lunes, 24 de febrero de 2014

El recurso humano

El recurso humano es lo más importante en una empresa. Son las personas quienes consiguen los recursos financieros o materiales que hacen falta, o quienes desperdician recursos existentes. Son las personas las que tienen ideas y las que materializan las ideas. Son las personas las que hacen que pasen las cosas, buenas y malas. La mejor inversión es en recurso humano: remuneración justa, incentivos, capacitación, oportunidades de desarrollo. 

Hay personas a quienes les molesta la expresión "recurso" aplicada al recurso humano; pero creo que es justo eso lo que somos para una empresa y lo que otros representan para la empresa de nuestros proyectos vitales. Un recurso no tiene que ser una "cosa". A mí me satisface poder ser un recurso para otros.

Silvia Parque

Bichito

El médico advirtió que olvidar una toma del antibiótico, era echar a perder el tratamiento contra el bichito. El bichito dijo que estaba muy apaleado y que ya se iba. Yo traté de cuidarme y estuve alerta a la renovación de los síntomas. Y ayer llegó. Con todas las ínfulas que se le habían ido, con un tumulto de tamborileros en mi cabeza. Pero esta vez, iré al médico desde el principio... o casi desde el principio. Y lo voy a matar.

Silvia Parque

domingo, 23 de febrero de 2014

Van con la mudanza

Llega un momento en el proceso de mudanza, en el que hay que ir por Coca Cola y papas fritas. Yo evito la Coca; prefiero beber té helado, y nada me quita la sed sino el agua. Pero hay trabajos que se hacen con chatarra, igual que requieren pantalón de mezclilla. Podrá ser más cómoda la ropa deportiva, pero la mezclilla es parte del uniforme de mudanza, de pintar la pared o de lavar el coche. Y el cuadro se completa con Coca. No podría ser Pepsi -yo nunca elijo Pepsi, de cualquier modo- porque es muy dulce para las faenas rudas.

Silvia Parque

Las cosas más difíciles de empacar

Los ganchos.- La ropa va en bolsas o cajas, según disponibilidad. ¿Pero los ganchos? Como rompen las bolsas, deberían ir en cajas; pero, ¿acostados? ¿de pie? Su forma hace difícil guardarlos sin desperdiciar espacio.

El negativo del positivo de una máscara, es decir: la máscara de yeso en la que se vertirá cemento para tener un molde encima del cual, hacer máscaras.- Debería ser depositada sobre arena y también cubierta de arena, en una caja dura. Hay que proteger la nariz y la barbilla. Así que, ¿cómo sustituir una caja dura llena de arena?

Silvia Parque

sábado, 22 de febrero de 2014

El desvelo

En el desvelo se nota la edad. Con los años, descansar y específicamente descansar durmiendo, se vuelve más atractivo. Pero además, una siente más rápido que ya es hora de dormir, y una se repone más lento de no haber dormido a la hora en que el cuerpo dijo "ya".

El cansancio que antes nada más se manifestaba con párpados insistentes en cerrarse, empieza a manifestarse con bullicio por todo el cuerpo: dolor de cabeza, de articulaciones, de pies, de panza: todo se revela ante la imposición de la vigilia.

Silvia Parque

Letras en la comida

Me gustan las letras en la comida. No me gusta mucho la sopa de pasta, pero si tengo enfrente un plato de sopa de letras, me fijo en cuáles quedan en la primera cucharada, cuáles nadan mejor, cuáles quedan al final, al fondo.

Me gustan los letreros en la cubierta de los pasteles, o en los chocolates de barra o de tableta; me causa una gracia boba que me toque, por ejemplo, una "F" o una "N" -cualquier letra-. En los chocolates es alto o bajorrelieve; una cosa de nada para una máquina que produce millones de barras o tabletas, pero a mí me parece bien elegante.

Silvia Parque

Una tesis como un rompecabezas

Trabajar con la tesis de otra persona puede ser más o menos como armar un rompecabezas, cuando la encomienda es un amplio "hacer que quede bien la cosa". Y me encanta armar rompecabezas.

Hay muchas posibilidades en una ocupación como esta, y tienen que ver con la combinación de los siguientes elementos: cómo escriba la persona (bien, regular, mal, terrible), qué es lo que dice (me interesa, es una buena idea, no me interesa, es una tontería), cuál es la encomienda (corrección de estilo, estructura del trabajo, revisión comentada, etc.), y directamente en relación con esto último: cuál es el grado de libertad que se me ha dado (¿voy a proponer?, ¿voy a cambiar el texto?, ¿voy a cambiar lo-que-sea del texto?).

Es un gusto cuando el usuario del servicio escribe con decencia, ideas valiosas sobre un tema que me interesa. En ese caso, que la encomienda incluya una bandera verde para "hacer que la cosa quede bien", es realmente como trabajar armando un rompecabezas, del que una puede hasta crear piezas nuevas y recrear la imagen que va a formarse.

COMERCIAL: Hago esto muy bien. Si necesita mis servicios, puede escribir a: silviawav@hotmail.com

Silvia Parque

viernes, 21 de febrero de 2014

Descompostura

Algunos eventos descomponen a algunas personas.

Algunas descomposturas se reparan, otras no. Algunas descomposiciones pudren lo que está en el área.

Algunas personas descompuestas, matan; otras provocan o arman el tipo de eventos que descomponen a algunas personas (no es que el dar muerte no sea uno de ellos).

Silvia Parque

Condición de imposibilidad

Lo peor que se puede hacer cuando algo es prácticamente imposible en un momento dado, es portarnos con nosotras mismas como niñas latosas de tres años, jaloneando la microposibilidad teórica de que sea lo que no va a ser.

Si no estamos para respirar profundo y contar hasta diez, a lo mejor cabe un manazo psíquico, pero hay que hacer que la mente se esté quieta con lo que en un momento dado, no puede ser.

Silvia Parque

La cosa más ridícula del mundo

Si todo continúa como está previsto, seré Valerio en Tartufo (de Moliere).

Valerio aparece dos veces en la obra; la primera vez, para enfrentarse, pelear y reconciliarse con su amada enamorada, Mariana. La cosa más ridícula del mundo, justo como suele ser.

   Él: ¿Y qué piensa usted, señorita?
   Ella: No lo sé.
   Él: Buena respuesta. ¿No lo sabe?
   Ella: No.
   Él: ¿No?
   Ella: ¿Qué me aconseja usted, Valerio?
   Él: ¿Yo? Yo le aconsejo que se case con Tartufo.
   Ella. ¿Usted me lo aconseja?
   Él: Sí.
   Ella: ¿De veras?
   Él: De veras. La elección está hecha. ¿Qué quiere que le diga?
   Ella: Bien señor, le agradezco el consejo.
   Él: No creo que le cueste mucho seguirlo.
   Ella: Lo mismo que le ha costado a usted dármelo.
   Él: Yo le he dado mi opinión para complacerla, señorita.
   Ella: Y yo la seguiré para darle gusto señor.

