domingo, 31 de marzo de 2013

Margarita perfecta

Según entendí, hay tres diferencias entre la margarita perfecta y la otra margarita de la carta: el nombre del tequila, que a la perfecta la traen a la mesa en un artefacto-vaso con una cubierta que hace que el líquido llegue sin hielos a la copa, y el agitador. La tapa-cubierta del artefacto-vaso cayó en mi copa, y no supe qué hacer con el agitador luego de contemplarlo. "Bueno", dijo él, "yo generalmente lo dejo donde está, hasta el final".

Silvia Parque

Para tener más energía

Antes de pagar dinero por energéticos, es buena idea comer un poco más de frutas y verduras, tomar más agua, y dormir las horas que manda el cuerpo. Igual no tiene que ser "antes": a lo mejor es mejor si los hábitos saludables se combinan con una ayudadita química o natural. Lo digo sin autoridad en el tema. Se me ocurre...

Silvia Parque

Hasta el momento no se reportan consecuencias desfavorables

Si es yodo el yodo del antiséptico para heridas de la piel, y es yodo el yodo del antiséptico para boca y garganta, habrá de ser lo mismo usar una cosa para la otra. Según las descripciones de ambos productos en internet, la diferencia es de dos gramos más de yodo en el antiséptico para la piel. Hasta el momento, no se reportan catástrofes en mis anginas.

Hace años, por una vía de pensamiento similar -que no la misma-, llegué a la conclusión que si las cápsulas de vinagre de manzana hacían maravillas, daba igual tomarme el vinagre de manzana, mucho más barato. Pero no, no daba igual y no hizo maravillas. Lo del yodo, claro, es diferente.

Silvia Parque

sábado, 30 de marzo de 2013

Las ventajas de recordar y repensensarnos

"Aceptamos el amor que creemos merecer". 

Las ventajas de ser invisible o Las ventajas de ser un marginado, tiene el plus de que remueve la galería de lo que pasaba en nuestros corazones a los dieciséis años, y provoca repensar cuáles son nuestras posibilidades. Trae el recuerdo de esa sensación de "somos infinitos", que supongo que vivimos en la adolescencia o la primera juventud, todos los que tuvimos suerte.

AQUÍ la crítica de Cinéfilo Club.

Silvia Parque

Aprender lo que no es muy importante

Poquitas cosas tan gratificantes como aprender las cosas simples y comunes; provoca una pequeña alegría bullente. Si se trata de algo que cambia el modo en que has hecho las cosas por mucho tiempo, suele ser emocionante, como la sorpresa infantil ante los trucos de nemotecnia.

Silvia Parque

Debo interrumpir

Las interrupciones son imprescindibles. Los ojos se cansan. La cabeza se cansa. El ánimo se cansa. Hay que ver para otro lado, hay que alegrar el rato; hay que hacer ruido si hay silencio o viceversa. Hay que salir a sentir el aire aunque no haya necesidad de salir para otra cosa. Entonces la tarea larga y monótona vuelve a tener su chiste y vuelve a ser agradable. 

A menudo trato de evitar las interrupciones por una cuestión culposa: si empecé tarde o me entretuve más de la cuenta, por ejemplo, en la comida, me propongo compensar el tiempo esclavizándome. Pero no es funcional.  Y toca recordarme que me toca estar de mi parte.

Silvia Parque

viernes, 29 de marzo de 2013

Excel y yo podemos entendernos

Excel no podía entender que yo necesitaba que iluminara las celdas con "esos" datos, porque son datos expresados en porcentaje, y yo no usé el signo "%" en mi instrucción. Vale: uso el signo "%". Arreglado.

Ojalá así fuera con todos los malos entendidos.

Silvia Parque

Semana Santa en el Barrio de La Santa Cruz

Rezan el rosario afuera de mi casa; se va acercando el sonido y la calle va a llenarse de gente. Entonces voy a cerrar  la ventana. [Una casa en el centro de la ciudad tiene algo de atracción turística, que da una especie de permiso social a la gente para asomarse con indiscreción y dejar basura en la cornisa].

Oigo la lectura de un Misterio. En eso es fácil no poner atención y concentrarme en lo que estoy haciendo. Pero luego cantan, y las letras siempre me ponen a pensar, y muchas veces me emocionan. Ahora el Padre Nuestro... a ese no me puedo sustraer... Hora de cerrar la ventana.

Silvia Parque

Para el viacrucis

Ayer mi vecina aprovechó que había luz y ruido en mi casa a la una de la mañana, para pedir por favor a mi esposo, que le ayudara a colgar adornos en la ventana. Así se prepara la calle para el viacrucis de hoy.

Recordando la hora de las anteriores peticiones de ayuda -anuales-, empiezo a pensar que no se trata de que ella deje las cosas para el último momento: tal vez es parte de la tradición: barrer las banquetas y adornar, bien entrada la noche.

