jueves, 30 de agosto de 2012

Lo que no es el enfoque de género

Hoy, comentando en el blog de Susana (Mi nueva vida), aludo a mi formación en enfoque de género, y desde entonces -en la mañana- quiero sentarme a escribir una entrada sobre lo que no son, ni la ideología, ni la teoría de género.

Acá suelo no tratar directamente el tema (tampoco el de la violencia), porque siendo objeto de mi trabajo académico, no puedo dejar de abordarlo con un cuidado riguroso que no es el tono de este blog. Pero múltiples circunstancias han hecho que en estos días, mi postura epistemológica-teórica-ética se sitúe en el centro de mi vida personal, y aquí estoy, compartiendo lo siguiente:

1. La investigación bajo el enfoque de género desmitifica muchas diferencias supuestas entre el hombre y la mujer; pero el enfoque no supone que hombre y mujer sean iguales. Habría que especificar: ¿iguales en qué?

B. La investigación bajo el enfoque de género desmitifica la vida familiar y la relación de pareja; pero el enfoque no pretende "terminar" con una, ni con la otra.

Silvia Parque

4 comentarios:

  1. Ya te digo que en tu caso sin duda no es así. Pero yo hablo de países donde realmente se ha llevado a los extremos hasta dar a entender que no existe en absoluto la diferencia de sexos y que todo depende de la elección de cada uno.
    Por cierto, eso me recuerda que decías que un hombre no tiene por qué ser fuerte y una mujer dulce. De acuerdo, pero los hombres dulces suelen ser gays y las mujeres fuertes suelen ser lesbianas. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí sería bien interesante conocer la realidad europea. Creo que hay mucho que se pierde, en el camino desde lo que se piensa seriamente en la Academia, hasta lo que se divulga; mucho termina pervirtiéndose (en el sentido de "darle la vuelta" a algo).
      Yo creo que haríamos bien en permitirnos manifestar todo lo que nos hace humanos. Un hombre, puesto que es humano puede ser dulce, y débil en muchas situaciones. Mi marido lo es; pero no es atípico: conozco muchos hombres heterosexuales dulces, y los he conocido en momentos de debilidad. Y mujeres fuertes y heterosexuales: ¡esas muchas más! ¡Muchísimas! Mi madre, la primera :) Yo espero ir en camino... Para mí es evidente que tú eres fuerte, Susana, con todo y lo que temas... Si hablamos de fuerza física, también estoy rodeada de ejemplos. Claro que si así conociéramos la realidad, el conocimiento dependería de cómo es nuestro círculo de conocidos. Por eso prefiero la investigación y la estadística.
      Un beso, Susana, y mi agradecimiento sincero por haberme dado tema y motivo para escribir.

      Eliminar
  2. Tal vez no hablamos de la misma clase de fortaleza. Yo puedo parecer fuerte como mujer, pero te aseguro que me apoyo en mi marido para todo; y él puede parecer dulce como hombre, pero llegado el momento es mucho más fuerte que yo. De todos modos, tú hablas de enfoque de género. Yo hablo de ideología de género. Creo que no es exactamente lo mismo. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que sí hablamos de la misma clase de fortaleza, pero pensamos diferente :)
      El enfoque de género se refiere a la implementación de la teoría de género, cuyo background, por decirlo fácil, es la ideología de género. Si bien hay algo equivalente al enfoque de género en el trabajo más conservador de personas con ideologías tradicionales, yo me refiero al enfoque de género sí emanado de la teoría de género, que proviene del feminismo.
      ¡Un beso!

      Eliminar