Y como sabrá quien haya leído la obra o visto su representación, siguen dándole gusto al drama, hasta que él hace como que se va, la criada los junta y los tres confabulan. Al final-final, todo termina bien.

Pero en la vida real, al menos después de los treinta años, estos dramitas se arman con todos nuestros defectos y las cosas acaban mal. ¿Qué necesidad de andarnos por las ramas y no decir a la primera lo que pensamos y sentimos, tal como lo pensamos y sentimos? ¿Por qué no preguntar directamente lo que queremos saber y por qué no pedir con claridad lo que estamos queriendo? Por miedosos y para protegernos, por supuesto; pero la vida se pasa muy rápido para tener tanto cuidado, con lo que ni siquiera saca sangre.

Silvia Parque

jueves, 20 de febrero de 2014

Habemus multifuncional

Como se sabe, el multifuncional es el centro neurálgico de las actividades de la administración escolar. Hoy, el Departamento multiplicó ruido y movimiento hasta el grado del caos, para estar en condiciones de recibir el nuestro, que pidió hoyos en la pared para quedarse con nosotras.

Ahí está ya: con una mancha de toner que dejó el técnico. Sujeto a gruesos cables atravesados por donde pasamos, como un perrote con múltiples correas.

Como lo estrené, me tocó llevar algo rico para celebrar. Serán panecitos de dulce para el café... la esencia misma del trabajo en oficina: copias y café con algo que engorde.

Silvia Parque 

Quiero hacer pipí

Por alguna extraña razón, estos días me he encontrado en situaciones que me obligan a estar aguantándome las ganas de hacer pipí, es decir: en la calle y con ganas. Es horrible. Cuando era niña tenía un problema con eso: me aguantaba todo lo posible, hasta que me metía en un lío de dolor y angustia... debe tener implicaciones muy interesantes para mi analista, pero por lo pronto, me concentro en descubrir qué cosa objetiva habrá cambiado en mi rutina para ponerme en esta situación varias veces seguidas. Porque habrá que arreglarlo: tener ganas de hacer pipí sin ser demente ni estar borracha es una cosa terrible: el cuerpo se tortura a sí mismo antes de dejar salir lo que presiona por salir. Toda la corteza cerebral no alcanza para encontrar un lugar oscuro en el que bajar el pantalón y terminar con el asunto, porque a la cultura occidental se le ocurrió que las niñas no solamente no hacen pipí en donde sea -que eso también va para los niños educados-, sino que morirían si lo hicieran.

Silvia Parque

El señor D

A mí me cae muy bien. Me da ternura. Me pasa con los hombres mamones, no lo puedo evitar: me dan ganas de hacerles piojito y alentar que hagan el puchero que se nota que traen guardado. Pero complica el trabajo...

Ya se sabe que los hombres bajitos tienden a convertirse en dictadores o similares -no todos, nada más los que tienen nombre de telenovela-. Tampoco lo pueden evitar: les dan ganas de joder la posibilidad que tenga el otro de libertad. A mí me apena porque se nota que les causa un esfuerzo que les pone los músculos tensos. Pero, independientemente de lo que nos resulte inevitable, a los simi-dictadores y a las que nos atraen cosas raras, resulta que en el siglo XXI, el liderazgo dictatorial no es de lo más eficaz en un grupo de trabajo con profesionales...

Este hombre en particular puede ser agradable. Tiene una plática interesante. Tiene empuje, es organizado y tiene un alto nivel de capacidad para hacer "que las cosas se hagan"; no sé qué tan bien le vaya, pero si ya le va bien, le iría super bien si le bajara dos rayitas a su genio atravesado con necesidad de controlar los recursos a los que el otro tiene acceso.

Recapitulando: es un hombre agradable, mandón y controlador. Un buen hombre, según parece; un hombre de familia, lo cual tengo en muy alta estima -enamorado de su crío, lo cual da cinco puntos dobles-. También -decía- es un mamón. La palabra me choca, pero es la más apropiada. Tiene una atávica necesidad de marcar las jerarquías -me pregunto si los niños se burlaban de él en la escuela-. No me dirigía la palabra mientras fui, a sus ojos, un gusano come-hojas en la cadena alimenticia de la institución. Un día me regañó. Yo no dejo que me regañen, pero aunque no dejé que se explayara, tampoco podía cortarle de tajo y ser prudente al mismo tiempo, y preferí ser prudente. Independientemente de esa experiencia, creo que es de pésimo gusto y de poca educación, regañar a un adulto, y creo que es de las cosas que se le dan fácil.

Hace bien su trabajo. Supongo que tiene grandes "áreas de oportunidad", pero creo que es bueno en lo suyo. Resuelve, pero tiende a ponerlo difícil para crear el espacio donde marcar su posición de autoridad. Luego, hablando, resulta de lo más tratable... hace consideraciones, hace favores... habrá que hablar más con él.

Silvia Parque

martes, 18 de febrero de 2014

Cada vez que el señor presidente "lo hace de nuevo"

El presidente de México es una persona que continuamente hace el ridículo, mostrando en público su... digamos... "poca intelectualidad". Cada vez que "lo hace de nuevo", se difunde la evidencia grabada, se hacen chistes de todo tipo, y mucha gente se burla del sujeto.

Da pena y da risa. Siempre me pregunto si no lo podrán cuidar mejor sus asesores, ¿sus limitaciones harán tan difícil protegerle de sí mismo? Luego me respondo que finalmente, gran parte de la población sigue más interesada en su copete y en las telenovelas de su esposa, que en lo que diga mal, no sepa o no entienda.

Pero bueno: da pena, da risa, y agrego que el fenómeno completo me da miedito. ¿Si tanta mala vibra lo volviera loco? No digo que haya que restringirse por no molestarle -además, bastante lejos está del pueblo-. Solamente comparto mi impresión.

Silvia Parque

Soy mujer y

Se dicen muchas cosas de las mujeres. Mucho de lo que se dice es parte de un estereotipo. Empezando porque ninguna mujer es un estereotipo, hay que decir que no todas las mujeres son maternales, no todas las mujeres tienen poca inteligencia espacial ni una habilidad desarrollada para hacer varias cosas al mismo tiempo. Pero no es raro que tengamos características en común; el estereotipo no sale de la nada.

