martes, 9 de octubre de 2012

Más sobre la libertad

A propósito de una entrada anterior [ESTA], Susana (a quien se puede leer AQUÍ) ha comentado que la libertad nunca puede ser absoluta.

Al principio de este semestre, mis estudiantes de Psicometría abordaron el tema, al tratar la cuestión ética alrededor del "consentimiento informado" en la evaluación psicológica. Alguna alumna hizo exactamente esa observación: "no hay libertad absoluta"; alguna otra fue más allá: "no hay libertad", y también apareció la otra posición que se adivina: "siempre somos libres".

En principio, cabe señalar que el sentido del concepto necesariamente está dado por la condición humana, "sujeta" en primer término, a la cultura. La libertad no es, pues, encontrarse sin sujeción alguna. La sujeción aparece en las consecuencias de los actos. Creo que darnos cuenta de eso, nos permite asumir la responsabilidad sobre nuestras vidas, desde lo más trascendente, hasta las trivialidades.

Silvia Parque

2 comentarios:

  1. Esto es un tema que da para mucho. Gracias por mencionarme. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres una inspiración, Susana: das para pensar.
      Un beso.

      Eliminar