martes, 26 de agosto de 2014

A las moscas no les gustan las espinacas

Las moscas son atraídas por el dulce; pero como se juntan y reproducen en la basura, podría creerse que les gusta todo. Ya había notado que los frijoles no les llaman la atención, pero de cualquier modo, los sobrevuelan: exploran: prueban. En cambio, ni se acercan a las espinacas.

Hay unas mosquitas pequeñitas que se reproducen como si de ellas dependiera la salvación del mundo, cuando se queda por ahí una cebolla a la mitad, o cuando un pedacito de cáscara se ha separado de su fruta. También ellas se deslindan de las espinacas.

Silvia Parque

12 comentarios:

  1. Pues nunca me había fijado en eso, será cuestión de probar a sembrarlas en la ventana a ver si las espanta...
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Anda!, mira, eso no había pensado, pero puede ser ;)
      ¡Beso, Dolega!

      Eliminar
  2. Pues por lo menos sé que de ser un insectos no sería una mosca, porque a mí me gustan las espinacas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :D ¿Qué serías, Zum? Yo: hormiguita trabajadora, no.
      Para mí, las espinacas: en crema.

      Eliminar
    2. No sé, no sé... Una libélula, quizás.

      Eliminar
    3. Una libélula??!! Aaarggg yo de ser un insecto sería... Una desgraciada! Qué ascooo jajaja

      Eliminar
    4. :D :D tal vez te darían asco las partículas de polvo, y te quedarías quieta-quieta en tu salita de insecta, cuando una particulita se posara en mesita de insecta :D :D

      Eliminar