domingo, 9 de septiembre de 2012

Para no ser mamá del marido

Para no ser mamá del marido, es imprescindible tener una vida propia; es decir, aspectos de la vida que no están en función de alguien más. Yo tengo una... voy de gane...

Luego, es necesario desapegarse de la autoridad que la cultura concede a la mujer en el ámbito doméstico. Eso sí es dificultad... la educación diferencial para niñas hace que tenga más cuidado que mi marido, por ejemplo, con la ropa o con los trastes, así que supongo que mi manera de hacer las cosas debe ser "la" manera en que se hagan en esta casa. Pero no tiene que ser así; "su" manera de hacer las cosas, mala o buena, se vale. Cuando se hacen sugerencias sobre esta base de respeto, suelen ser tomadas a bien, y atendidas.

Casi diez años de vida en común, y vamos caminando...

Silvia Parque

2 comentarios:

  1. Diez años es lo mínimo para aprender a convivir. A las mujeres nos cuesta mucho aprender a delegar en la casa.
    ¿Tú tienes bebés?. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal que me dices que diez años es lo mínimo, porque a veces pienso que cómo nos hemos tardado en aprender... aunque sin duda, la mayor parte del aprendizaje ha sido disfrutable.
      No tengo bebés, todavía :)
      Un beso, Susana.

      Eliminar