Silvia Parque

jueves, 28 de marzo de 2013

Quiero mi viejo Hotmail

No me gusta Gmail y por lo tanto, no me gusta lo que le ha pasado a mi cuenta de correo de Hotmail. Como no he tenido tiempo de acostumbrarme a Outlook, no puedo quejarme; pero sí he tenido tiempo de probar Gmail y denuncio que su agrupación de correos en conversaciones no me es funcional, y que cuando busco los correos con determinado asunto o en relación con fulana persona, el correo no los encuentra todos.

Silvia Parque

No es evidente

Si hubiera que calificar mi fleco recién cortado, le pondría un 7.5, en una escala del 1 al 10. Afortunadamente, el largo se acerca bastante a lo que pedí. Me centro en otra cosa, que me ha pasado con variantes muchas veces:

1) Señalo que quedó más largo de un lado que del otro. 
2) Me dice que cortó derecho estando el cabello mojado, que se ve chueco ahora que ya se secó. 

¿No es evidente que, si lo normal es andar con el cabello seco por la vida, es necesario que se haga lo que se tenga que hacer, para causar un efecto sobre el cabello seco, es decir: sobre lo que se va a ver?

No: como casi todo: no es evidente.

Silvia Parque

Empieza la mudanza

Escribí "Sobre la sombra de la duda o qué hacer con un canario escondido en un saco", en el año 2011, en una nota de Facebook. Luego lo pasé al blog que acabo de sacar de circulación. Fuera de este caso y el de otro texto, las entradas del blog recién jubilado no están hechas "para comunicar" sino "para expresar", de modo que a la mayoría hay que darles una manita de gato para compartirlas. Así las cosas, me pareció oportuno empezar la mudanza de entradas de un blog a otro, con la de este texto al que no era necesario hacerle nada... de todas formas le he extendido el título y he agregado alguna palabra. Les invito a leerlo :)

En el espacio de los gadgets, en lo que creo que es la derecha de la pantalla, iré anunciando lo que haya de nuevo en De palabras y cosas así.

Silvia Parque

miércoles, 27 de marzo de 2013

Señales de vacaciones

Pasé el lunes entero y un rato de la mañana del martes, trabajando. Hoy toca otro día de trabajo intenso y de muchas horas. Son vacaciones porque lo hago en la comodidad de mi casa, viendo el sol -espléndido- iluminar mi patio; pero además, porque le he puesto crema batida a una tartita caliente, y eso desayuné.

Silvia Parque

Funciones de un blog

Además de este blog, tengo el que fuera hasta ayer mi blog-fan, que ahora está recién renovado [ACÁ], y otro más: un blog que podría ser blog-catarsis o -terapeutico, en el que expresé impresiones, necesidades y sentimientos en situaciones críticas. Fue un espacio de grito desesperado... con suspiros de alivio pero sobre todo, de grito desesperado. Ayer lo saqué de circulación porque terminó su ciclo. Pero fue bueno que fuera.

Pasados por un filtro, algunos de los gritos pueden ser textos interesantes.

Silvia Parque

Renovación de blog

Me estrené en Blogger en el año 2011*, con un espacio para complacerme en el gusto de hablar de mi escritor favorito: de su trabajo y de su persona -porque es también mi persona favorita-.

El blog se llamó "Luis Kimball", como impúdica declaración de "soy tu fan y me encantas". Sigo siendo su fan y me encanta -el trabajo y la persona-, pero el blog terminó ese ciclo, y se renueva. Ahora se llama "De palabras y cosas así", porque de eso se trata.

Silvia Parque


*En realidad era 2010, pero solamente publiqué una entrada ese año.

martes, 26 de marzo de 2013

Muy buenos o muy malos

A menudo veo películas cristianas, y me dejan un buen sabor de boca. Promueven valores que no comparto,  pero también ilustran otros que comparto, me hacen bonito el rato y nutren mi fe. No tengo problema con dejar donde está el mensaje que no tomo para mí. Pero hoy he recordado porque hay gente que no soporta esta clase de películas: me topé con una de esas en las que el mensaje es, que si un joven es cristiano es un buen chico, y si no lo es, es un delincuente; si una familia es cristiana es feliz y armónica, y si no lo es, hasta sucia estará la cocina.

Silvia Parque 

Esperar la respuesta

Dando clases aprendí que después de preguntar hay que esperar la respuesta. Con algunos grupos, con algunos alumnos, hubo que esperar un poco más de lo que yo hubiera creído; en todos los casos, no fue que ellos se demoraran, sino que yo había calculado mal el tiempo de respuesta. Aplica también fuera del ámbito docente.

Apresurar la respuesta del otro incomoda -molesta o intimida según el caso-, y no deja pensar, al menos no con claridad.

Silvia Parque

lunes, 25 de marzo de 2013

Querido Tommy


Me centro en dos cosas: Primero, en el reconocimiento que hace el enamorado, de que no tiene lo necesario para que sus palabras conmuevan y persuadan a su pretendida. El experto en palabras responde, poco más, que eso es lo de menos. Pero a veces es cierto: a veces nuestros modos adolecen tanto, que mejor sería que alguien nos prestara los suyos. Y puede que no sea cuestión de nuestros modos, puede que el destinatario del mensaje hable otro idioma sentimental... o epistemológico.

