sábado, 11 de agosto de 2018

Los niños del kinder

Este es el penúltimo fin de semana sin escuela en esta familia. El siguiente fin de semana estaremos a punto del primer día de B en preescolar.

Comparto la siguiente conversación, que ya fue la segunda sobre el tema:

- ¿Los niños del kinder no me van a pisar?
- No.
- ¿Nada más me van a decir "hola" con la mano?
- Sí. ¿Y tú qué les vas a decir?
- "Hola, soy B".

La primera vez que preguntó si la pisarían, le expliqué que no, le dije que podía acercarse y decir: "Hola, soy B". No sé por qué rayos se le ocurre que podrían pisarla, pero temo que tenga que ver con la experiencia que tuvo cuando iba a otra casa a que la cuidaran.

Silvia Parque

4 comentarios:

  1. Se ve que no tuvo suerte ni con los salvajes niños entre los que tuvo la mala suerte de caer, ni con los irresponsables mayores que tenían la obligación de controlarlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hubo suerte. Todo parecía tan bueno... y de pronto: que le daban miedo los niños y que le daban miedo los niños y por más que le explicamos que esto y aquello, se mantenía en eso. La explicación que nos dieron fue que unos niños de primaria llegaron de la escuela con un sombrero y ella se había asustado mucho, que le habían mostrado que solo eran sombreros, etc. Creo que eso efectivamente ocurrió, por la forma en que lo contaron. Sin embargo, había algo más y poco a poco lo fuimos "sacando". Un día repitió un diálogo con la señora que la cuida que no nos pareció y ya no la llevamos más. Cuando fui a avisar que ya no la llevaríamos, la conversación que tuve con esta señora me hizo saber que claro que había pasado algo: no solamente fue que unos niños llegaran con un sombrero. Yo fui a decir nada más que B estaba muy nerviosa, probablemente a causa del tratamiento hormonal que estaba siguiendo -lo cual era verdad-; no pensaba acusar de nada porque entiendo que lo que a nosotros "no nos parece" es completamente normal en este lugar del mundo. Pero a la señora se le escaparon expresiones que me hicieron saber que sí la había molestado un niño. Con los días que se convirtieron en semanas, B fue diciéndonos, poco a poco, cuál niño y qué hizo ella. Lo que menos dijo fue qué le hizo: sí sabemos que le dijo que era "El coco", inferimos que la amedrentó físicamente.
      Hay que poner en contexto que B ha sido criada sin amenazas, castigos, obviamente sin golpes y con su mamá disculpándose cuando grita, mientras que en esta colonia hay mucha violencia normalizada. Por ilustrar: el pastor de la Iglesia a la que iba contaba cómo le pegaba a su hijo de 16 años, tan orondo, como un ejemplo de que hay que disciplinar. Decía que el hijo le pedía que primero hablara con él y luego ya viera si le pegaba y que él le decía que no, que primero le pegaba y luego ya veían... Así que probablemente la señora que cuidaba a B haya visto a un niño haciendo algo que no se hace y le haya dicho que la dejara, probablemente no vio la agresión porque en una cultura así, lo que se ve son "niños jugando".

      Eliminar
  2. Como dos culturas distintas dentro de una misma ciudad. Casi diría como dos épocas históricas distintas dentro de la misma época. Pobre niña.
    Gracias por la explicación.

    ResponderEliminar