domingo, 19 de agosto de 2012

A mirar los pies

Sabía que algunas personas tienen el pie plano: les falta arco. Ayer descubrí que también pasa lo inverso: algunas personas tienen el pie cavo: demasiado arco.

Fui a explorar posibilidades de controlar la amenaza de un par de juanetes, y recibí el anuncio de la condición cóncava de mi arco plantar. Varios signos y síntomas que yo tenía casi normalizados, pueden atribuirse a esto; algunos de los signos, están ahí desde que era niña: me pregunto por qué ese par de pediatras afamados que me reconocían periódicamente, no lo notaron nunca.

Es muy fácil detectar el problema: basta ver cómo es la huella que deja la niña (o el niño).


Silvia Parque

No hay comentarios:

Publicar un comentario