martes, 1 de octubre de 2013

I did it

La elección estaba muy acariciada; los pros y contras de la decisión estaban muy pensados... cuando se presentó el momento, esta mañana, a raíz de una propuesta, me lancé: anuncié que dejo el trabajo con el fin del periodo escolar.

Me dedicaré a darme gusto, básicamente. Por supuesto, he estado trabajando en lo que serán mis fuentes concretas de ingresos. Pero lo más importante es que me dedicaré a darme gusto. Yo nací para eso. Otras personas son trabajadoras y responsables; yo soy una consentida; llegó el momento en que me sentí culpable por eso y quise entrar en el mundo de los trabajadores y responsables, pero no se me da. Sé que nací para darme gusto porque a diferencia de la mayor parte de la gente, estoy convencida de que eso me corresponde, ¡y porque eso sí se me da!

Pienso en las personas que viven soñando con su jubilación y no puedo aceptarlo para mi vida. Pienso en los planes sensatos que implican ahorrar y crear las condiciones para "después", y me parece que mi vida es "ahora", no después. Entiendo que mi soltura al respecto tiene que ver con que no tengo compromisos; pero estos días he pensado que si tuviera un hijo, sería un motivador más grande para hacerme exactamente la vida que quiero.

Silvia Parque

6 comentarios:

  1. A mí cuando no trabajo me invade la culpa. Cómo te envidio!

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy una flojilla, lo he aceptado estos meses :) pero bueno, dejaré el empleo para ocuparme en actividades redituables, yo no las llamaré "trabajo" porque me placen demasiado, pero sí que estaré ocupada; tal vez más que ahora porque de que me mueva o no, dependerá generar o no ingresos.
      ¡Besos, Telma!

      Eliminar
  2. Te comprendo pero a ti te gustaba mucho tu trabajo y creo que lo vas a echar de menos. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amo dar clases y no lo eché de menos cuando lo dejé. Lo que por supuesto echaré de menos, es a las maravillosas personas que veo cada día en el Departamento, y cuya presencia me hace bonito el día. Pero ya que dejo lo que me ha gustado mucho para dedicarme a lo que prefiero, no creo que me dé por extrañar lo que ha habido -de hecho, lo que habrá de aquí a diciembre- :)
      Un beso, Susana.

      Eliminar
  3. Llega (no siempre) un momento en que se sabe diferenciar entre lo que se hace y lo que se es. Da igual lo que hagas ahora: serás. Serás tú. Suerte.
    Porque ser es vida, el resto es teatro de uno mismo.

    ResponderEliminar
  4. "Porque ser es vida, el resto es teatro de uno mismo". Secundo por completo. Gracias por los buenos deseos.

    ResponderEliminar