Aquí una lista de mis características, de lo más alejado a lo más cercano al estereotipo:
  • no me vuelven loca los zapatos, ni las bolsas de mano.
  • me siento cómoda sin maquillaje.
  • soy objetiva en las cuestiones laborales, y tomo las decisiones pertinentes sin sentimentalismo.
  • me agrada pagar la cuenta en un restaurante -no ser siempre quien paga la cuenta-; si voy a hacerlo: yo pido la cuenta y espero que el mesero me la dé a mí.
  • cuando era niña creía que no era buena en matemáticas, pero ahora sé que podría aprender lo que cualquiera.
  • antes, si era mi coche, yo conducía; ahora preferiría que lo hiciera otra persona, que seguramente sería mi pareja.
  • antes no; pero ahora mi ciclo menstrual afecta mi ánimo: me pongo sensible.
  • entre una película de acción y una comedia romántica, creo que siempre: la comedia romántica.
  • prefiero que mi pareja -hombre- repare lo descompuesto o cargue las cosas.
  • estar bonita me importa mucho más de lo que me gustaría; la tengo más fácil que otras porque mis parámetros no son los de todo el mundo, pero me importa mucho.
  • el papel que espero asumir como esposa va a estar antes que cualquier otro papel como cualquier otra cosa, y nada me parece más maravilloso que la posibilidad de ser mamá.
Silvia Parque

Una entrada no tan conexa, en relación con el holocausto, la violencia en México y hacernos responsables

Inma cuenta, en La seta y Schlinder, el encuentro de su hija adolescente con La lista de Schlinder. Sobre el tema de mi interés en este momento, resalto el siguiente parecer de Inma: "cuesta comprender la actitud del pueblo judío dejándose hacer al principio, luego ya no había remedio [...]". Cito también su apreciación sobre la manera en que su hija entendía el episodio histórico, al menos hasta antes de la película:
en su mente no está claro el hecho de que para que los judíos llegaran a ser ingresados en campos de concentración y gaseados, tuvo lugar un proceso largo y escalonado de irlos despojando de sus derechos gradualmente.
Creo que todos aprendemos Historia un poco asimilando como fantasía lo que pasó antes de que naciéramos, y como si la vida real hubiese sido una serie de recuadros bien demarcados, a veces con el contenido caricaturizado. Recuerdo bien cuando un profesor de secundaria nos dijo que no había hora de inicio de una revolución; hay una fecha que recordamos porque es el día de una batalla, de una declaración o de otro hecho importante, pero los eventos históricos son parte de procesos históricos. Entender esto es fundamental, no solamente para entender la Historia, sino para entendernos como sujetos históricos, y comprender la realidad que vivimos.

Entre los comentarios a esta entrada de Inma, está el de Emy Tecuento, que dice, entre otras cosas, lo siguiente:
Un emigrante serbio que daba clases de apoyo (física y química) a mi hijo, le contó que estamos respirando el mismo ambiente previo en nuestro país, a lo que pasó en el suyo. Parece imposible, ¿verdad? Como tú dices, en Alemania tampoco surgió de un día para otro [...]
Lejos estoy de poder opinar algo fundamentado sobre la situación social de España -asumo que se habla de España-. Voy a referirme a la interrogante sobre las razones de los judíos para permanecer en la Alemania nazi, y a la sensación del profesor serbio.

No sé si es una pregunta que nos hacemos todos los que llegamos al tema de la Segunda Guerra Mundial en la escuela; pero por lo que veo, no es una pregunta que solamente yo me haya hecho. Cuando empezaron a ponerse mal las cosas: ¿por qué no se fue de Alemania, todo el que tenía recursos para irse? He tenido conversaciones interesantes al respecto, con alguna persona que sabe mucho más que yo de Historia. Pero luego tuve la experiencia de ver cómo el lugar donde vivía se convertía en un lugar peligroso en el que muchas personas aseguraban que no pasaba nada. Ser mujer pobre era estar en riesgo de "ser levantada", torturada, y asesinada.  Pero a muy pocos les importó, hasta que la violencia se extendió y cada familia tuvo su anecdotario en relación con el crimen o con la policía. Incluso en ese momento, creo que la mayoría no pensó en irse. Será el apego al territorio, la esperanza de que a cada cual "no le va a tocar", la escala de prioridades por la que una familia no va a dejar el sitio donde el papá tiene un trabajo y ya casi está pagada la casa.

Yo, el día que vi mi primer muerto cerca, decidí que me iría. La primera vez que la "desparecida" era alguien cercana, supe que no iba a regresar. Hay quien dice que "en todos lados pasan cosas", pero no es verdad que en todos lados pasen cosas así: no en todos lados las personas tienen que asegurarse de mirar fijo hacia adelante cuando se les empareja una camioneta, para no arriesgarse a que el conductor se moleste porque le han visto, y se baje a amenazarlos con un arma de fuego. No en todos lados, cuando se habla de un lugar, el referente es "donde dejaron una vez una cabeza". Pero tampoco fue siempre así donde ahora es así. Recuerdo los primeros carteles buscando a muchachas desaparecidas. Recuerdo mejor la respuesta machista e indolente, por no decir criminal del gobierno en turno. Recuerdo mucho mejor la indiferencia de las personas ante la situación, y el fastidio o la burla con la que se veía a los "mitoteros" que insistían en que estaba pasando algo.

Yo me fui. Llegué a un lugar seguro en el que se puede caminar a gusto por las noches, hasta de madrugada, por el centro de la ciudad. He vivido aquí durante unos seis años. Muy parecido a lo que vi en el lugar del que me fui, he ido viendo aparecer carteles o notas sobre muchachas desaparecidas. He ido leyendo cómo estas desapariciones son minimizadas y hasta negadas. Nos gusta vivir en un lugar tranquilo y sentirnos lejos de la mucha violencia en los estados cercanos. Yo no voy a quedarme cuando pase lo que mi experiencia dice que sigue -ojalá esté equivocada-.

Creo que hay que hacernos responsables de nuestra posición en el mundo. Habría que empezar por cuidar lo que sale de nuestra boca en relación con los actos, eventos o procesos de discriminación y violencia, y por cuidar especialmente lo que decimos en alusión a la caracterización de una persona o grupo social. No es por ser políticamente correctos; es por respetar; ahí está parte de la expresión de nuestra posición en el mundo. Luego, habría que saber con claridad cuál es tal posición (hasta quedarse en medio es una posición). Es menos difícil actuar correctamente cuando sabemos cuál es nuestra posición, y por ende, qué es lo correcto para nosotros. Finalmente, hay qué ver de qué manera, desde nuestro lugar y nuestros medios, contribuimos más o menos a que el mundo gire como está girando, cómo podemos no contribuir, o bien, cómo podemos contribuir a un cambio de rumbo (para tomar la decisión que sea, contribuir a una cosa o a otra).

No podemos huirle a nuestro lugar en el mundo. Podemos hacernos tontos, pero tenemos un lugar en el mundo y jugamos una posición; eso no es nada más para los políticos, los gobernantes o los militares. Somos responsables de cómo ocupamos ese lugar en el mundo, y de asumir la posición en la que estamos. No se trata de salvar al mundo. Qué bien por los que tienen esa vocación, se les necesita; pero no es la vocación de todos; simplemente hay que tener conciencia de dónde estamos parados...

Pepe Cahiers comparte en su blog, el video de un fragmento de la película "Vencedores o vencidos", en el que se muestra un horno crematorio -de un centro de concentración nazi-, con su correspondiente placa con el nombre de la firma del fabricante. Esas personas que hicieron negocio vendiendo cosas como ésta, no eran monstruos depravados, seguramente eran gente trabajadora con una familia para la que deseaban lo mejor; se han de haber dicho cosas como: "yo solamente hago esto; para qué utilicen esto que hago, no es mi asunto; se dice que lo utilizan para tales cosas, pero a nadie le consta".

