viernes, 25 de octubre de 2013

Notas sobre la casa


Las tortugas llevan su casa a cuestas. Los fantasmas no pueden tener hogar. Que falte el baño puede arreglarse, pero si no hay cocina, no es casa.

Ahora vivo en una casa peculiar, que siempre tiene las ventanas abiertas. Cuando doy señas para encontrarla digo que es amarilla, pero podría ser que se viera más la parte rosa de la fachada.

Mi abuela se dedicó a su casa; se daba a la familia, pero se dedicó a su casa. Ahora vive en la casa de una de mis tías. El tiempo pasa volando.

Independientemente de lo económico, comprar una casa, rentarla o construirla -venderla o tirarla-, tiene significados profundos no solamente por lo que implica en un proyecto de vida: la casa es territorio extendido del cuerpo.

Qué momento, cuando te da las llaves de su casa.

Silvia Parque

9 comentarios:

  1. "La casa es territorio del cuerpo"

    Qué bonito, porque construye las bases para "el" momento.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. La casa es territorio extendido del cuerpo...y con esa frase Silvia resume mis tropecientas palabras inútiles e innecesarias hablando de la casa y quienes la habitan.
    Añado que la casa es el lugar donde te refugias y te sientes seguro y protegido, no importa que sea una sola habitación o un duplex de 300 m2, y siempre podemos hacerla nuestra.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus palabras siempre hacen el rato agradable, y eso es de lo más útil que puede encontrarse.
      A la casa le toca ser el lugar donde te refugias y te sientes segura y protegida, pero lo es nada más cuando se convierte en hogar. Se convierte en hogar si logramos hacerla nuestra. ¿Cuánto tarda en encenderse un hogar?

      Eliminar
    2. Pues supongo que se trata de ponerle ganas y voluntad, con lo que entramos en que fue primero si el huevo o la gallina

      Eliminar
    3. Y en la falta que hacen los huevos para tener ganas y voluntad...

      Eliminar
  3. Qué miedo cuando le das las llaves de tu casa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca he dado las llaves de mi casa. Me ha tocado recibirlas y fue muy bonito. Me tocó entregarlas y fue de lo más duro que he hecho.

      Eliminar