viernes, 14 de diciembre de 2012

La piñata

No me podía mover con ese pantalón. Tres razones; una de ellas es que el "ya casi no me queda", se volvió  "ya no me queda" a lo largo de la tarde.

En realidad, lo que no podía era emular ejercicios aeróbicos, sosteniendo un palo decorado. Pero podría ir hacia abajo -pensé-, podía, de hecho arrojarme al suelo.

Silvia Parque

No hay comentarios:

Publicar un comentario