Silvia Parque

lunes, 17 de febrero de 2014

Diferente

Una definición de locura es seguir haciendo lo que siempre se ha hecho, esperando resultados diferentes; no recuerdo de quién es. Si se quiere algo distinto, hay que hacer algo distinto. Pero somos animales de hábitos: cambiar a propósito cuesta. Cambiar lo que creemos que es natural, lógico, justo, o propio de nuestra identidad, cuesta más.

Silvia Parque

domingo, 16 de febrero de 2014

Dejar rápido de amar

Me parece increíble que alguien deje de amar a quien es o fue su pareja, porque ha dejado de ser amado. No ser correspondido en el amor, sin duda desalienta el seguir amando, y este desaliento puede ir terminando con el amor que se siente, a una velocidad variable; pero si la falta de correspondencia termina con el amor de inmediato y directamente, no creo que haya sido amor lo que se esté terminando.

Otras cosas son: no me ama: termino la relación o le dejo ir; no me ama: dejo de expresarle amor; no me ama: digo que no le amo. Eso me parece normal y quizá apropiado. Pero dejar de amar de inmediato me parece que es signo de que no se amaba.

Otra cosa es que se haya ido percibiendo a lo largo de una temporada, que el otro no ama más, y que la falta de correspondencia haya ido produciendo su efecto lógico, de modo que el día que se cae en la cuenta de: "no me ama", se produce un "no le amo" que no es del momento, sino que se ha ido fraguando. También otra cosa es, que la persona ahora no amada haya sido maltratada, o que quien dejó de amar se revele de pronto como alguien casi desconocido, que ha hecho o hace cosas terribles. Si no es así, no se deja de amar como cortarse el cabello.

Silvia Parque

Tamaños de las cosas que salen mal

Hay tres tamaños de cosas que salen mal:
  • Pequeño.- Cosas cotidianas engorrosas relativas a objetos materiales, en las que el azar puede tener participación considerable y que cuando se presentan en sucesión una tras otra, pueden derivar en una cosa que sale mal del tamaño siguiente. Ejemplos de cosas pequeñas son: calentador de agua apagado por la mañana a la hora del baño, café derramado sobre la blusa y leve quemadura correspondiente.
  • Mediano.- Cosas con importancia para la salud, para el desarrollo económico o para la seguridad familiar, o bien que comprometen nuestro sentimiento de ser apreciados, común pero no necesariamente asociadas con las relaciones humanas y especialmente con las relaciones íntimas. Cuando no se atienden las razones de que estas cosas salgan mal, pueden evolucionar al tamaño siguiente. Ejemplos de cosas medianas son: rechazo de un proyecto laboral, comida familiar que termina en pleito. 
  • Grande.- Cosas con implicaciones fundamentales para el bienestar, decisivas para la realización del proyecto de vida y que usualmente aunque no necesariamente, se relacionan más con un proceso que con un evento. Ejemplos de cosas grandes son: perder un empleo que es una importante fuente de ingresos, separarse de la pareja. 
Si una cosa grande sale mal, hay crisis antes, durante y/o después de que salga mal. También se puede hablar de tamaños de crisis, desde las pequeñas crisis que sacan chispitas, hasta las crisis vitales que representan un quiebre en la continuidad del tiempo de vida. En adelante usaré la palabra "crisis" para referir a un tamaño mediano de crisis, que implica cierta voluptuosidad del malestar. Así pues:
  • Una cosa grande que sale mal, casi siempre origina crisis en una persona occidental común; si no lo hace es probable que la persona pase de cosa grande que sale mal a cosa grande que sale mal, hasta que llegue la crisis que rompa la inercia. 
  • Que haya crisis ante una cosa mediana que sale mal, depende de la estabilidad emocional de la persona.
  • Una pequeña cosa que sale mal, sin embargo, solo origina crisis cuando la persona se encuentra inestable -o francamente mal de la cabeza-.
Es necesario aprender a seguir adelante cuando algo sale mal.

Hay mucho dicho y escrito sobre cómo seguir adelante después de cosas grandes que salen mal y sobre lo conveniente de dejar pasar las pequeñas cosas que salen mal. Creo que hay una evolución natural de las personas interesadas en su desarrollo personal, que hace más llevaderas estas cosas que salen mal, pequeñas y grandes. Con la perspectiva que dan las malas experiencias y domesticando las reacciones, se aprende a no dejar que lo pequeño arruine el día. Por su parte, tras las cosas grandes que salen mal, se valora sobrevivir de un modo que deja ganas de seguir con la vida.

Las cosas medianas son las más difíciles. A las cosas pequeñas se les quita la importancia y ya está. Frente a las grandes nos quitamos importancia  a nosotros mismos, de modo que las dejamos pasar en paz. Pero con las medianas hacer cualquiera de estas dos cosas entraña mayor dificultad: las medianas nos lían porque nos comprometen; nos implicamos con sus elementos, a los que nos cuesta soltar; como que cuesta creer, aceptar y asumir que "perdamos" con estas cosas. 

Silvia Parque

sábado, 15 de febrero de 2014

Fulminante

Hay muchos tipos de cansancio. Hay uno al que llamaría: "sueño fulminante". Cuando llega, no hay nada que hacer: hay que cerrar los ojos y buscar algo plano.

Silvia Parque

Qué maravilla -cuando se puede-

Es inevitable que a veces estemos tristes. A veces, aunque esto sí es evitable, estamos no solamente tristes sino en la lona. Hay que tener cuidado con la visión, expresada por ejemplo, en el famoso "No estás deprimido" de Facundo Cabral, en la que no hay cabida para la imposibilidad y la cortedad del triste. A mí me gusta el texto, y oírlo me reconfortó y me sirvió; estoy segura de que son palabras que en el momento apropiado pueden ser justo lo que alguien necesita. Pero: no hay obligación de la felicidad ni del bienestar.

Dice Cabral que la persona no está deprimida, que está distraída, y menciona las numerosas cosas valiosas por las que vale la pena levantarse y que hacen posible pasarla bien. Escuchar cada mención es un deleite; sin embargo: ¡vaya!, ¿cómo le va a poner atención el distraído? Supongamos que molesta la etiqueta "deprimido"; llamemos a la persona "distraída": no se puede fijar en el sol, en los niños, en las flores y en lo bien que huele la carne asada. Pues no puede. No puede y ya. Afortunadamente es una imposibilidad que no tiene que ser permanente, pero cuando no se puede no se puede. Me resulta chocante la insistencia de sacar a la gente de hoyos de tristeza, a fuerza de azuzarlos para que aprecien o valoren lo apreciable y valioso del mundo. La mayoría de las personas en un hoyo de tristeza, no niegan lo apreciable o valioso del mar, el amor o el amanecer, con lo que resulta obsceno desplegar frente a ellos un abanico de todo-lo-bueno, y hacerles aire con él, me parece que así sienten más la asfixia del hoyo.

