martes, 10 de julio de 2012

Sabores perdidos

Hoy, frente a un té verde demasiado cargado para mi gusto, entendí que el té verde probablemente nunca será el té que estoy buscando: uno que se hacía una compañera de la Maestría, y que se convertiría en lo que entiendo como "té verde".

En tono más radical, no puedo comer barbacoa sino cuando regreso a mi pueblo, porque para empezar, aquí la barbacoa es como se supone que tiene que ser: de borrego, y a mí la barbacoa nada más me sabe a barbacoa si es de res y sabe como allá en el "rancho grande".

Ana María Matute decía algo interesante sobre esto; no recuerdo si contaba que alguien más lo había dicho...

Silvia Parque

No hay comentarios:

Publicar un comentario