martes, 25 de diciembre de 2012

El efecto de mi abuela

Mi abuela intentó hacer varias cosas conmigo. Intentó que fuera una muñeca que no se moviera, para que no le pasara nada, y gracias a su relativo éxito, salí de mi casa sin saber cruzar las calles y el día que me encontré con la vida, le tuve miedo. 

También intentó convertirme en "una señorita"; por ejemplo: que me parara derecha, que no hiciera ruido al beber agua, y que controlara mi risa y la desviación de mi ojo derecho. En eso no le fue bien; pero ¡más vale tarde que nunca!, ahora me importa, y trato de "comportarme".

Hubo, sin embargo, otra cosa que se propuso, y en lo que puso todo su empeño: quiso hacerme una niña muy querida. Me dio tanto amor, tanta dedicación, que cuando me contaron los cuentos de todo lo bueno, todo estaba hecho para mí. No puedo desconocer la presencia de la Gracia, después de tanto amor -no digo que no se pueda: digo que yo no puedo; ni querría-.

A menudo le extraña, a algunas personas que me conocen, que sea creyente y entienda a Dios como creación humana, que mi Navidad de verdad se trate del nacimiento de Cristo, teniendo una postura crítica sobre muchas cosas. Ayer a medianoche, acostando al "niñito Jesús", supe que es, en parte, por el efecto de mi abuela; y lo agradezco con toda el alma.

Silvia Parque

4 comentarios:

  1. Agradezco yo a ti (igual que agradeces tú a tu abuela) que me hayas recordado algunas cosas que tenía olvidadas... No es tanto que las tuviera olvidadas, en verdad, sino que ignoraba o no recordaba por qué seguía haciéndolas al cabo de los años.
    Y hoy tú, me los has recordado.
    Porque yo también tuve una abuela o una madre o una vieja tía que sembró en mí mucho de lo que ahora sigo siendo.
    Un beso.
    Preciosa entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Jesús. Qué grato es leer tu comentario
      Un beso, y bendiciones a esas mujeres que nos dieron tanto :)

      Eliminar
  2. Silvia, eres de las que se crece al escribir, cuánto más lo haces, más bonitas son tus pequeñas reflexiones y más emotivas, precioso lo que explicas de tu abuela...ay las abuelas, que importantes y cómo marcan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inmagina, ¡muchas gracias! Me haces sentir bonito :) Yo fui criada por mi abuela, así que imagínate ;)

      Eliminar