sábado, 7 de junio de 2014

Pequeñas cosas que me hacen sentir orgullosa

Para una mujer contemplativa tendiente a floja, a la que se le da natural postergar, hacer ciertas cosas puede ser un triunfo para sentirse orgullosa de una misma. Por ejemplo:

- Comer ensalada preparada en casa, o fresas o jícama. Me da una flojera increíble pelar y desinfectar, así que cuando lo hago, siento que al comer me pongo una corona de olivas.

- Lavar el acuario de las tortugas. A menudo cambio un poco de agua, para que se mantenga limpia. Si dejo que pasen días sin hacerlo, se ensucia, y opto por no meter a las tortugas al acuario -usan su comedero como acuario de emergencia-. Al final llega el día en que hay que limpiar, y como el flojo trabaja doble, evidentemente es mucho más pesado que haber cambiado un poco de agua con frecuencia. Cuando termino, me encanta ver el acuario con su agua limpia.

- Comer solo hasta la satisfacción, y dejar un poco de la porción servida. Es todo un desafío para la voluntad, sobre todo cuando se trata de comida de la calle. Si alguien quiere hacerse una persona firme, puede ejercitarse dejando un poco de hamburguesa para el siguiente día.

- Hacer ejercicio. Cuando me hago el hábito, lo disfruto, pero esos veintiún días que se necesitan para la habituación, parece que el mundo entero confabula para alejarme de las flexiones y los estiramientos.

- El ritual de limpieza por la noche. Muchos años no me lavé la cara antes de dormir, ahora al lavado se le agrega el uso de un par de productos para que la cara quede linda, pero a mí me motiva más no lucir ojeras al siguiente día... Conseguir seguir despierta para todo el ritual es muy difícil, y nunca he conseguido hacerlo dormida.

Silvia Parque

4 comentarios:

  1. Jeje, y cuando haces faenas como las del acuario o algo ¿no te propones sieeeeeempre que la próxima vez no lo dejas tanto y lo harás más a menudo para no tener luego faenón? ¿Y a que jamás lo cumples?

    El ritual nocturno es una agonía, yo me tengo que quitar las lentillas además, creo que tú también, luego toallita limpiadora por no usar crema y tónico, una vaga soy, y luego lavar dientes. No he conseguido nunca adaptar al ritual el poner cremas antiarrugas y demás, mira que me lo propongo pero nada, no llego, la antiarrugas me la pongo por la mañana antes de pintarme un poco, dicen que no actua igual pero me da lo mismo.
    Besos, como te entiendo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sieeeeempreme digo que la próxima vez no dejaré que bla, bla, bla... ¡pero esta vez sí lo cumpliré! ¡En verdad! En tres semanas empiezo a trabajar desde casa, y entonces podré, ya lo visualizo ;D
      Pasar del ritual de la noche me cobra rápido, me salen granitos, así que trato de no fallar, aunque sea en el lavado de cara, pero hay noches que ya no me quiero mover ni un poquito más :S
      Ahora mismo uso anteojos, pero iré por los lentes de contacto la semana que viene (uso desechables). Es urgente porque tengo una de las micas MUY rayada, y ya me molesta la vista.
      Besos, Inma, ¡es un consuelo no ser la única! Mal de muchos,consuelo efectivo ;)

      Eliminar
  2. Te entiendo. Yo también tengo flojera. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Yo sé que tú me entiendes!
      Un beso, Susana ;)

      Eliminar