Tenía pendiente hablar sobre lo anterior, y ya está escrito; sin embargo, la intención al empezar esta entrada era otra. Era mencionar, que qué maravilla poder estar en condiciones de ser feliz por todo lo bueno que pasa alrededor; que qué maravilla que el amor dé frutos que nutran e iluminen a kilómetros de distancia; que podamos sentirnos profundamente dichosos, unidos a través de los milagros cotidianos y los no tan cotidianos. Pensé que qué bueno es que sea así, y recordé mi interés en mencionar que cuando no puede ser así para alguien, tal vez sea una pena, pero está bien: ya pasará.

Silvia Parque

"Si dudan acerca de tener un bebé..."

El psicoterapeuta Rodrigo Córdoba ha estado publicando en su blog Psicoletra, entradas sobre la maternidad, la paternidad, la crianza y los bebés, evidentemente alrededor de la llegada de su propia hija. Me han enternecido algunos apuntes, me han interesado algunas transcripciones, y me han dejado pensando algunas ideas sobre las que no he terminado de tomar posición.

Hoy me conmovió esta frase, con la que concluye "Dulce castigo":
Si dudan acerca de tener un bebé miren para dentro, exploren cómo están, no hace falta ser superhombres o supermujeres. Hace falta querer y tener una inmensa capacidad de amor.

Silvia Parque

viernes, 14 de febrero de 2014

Ideas para películas palomeras de San Valentín

A ella la dejó el marido tres años antes, con un bebé. Ahora tiene treinta años, ha engordado, y tiene casi dos años sin sexo. Por fin, un buen tipo se muestra interesado. Salen un par de veces, la primera a tomar un café, la segunda con el niño, al parque. El día de San Valentín irán a cenar y se entiende que irán a la cama. Ha tenido que hacer circo, maroma y teatro para encargar al niño con alguien, y para convencerse de que no se le ha olvidado cómo se hace y se va a sentir bien. Pero amanece moqueando. Estornuda y moquea. Se va poniendo peor en el trabajo. En cuanto sale, pasa a la farmacia por antigripales. Llega a su casa, lleva al niño con la vecina, regresa a bañarse, y cuando abre los ojos, tiene la toalla en la mano, de madrugada; se ha quedado dormida en el pasillo.

Mujer de casi cincuenta. Hijos con planes adolescentes/juveniles para San Valentín. Un hijo más pequeño que hace trabajos manuales con corazones. Matrimonio de veinticinco años. Ya no les hace ilusión esa fecha o alguna otra, pero siempre se regalan algo; él llega al primer centro comercial del camino, y ella hace la compra en el supermercado. Pero ese año ella quiere algo diferente, así que prepara la sorpresa de un viaje express a alguna playa; se encarga de todo, compra los boletos, y va a dejárselos en la agenda, en el día 14. Encuentra una frase ambigua con letra que no parece de hombre. Piensa. Trata de seguir adelante con el plan, pero sigue pensando. El director puede darse gusto con las elucubraciones, y aquí se puede poner muy cómico o de plano trágico. Él sí la engaña. Ella, al menos, le deshace los planes de San Valentín con la otra.

Silvia Parque

Un ejemplo de cuando me muestro especialmente brillante con mi capacidad de hacer inferencias

Pedí que compartieran el chisme porque se estaba poniendo animado.

R dijo que su novia era acosada por un jefe pervertido; llegó al lugar de trabajo de ella con un ramito de flores, y encontró que el jefe le había llevado un enorme ramo diez veces más grande que el que llevaba él. N dijo algo, V dijo algo más, y R preguntó qué concluíamos. Volteraon a verme cuando abrí la boca, y rieron como si me hubiera propuesto hacerles reír, cuando concluí que el jefe quería con la novia. Parece que eso era la premisa inicial.

Silvia Parque

Revelación sobre la fecha

Escribí la fecha y me llamó la atención que empezara y terminara con "14". Pensé: "uno de esos días", es decir, de esos días únicos, como el 11-11-11. El 11-11-11 tiene más de especial porque, como el 12-12-12, es una composición gráfica que ya no podremos ver, a menos que inventemos un calendario con más meses. Luego pensé que, en realidad, cada una de las fechas es irrepetible. Jamás en la vida volverá a haber otro catorce de febrero del año dos mil catorce. Nunca. Supongo que todo el mundo lo sabe, pero para mí es una revelación.

Silvia Parque

jueves, 13 de febrero de 2014

El primer malabar

Antes de aprender a conducir, me preguntaba cómo era posible que el conductor estuviera pendiente al mismo tiempo del volante y los frenos, del ruido del motor y los ruidos de afuera, de los coches de atrás, de adelante, de los lados, de las señales de tránsito, de los peatones, y en su caso, hasta de la conversación con la persona de junto. Todavía me parece sorprendente si lo pienso. Evidentemente, una no conduce pensando en todo lo que tiene en la conciencia.

Cuando me parece que algunos aspectos del mundo adulto son apabullantes, pienso que es simplemente la impresión de antes del primer malabar.

Silvia Parque

Ténganme contenta

En donde presto servicios, nos reímos mucho. Podemos dar la impresión de no trabajar, de lo bien que la pasamos. Nos tenemos confianza, cariño y gusto. El espacio es agradable, amplio y cómodo. Además, tenemos un servicio de café increíble.

Aunque no debe ser, siempre almorzamos o picamos algo en el Departamento. Eso hace que estemos a gusto y en condiciones de dar lo mejor de nosotras. Creo que son "quebrantamientos de la ley, para bien".

Así las cosas, nos las arreglamos durante buen tiempo para oír música en línea, aunque la política no escrita es que no abramos más páginas de internet que las directamente necesarias para trabajar. Ahora, los censores informáticos nos lo impiden.

Creo que esta restricción, como otras, no es apropiada para personas que trabajamos pensando. Hay que tenernos contentas.

Silvia Parque

Un gran salto para un sapito

En la secundaria, el último día de clases del curso, escribíamos mensajes de despedida en la última hoja de algún cuaderno. Uno de los tres años, un compañero al que llamaban "sapo", escribió -en mi cuaderno y en otros-: "Un pequeño paso para el hombre, pero un gran salto para un sapito". 

No sabemos de qué tamaño es el paso que está dando alguien a quien no conocemos bien. A veces, vemos a alguien que sí conocemos hacer algo que sabemos que le representa esfuerzo y le requiere valentía, y sonreímos en apoyo y reconocimiento a lo que los demás no ven. 

A veces toca sonreírnos a nosotras mismas, porque pudimos hacer algo que para todo el mundo es usual; porque obtuvimos un "algo" inconcluso, torpe, sin gracia, pero que en nuestra historia personal resulta valioso.

