sábado, 28 de julio de 2012

Se termina la tesis, al menos tres veces

El concepto de "terminar" tiene un sentido complejo en cuestiones de tesis.

He terminado la tesis múltiples veces, y estoy terminándola otra vez. Hay apuntes, borradores, versiones, y finalmente, se termina el trabajo. Entonces debe entregarse a una persona, comité u organización, que dictaminará si en verdad está terminada. Casi siempre, la respuesta es "no". Hay que eliminar, agregar, cambiar, y de nuevo eliminar, agregar, cambiar, hasta terminar el trabajo, de nuevo. Todo esto es una cuestión práctica para seguir adelante con la vida, puesto que en ocasiones, la tesis real que habita en el documento de escritura pública, terminó en el quinto borrador, o bien, no terminará hasta veinte años más tarde.

Aquí voy. En la parte en que mi persona que da el vo.bo. está de acuerdo en dar luz verde, más porque ya es necesario que por otra cosa. Debo hacer unas tres piruetas con dificultad intermedia, y un salto atrás de dificultad máxima. Y ya. Diré a todo el mundo que "terminé", y el mundo se preguntará cuántas veces se puede terminar. 

Se termina al menos tres veces. La del tesista, la del director o asesor, y la de los sinodales. 

Silvia Parque

No hay comentarios:

Publicar un comentario