jueves, 23 de julio de 2015

Cuestión de peso

Estamos subiendo a B de peso. Nació pesando no mucho; a los dos meses comenzó a ser una cuestión de cuidado, y para los tres meses, tenía "desnutrición moderada". Mi estupenda experiencia con la lactancia tuvo un tope ahí, pero avanzamos: ahora toma del pecho, y con jeringa, tanto leche mía extraída, como leche de fórmula. El plan es llevarla a la normalidad que le corresponde (no todos los niños han de pesar lo mismo), y entonces retirar la fórmula. Hacemos un trabajo de equipo, la pediatra, la doctora consultora de lactancia, y yo; además está el apoyo del papá, la abuela, la bisabuela... después de un gran susto por una medición errada, el martes, hoy celebramos 3.860 kilos, gracias a Dios. Todo parecía de un mejor color, al salir del consultorio, luego de ver que la cosa va bien; hablo literalmente: los edificios, la calle, el cielo, se veían con mayor nitidez. Me compré un helado.

Silvia Parque

6 comentarios:

  1. Muchas felicidades!!, me alegro mucho.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Lo estás luchando gramo a gramo. Muchas felicidades. Espero que el helado haya sido de tequila. Te lo has ganado.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue de "Oreo", muy extra buenísimo ;D
      Muchas gracias, Macondo. Cada gramito cuenta.
      ¡Besos!

      Eliminar
  3. Mi hija pequeña siempre ha estado baja de peso pero, como crecía mucho, no me preocupaba. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunos niños son de una constitución tal, que pesan menos que los otros, y no hay que preocuparse. Tal vez B será así :) por lo pronto, hay que llevarla a un peso que le permita "defenderse": ahí vamos :D
      Un beso, Susana.

      Eliminar