Silvia Parque

miércoles, 12 de febrero de 2014

Echar a andar las cosas

Refirió Matt en "Las Tontás V: Mafalda de Quino", que el personaje de Mafalda fue creado para una campaña publicitaria que no se llevó a cabo. Cada anécdota como ésta me confirma que las cosas pasan por y para algo bueno. Por supuesto, todos los hechos en los que algo resultó mal sin que algo bueno derivara de ello, los considero interpretaciones que pueden ser diferentes, una serie de eventos inacabada, o algo fuera de mi comprensión del momento y que en un plano más amplio, digamos en la Historia del mundo, está bien así como resultó. Las personas racionales -por ejemplo, Inma, según he entendido-, ven que esto es "unir los puntos a modo"; para rebatirles, habría que negar que esta unión de puntos para formar sentido, parte de una cosmovisión a partir de pensamiento mágico, y yo no lo niego.

Más allá de que, por ejemplo, en este caso, a Mafalda le haya ido muy bien, estoy convencida de que echar los proyectos a andar, hace que pasen cosas buenas, aunque esos proyectos no concluyan como se planeó. Echar a andar las cosas mueve el mundo a favor.

Silvia Parque

Pintar las uñas como señal de hacer la vida

Me pinté las uñas con lo que considero es un rosa nada discreto.

Tres veces cubrí las uñas de esmalte, cada vez con la habilidad que podría suponérsele a una niña de primaria, pero cada vez más satisfecha de hacerlo, porque tenía un par de años -sí: años- posponiéndolo.

Hoy ya le falta rosa a la uña del dedo índice de la mano izquierda; pero eso es bueno porque las despintaré mañana y las volveré a pintar el fin de semana, de modo que la operación se repetirá y luego volverá repetirse, hasta que sin darme cuenta, me pinte las uñas tan regular como cualquier mujer.

Las frivolidades también son ocasión para sentir lo ampliamente satisfactorio de hacer lo que una se ha propuesto. Se siente que la vida está puesta para una. Se crea empuje para hacer más cosas, más importantes o de mayor trascendencia.

Silvia Parque

martes, 11 de febrero de 2014

Mr. Bean, el mezquino

Lo que te molesta de otra persona, es algo que hay en ti. No es tan simple, pero es. Si la molestia te "engancha", si lo que te molesta incluso no representa un perjuicio directo en tu contra, se trata de algo que está removiendo algo propio que rechazas. Así me molesta Mr. Bean. A pesar de que he sonreído -la verdad es que también he reído- con algunas escenas de su famoso programa, lo detesto.

Hoy he tenido uno de esos gags antes recurrentes: caída de objeto, golpe en la cabeza, recuperación de objeto, caída de otro objeto, etc., y pasado el raudal de torpeza, supe que no es la displicencia lo que me une al personaje, sino la mezquindad. Soy una persona con un comportamiento consciente contrario a lo mezquino; pero en el fondo, enterrado y tapado, hay un pozo de mezquindad. Aprecio que el señor Atkinson me permita no olvidarlo.

Silvia Parque

La hora de hacer cuentas, o "corte de caja"

Hace un par de años, al leer en las columnas de opinión o en las noticias, frases como: "en el décimo aniversario de...", "tras catorce años de..." " veinte años después...", empecé a tener la asombrosa sensación de que los eventos o asuntos referidos estaban relativamente frescos en mi memoria, como parte de un pasado muy accesible, bien registrado porque yo no era una niña pequeña cuando ocurrieron las cosas.

Hace no mucho, "dos décadas atrás" era algo lejanísimo, y lo que hubiera ocurrido entonces eran hechos de los que podía haber estudiado o de los que podía haber oído hablar, pero de los que en su momento yo no estuve consciente. Recuerdo que mi abuela planchaba cuando en la televisión, tiraban el muro de Berlín; recuerdo una imagen, pero era sobre todo, algo colorido en la televisión. En cambio, recuerdo perfectamente el momento de los primeros bombardeos sobre Afganistán en 2001 -mi abuela jugaba cartas, por cierto-; yo había seguido las transmisiones con pena, vi las luces en ese cielo que estaba siendo el terror de mucha gente, y elucubraba qué iba a pasar en el mundo. Ya no era algo en la televisión.

Un día se dice: "tantos años de X, pretendiendo Y, y lo que se ha obtenido es Z". Es importante, llegado a un punto, ver qué ha pasado con los propósitos y los actos. A nivel personal, esto puede ser la diferencia entre dejar que se vaya la vida, y dedicarnos a lo que nos da vida. Hace falta cierto valor. Un día vemos que hemos estado tratando de componer algo durante demasiado tiempo, haciendo planes durante demasiado tiempo, abonando a algo que no concluye, durante demasiado tiempo; incluso, puede pasar que hayamos pasdo mucho tiempo en algo bueno, y ni cuenta nos hayamos dado.

Silvia Parque

Intermitencia

Cuando tocó aprender sobre motivación desde el conductismo, aprendí que existe algo muy poderoso llamado "programa de reforzamiento de razón variable": es lo que hace una persona se vuelva loquita por otra persona que a veces quiere, a veces no, a veces sí, otra vez sí, luego más, y de pronto ya no. 

No es lo mismo, pero tengo una intermitencia con el acceso a internet que se ha puesto esclavizante. Había resuelto ir a un ciber a rentar una máquina, porque necesito estar en línea para lo que voy a hacer, pero entonces estoy conectada y con buena señal. Me quedo. Se queda la señal pero la máquina no se conecta. Pienso en si conviene irme o esperar. Me quedo. Creo que era mejor irme, y vuelvo a estar conectada...

Silvia Parque

domingo, 9 de febrero de 2014

Casos en los que algo, al final no sirve

Si abres la ventana de una habitación, incluso una gran ventana, pero no hay modo de que se genere una corriente de aire, a veces puede seguir sintiéndose que falta el aire.

Si tomas antibiótico contra una infección: con una toma que olvides, conservarás restos del bichito y es probable que en un descuido, ataquen de nuevo.

Si quieres a alguien pero no se lo dices, y además te alejas, no pasará algo bueno. Quizá hasta pase algo que no quieras.

Silvia Parque

Tipos de dolor

Dolores hay de muchos tipos; lo primero que se nota, es que el dolor se vive diferente, según lo favorable o desfavorable de la experiencia en la que se inserta. Por ejemplo, el dolor a causa de una enfermedad, asusta y molesta; el dolor que puede causar la auscultación del médico, incomoda físicamente y asusta un poco, pero no como el dolor de enfermedad; también está el dolor de parto, tan especial, o el más ordinario dolor que provoca una inyección: casos en los que, por no rechazar lo asociado al dolor, éste resulta menos aversivo.

Además, según yo, los dolores son en sí mismos, distintos. Creo que hay dolores que comparten el vecindario siendo aparentemente semejantes, pero en el fondo, muy diferentes:

  • El breve dolor que hay en ciertos momentos de un masaje relajante, y el sistemático dolor de algunos masajes reductivos.
  • El dolor por haber estado de pie o haber caminado mucho, que es peor si los zapatos eran inadecuados, y el dolor por hacer ejercicio, que a su vez difiere del dolor por haber bailado toda la noche, o del que dejan otras actividades físicas placenteras.

