miércoles, 20 de noviembre de 2013

Francés

El anfitrión de este bistró da una clase de francés, en un volumen alto de voz, a unos tres metros de mi mesa. Recuerdo mi querer aprender alemán , la necesidad de mejorar mi inglés... tanto que hay en el mundo por oír, tantos acentos, tantas intenciones; la poesía sin traducir... la dificultad de entendernos entre quienes hablamos el mismo idioma, en la misma región, en la  misma casa...

Silvia Parque

6 comentarios:

  1. Me encantan los idiomas pero es más fácil estudiarlos que llegar a entenderlos. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Ay, que pasa más a menudo de lo que se debería.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, demasiado a menudo...
      Un abrazo, Taty.

      Eliminar
  3. jeje Tienes razón, algunas veces, no nos entendemos los que vivimos bajo el mismo techo :P
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Tantas veces! Al menos darnos cuenta de que no nos entendemos, es ganancia; muchas veces creemos que nos entendemos y no, y eso es peor :)
      Beso, Dolega.

      Eliminar