quienes les presto servicio, suelen anunciar en nuestra primera conversación, que no tienen "nada" de tesis, que sus esbozos de trabajo están completamente mal, y que no tienen la menor idea de cómo abordar la cuestión. A estas alturas, con experiencia previa, ya sé que la frustración está hablando, y que el panorama no es tan negro como lo ven. Pero sigo sorprendiéndome. Usualmente, cuando conozco sus archivos: sí, hay mucho trabajo por hacer, y sí, necesitan apoyo; pero algo han hecho y hay con qué trabajar.

Qué importante es tener una visión externa de lo que nos está resultando un nudo inexpugnable. Es como abrir las ventanas para que entre el aire en una habitación que ha estado encerrada durante horas, con gente malhumorada dentro. El asesor o director de tesis, a menudo no puede hacer de "visión externa a favor", cuando ya se ha desarrollado una especie de condicionamiento operante, por el que aparece como monstruo castigador. A veces, reuniones de trabajo entre pares, sí dan buenos resultados en este sentido. Pero el tesista asustado hasta el bloqueo, suele necesitar de alguien que lo tome de la mano, y que le abrevie el camino.

Silvia Parque

No hay comentarios:

Publicar un comentario