Silvia Parque

Estar a gusto y la complacencia

Cuando me siento plenamente a gusto, del a-gusto-contento en el que la sonrisa trae risa guardada, soy más complaciente, conmigo y con los demás.

Siempre he creído que las personas con mala actitud, que tuercen la cara cuando se les pide algo, que tienden a sospechar que se les quiere explotar o cosas por el estilo, la pasan mal: no están a gusto. Ahora concluyo que la relación entre las dos variables (estar a gusto y complacer), es de ida y vuelta. [Son comunes los errores en este sentido; que a mayor X mayor Y, no necesariamente supone que en todo el rango de medida, a menor X menor Y.]

Haríamos bien en promover los beneficios de estar a gusto. Sin embargo, esta condición -a gusto- queda poco visible junto al valor que se da al estar sano o estar contento. 

Lo anterior supone una diferencia entre el estado "a gusto" y el sentimiento de contento. Estar a gusto es un modo de estar bien teñido de contento, que se nutre del contento, pero no es el contento. El contento dura un rato que puede sostenerse hasta poco después de que acabe la fiesta o la vacación, el estar a gusto dura más; el contento puede esfumarse con rapidez, a menos que sea un contento lelo que es resistente porque no mira más que unos decímetros a la redonda; el estar a gusto, en cambio, provee de recursos para procesar los estímulos aversivos de modo que no calen profundo, que no hagan daño.

Silvia Parque

sábado, 8 de febrero de 2014

En Querétaro siempre hay buena cartelera

En la ciudad de Querétaro siempre hay buena cartelera. Siempre hay teatro, exposiciones, conciertos; de todo. Sería bueno que las personas tuvieran mayor conciencia de que no todo es arte; hay tantos artistas en la ciudad que es estadísticamente imposible validar su autodefinición. Pero es genial estar rodeada de tanto que ver y hacer.

Silvia Parque

¿Será posible?

¿Por qué hay que conectar los aparatos al tomacorriente? Con tanta tecnología y tantas ondas en el ambiente, ¿no será posible hacer algo para que la electricidad les llegue a los aparatos como con bluetooth?

¿Y por qué los coches siguen haciendo ruido? Sé que los nuevos hacen mucho menos ruidos que los viejos, y entre más viejos, más ruidosos; pero, ya que seguirán existiendo coches viejos, ¿no podrían hacer silenciadores de coches?

Silvia Parque

Actualización

Es común que las mamás o los papás no se den cuenta de que sus críos han crecido, hasta que de pronto, por ejemplo, la pequeña se va de viaje de negocios a Tailandia, y se lleva al novio.

A veces no vemos eso con lo que más estamos en contacto todos los días, y con lo que más estamos en contacto todos los días es con nuestra persona.

Al menos, con las características físicas, la evidencia provoca llamados continuos de la realidad, y acabamos por aceptar que ahora tenemos más de esto o menos de lo otro. Pero con las características no físicas, es diferente. Tardamos en registrar que han ocurrido cambios. La "actualización" en la conciencia de nuestra forma de ser, depende en parte de lo que otros dicen de nuestra persona.

Silvia Parque

viernes, 7 de febrero de 2014

Que han costado algo

Mis lentes se han perdido por primera vez. Estaban en una esquina de la cama, de donde no se movieron, afortunadamente. Los cuido mucho, como nunca había cuidado un par de lentes, y pensando en por qué lo hago, he resuelto que no es porque sea mucho más cuidadosa que antes -sí soy más cuidadosa, pero no mucho más-, tampoco es porque me gusten mucho -sí me gustan mucho-, sino más bien, porque costaron "algo". Yo no desembolsé, sino la empresa para la que presto servicios; pero aún así, saber que son relativamente costosos -mucho más que los anteriores- me hace cuidarlos. Esa actitud no me agrada, siempre he sabido que las cosas valen no por lo que cuestan, sino por otras razones. Yo aprecio una prenda de vestir, un alimento, cualquier cosa, por sus características y por la forma en que me relaciono con el objeto, no por lo que pago -o alguien más paga-.

Silvia Parque

miércoles, 5 de febrero de 2014

No es lo mismo esto que aquello

Me molesta que las personas sean imprecisas al hablar. Es problema mío; la gente tiene tantos recursos para comunicarse, que parece que se entiende casi como sea. He pensado que lo consiguen porque lo que entienden casi siempre son "generalidades"; pocos ponen suficiente atención para captar por completo lo que está diciendo la persona a la que escuchan. Al final, tal vez los más precisos seamos, proporcionalmente menos entendidos, porque aunque estemos tratando de transmitir las especificidades de, por ejemplo, "cartel", frente a "letrero", el receptor del mensaje lo que recibe es un significado en el que caben elementos de los significados de la expresión uno, la dos, y las que haya. 
 
No vamos a tener el mismo cuidado en una conversación que al escribir una carta, pero un poquito de cuidado estaría bien; además hay quienes no tienen el mínimo cuidado, ya no digamos en una conversación, sino en medio de una reunión de trabajo o al dar un discurso público. Está bien si a alguien no se le da hablar de la manera más correcta, o si no le importa eso; otras facultades e intereses tendrá. Pero creo que sería bueno que todas las personas con educación media, tuvieran conciencia de que las palabras no son de intercambio indiscriminado, de que cada palabra tiene significados y usos que forman un sentido u otro; que una preposición hace que la frase diga una cosa, y otra hace que diga otra cosa. 

Silvia Parque

martes, 4 de febrero de 2014

Alguna gente se amarga, otra se achicopla

Alguna gente la pasa mal, se amarga, se achicopala, vive con un dejo de molestia por el papel que juega en el mundo, se asume condenada a una posición que no le gusta, y sea que lo exprese verbalmente o no, reniega, a veces con la expresión de su rostro. En donde más me ha tocado encontrar personas que parecen en esta situación, es desempeñando trabajos mal pagados. Pero supongo que pueden estar en cualquier lado. Ayer, había dos en una acera. Pasó un ciego con su bastón, y las pisó. Se quejaron groseramente. Sus caras se vieron descompuestas por la molestia.

El hombre no estaba jugando a "los pisotones"; debió ser incómodo o tal vez hasta doloroso que las pisara, pero seguro no sufrieron una tortura. Entiendo que la ceguera de alguien no obliga a todos los demás a hacerse a un lado. No creo que sea bueno tratar a alguien con discapacidad o incapacidad, como un ser frágil al que no se le puede reclamar lo que sea reclamable. Pero tanta gesticulación porque un ciego no te vio, me parece que habla mal de la persona.

Silvia Parque

lunes, 3 de febrero de 2014

La imagen de Nuestra Señora del Pueblito

El Santuario de Nuestra Señora del Pueblito guarda una escultura de madera, que como imagen de la virgen, ha sido venerada durante más de tres siglos. Es una cosa bellísima. Los cuidadosos acabados del rostro, que figuran la piel, despiertan emoción. Yo que no soy católica hace media vida, me santigüé.

