jueves, 16 de agosto de 2012

Pequeñas preocupaciones

La entrada de hoy del blog de la doctora Jomeini, termina con el comentario de que oyó decir a un paciente: "Y yo preocupándome por no cuadrar los balances".

Hace ya buen tiempo, en una "temporada baja", llamé a una amiga que es médica, y en medio de mi drama, me contó la difícil situación de uno de sus pacientes. Casi por obligación moral, me recompuse.

Creo que a la mayoría nos pasa que ante una pérdida importante, propia o ajena (de la salud, por ejemplo), las preocupaciones cotidianas adquieren su justa dimensión. Luego, la impresión se olvida y los pequeños motivos de preocupación vuelven a acomodarse en primera fila, y en ocasiones, a pasar al escenario y protagonizar. Yo pretendo mantenerlos a raya; todavía soy nueva en eso, pero entre más se les domestica, más fácil resulta hacer que permanezcan en su lugar.

Silvia Parque 

No hay comentarios:

Publicar un comentario