Silvia Parque

La Pirámide como muestra de lo que somos

Conocí la pirámide Del Cerrito (o Del Pueblito), en el municipio de Corregidora, que es área conurbada de la ciudad de Querétaro. Impresiona. El recorrido por el sitio arqueológico dura más o menos una hora, y da elementos para ir a buscar al menos otros dos sitios de interés histórico a la redonda: el Santuario de la Virgen del Pueblito y la ex Hacienda El Cerrito.

Según la guía de turistas y los carteles informativos, la zona tiene la misma relevancia histórica que Chichén Itzá. No obstante, fue hasta 1995 que se expropiaron los terrenos para rescatar la pirámide, y se dejó de trabajar en el rescate desde el año 2006, por falta de recursos. Como muestra este último dato, el lugar ilustra bien lo que somos; nótese:

Momento uno.- Cuando los chichimecas llegaron, trataron de borrar los elementos presentes de la cultura material tolteca, aunque estos elementos fueran acabados escultóricos de los que hubieran podido disfrutar. No es que no entienda lo importante de la "apropiación", y lo necesario que puede ser destruir para conseguir "apropiarse". Nada más anoto.

Momento dos.- Se sabe que para evangelizar a los indios, se construyeron templos católicos en donde había templos prehispánicos; con esta idea, se llevó al área de la Pirámide, la imagen de la virgen ahora conocida como Del Pueblito (imagen que después pasó al Santuario ya mencionado). Esto no llama la atención. Es referente para lo siguiente, que da pena ajena: al final del siglo XIX, con el derecho que asiste a quien tiene poder, el propietario de los terrenos construyó una casa encima de la pirámide, a sabiendas de dónde estaba construyendo.

Momento tres.- Papás incapaces de notar que su hija no sabe leer una línea del tiempo, porque tampoco ellos la entienden. Una guía de turistas aplicada, pero que usa mal las preposiciones, como suele suceder cuando un discurso se memoriza. Adultos preguntando y volviendo a preguntar "¿se puede subir?"

AQUÍ la visita de alguien más.

Silvia Parque

Leer de corrido El eterno viajero del Mar de Historias

Dice Jesús Robles Maloof (@roblesmaloof) que es "imposible leer de corrido este hermoso texto". Pero yo leí lo más rápido que pude; rápido sintiendo a la muerte detrás y decidida a no detenerme para no darle oportunidad de aparecer. Lloré desde el segundo párrafo; pero apenas me retrasé un segundo para releer una línea cuando me quité los lentes.

Silvia Parque

domingo, 2 de febrero de 2014

Mensaje a los sufrientes

Estimada persona que se siente muy mal: no entre en pánico; lo más probable es que se le pase. Ocúpese de que se le pase. Si no puede hacer nada para que se le pase, no haga nada; pero "nada": no pase lista por todos los motivos que le hacen sentir mal, no haga inventario por todos los aspectos de su malestar. Hiberne, si es necesario; pero en cuanto pueda, muévase un poco, haga lo que haría si no se sintiera tan mal. Si lo hace, se le irá pasando o encontrará quién o qué podría ayudar a que se le pase.

Silvia Parque

Treinta centímetros

Hoy comí un SUBWAY de treinta centímetros por primera vez. Creo que para mi tamaño, uno de quince centímetros es suficiente, pero siempre quise comer uno completo; cabe recordar que el de quince se hace con la mitad de un pan. Como tiene mucha verdura, y en realidad no me sentí pesada ni en el centímetro veinte, ni en el veinticinco, ni en la mordida final, creo que no es un "exceso malo"; es como una fiesta.

Silvia Parque

Las tortugas y el cuarzo

A mis tortugas orejas rojas les gusta escalar. Tienen enormes garras, no afiladas, sí cóncavas. Desde que eran bebitas, escalaban; de hecho, en ese entonces escalaban más, incluso un muro completamente vertical: y llegaban lejos hacia arriba.

Con ellas subiendo y bajando de sus piedras, que esperaban turno para ser lavadas fuera del acuario, me di cuenta de que nunca han intentado subir a un enorme cuarzo que está en una esquina de la habitación. Y eso que les gustan las esquinas. Parece que sienten que el cuarzo no es "piedra".

Los animales tienen una percepción muy completa de su entorno, de lo que "es" y de lo que "no es"... a los humanos se nos desconectan algunos sensores-para-el-entorno, pero estoy segura de que somos afectados por el material del que están construidas nuestras paredes, por el tipo de vidrio del que se hacen nuestras ventanas, y por supuesto, por lo que nos rodea: montaña, valle, río... cables de luz, antenas de televisión.

Silvia Parque

sábado, 1 de febrero de 2014

Muy alto

Es común que las personas no nos demos cuenta del volumen en el que oímos los programas de televisión. 

En algunos restaurantes, el volumen en el que ponen la televisión no deja tener una comida en paz. No me extraña de los bares para jóvenes, es una de las razones por las que no los frecuento; pero en los restaurantes siempre me pregunto si seré la única que preferiría menos ruido.

Silvia Parque

La dimensión desconocida en el espejo

Un día, el o la bebé se mira en el espejo y se reconoce. Es un momento importante.

Hoy desperté con gran esfuerzo de lo que iba a ser una breve siesta. Caí como fulminada por un rayo de cansancio sideral, y soñé que tenía muchísimo sueño; algo aplastante. Pero logré despertar e incorporarme.

Fui a lavarme las manos después de tocar tortugas y al verme en el espejo del lavabo, me parecí totalmente diferente. Vi una cara mucho más delgada, larga, con otra estructura ósea. No me reconocí.

Un par de horas después me vi en otro espejo y tenía la misma cara de siempre. Tal vez el espejo del baño estaba descompuesto.

Silvia Parque

Almorzando conmigo

Muchas veces almuerzo (desayuno, como o ceno) sola, pero hoy almorcé conmigo.

Fui a un lugar por el que he pasado durante años, al que siempre quise llegar. Pedí algo sabroso, me fijé en las características que hacen especial al restaurante; pero la mayor parte del tiempo pensé en "lo que sigue". Nada profundo ni dramático; una cosa importante, concreta, que requería definición.

Esas cosas de "hacer la vida" se piensan mejor fuera del espacio cotidiano, no rodeada de los muebles y las ventanas de la habitación en la que se duerme.

Es bueno -a veces aunque no sea bueno, es necesario- hablar con las amigas, leer sobre temas relacionados, consultar especialistas. Pero luego hace falta un momento con una misma, no para darle vueltas a qué se quiere, qué se puede; a las vueltas, al menos yo, no necesito hacerles espacio: se autoprovocan. Hace falta un momento con una misma para decir "esto va a ser", "va a ser así". No para "decidir", que implica considerar opciones, dar esas vueltas -de las que hablo- a las ideas, dejar que se concentre el sentimiento para que tire hacia un lado o hacia otro. Es un momento no para decidir sino para dejar que la decisión sea.

Silvia Parque