Luego está el error de enfoque. El enamorado no sabe si, para conmover y persuadir, bastará con decir a su pretendida que la ama; el experto sugiere que sí. Pero a veces, tanto dar vueltas y buscar recursos, se debe a que creemos que el destinatario no ha escuchado, no ha entendido, no ha comprendido, no ha alcanzado a percibir, cuando simplemente, el destinatario rechaza. A veces tenemos miedo de que el destinatario no escuche, no entienda, no comprenda, no alcance a percibir, porque en el fondo ya hemos sentido el "no" antes de preguntar.

Silvia Parque

Significado y sentido a las cosas y los hechos

Dar significado y sentido a las cosas y los hechos, es parte de lo que nos caracteriza como seres humanos.

Dar significados complicados y sentidos oscuros a las cosas y los hechos, es parte de lo que impide pasarla bien.

Puede ser una ingenuidad, pero a veces conviene pensar poco y partir del prejuicio de que las cosas y los hechos son para bien y de buena voluntad.

Silvia Parque

El viejo intercambio de amor por sexo

El trueque funciona en el mercado de frutas y verduras. También puede resultar conveniente intercambiar un coche por la herramienta de un taller, o por un tiempo compartido en la playa. Intercambiar productos y servicios puede ser más complejo, pero puede ser... En cambio, el viejo intercambio de sexo por amor, es un fiasco; lo más parecido a que resulte, resulta patético. El amor no se intercambia, ni siquiera por amor. El amor se da, y si no coincide que ambas partes den amor, si ocurre que lo que hay es un intercambio, así sea de amor por cariño, de amor por dedicación, de amor por sacrificio, entonces no hay dos personas amándose.

Silvia Parque

domingo, 24 de marzo de 2013

Posibilidades alrededor de la tristeza

Se puede estar muy triste y estar bien. El truco es no jalonear ni disfrazar el dolor, así no se convierte en sufrimiento. Se puede estar, también, en falta, con necesidad, y no estar triste... incluso sentir momentitos de alegría.

Silvia Parque

Lo que va primero

En una de las películas del perro Beethoven, el papá y la mamá dicen:

     Él: Mi sueño se está desmoronando ¿y tú te preocupas por un perro?
     Ella: Tu familia se está desmoronando ¿y tú te preocupas por un sueño?

Hacer una lista de prioridades nada más es fácil en las cuestiones de oficina.

Silvia Parque

Lo que pesa

Una vez tuve oportunidad de cargar el chaleco de un policía; mucho antes sostuve una parte del traje de un bombero, y sorprende lo pesados que son. A mí hasta la bisutería me pesa. Así hay identidades que pesan, y por supuesto, pesan las culpas y las preocupaciones; a veces, las responsabilidades y las tareas, sobre todo cuando se acumulan. Pero también pueden resultar pesadas las cosas buenas. 

Solemos pensar que lo bueno siempre es bien recibido, pero no. Si alguien me ofrece un delicioso pastel de mi gusto, pero estoy satisfecha o no tengo ganas de dulce, puede que me pese el ofrecimiento; si decido comer aunque sea un poco de pastel que no quiero, puede que me pese cada mordida. De hecho, los favores y los regalos le pesan a las personas que sienten que recibirlos, les endeuda.

Silvia Parque

sábado, 23 de marzo de 2013

El peor café del mundo

El jarabe sabor miel no es menos dulce que el azúcar. Si va a preparar un café con miel en lugar de azúcar, no suponga que es necesario usar una relación de 1 a 3 entre la miel y la leche; no solamente no es necesario: es mala idea.

Y si sospecha alguna cosa extraña de su leche, no la use.

Silvia Parque

Trece horas

Nuestra jornada laboral de más de trece horas quedó inmortalizada en fotos. Porque la pasamos bien.

Trabajar a gusto es una maravilla. Como para que más de trece horas de trabajo puedan disfrutarse.

Silvia Parque

Quemando las naves

En una entrevista a Tarantino, le preguntan a qué se habría dedicado si no se hubiera dedicado al cine. En sus propios términos, responde que no tenía "Plan B". Creo que así funciona con lo que vale la pena, y tiene que ver con "quemar las naves". Tener un plan "por si no funciona" provoca que no le dediques tu alma entera a hacer que funcione. Algunas -muy pocas- cosas merecen poner en ellas el alma entera.

Silvia Parque

viernes, 22 de marzo de 2013

Cosa azul

Estaba preguntándome cómo puede oler mal el envase de leche, y la leche oler bien, cuando empecé a preguntarme cómo hago la diferencia entre el olor del envase y el olor del líquido. Mientras me respondía, distinguí un  brillante color azul entre los grumos del polvo de mi batido de fresa. Dejé el vaso. Escribí estas líneas. Me dispuse a olfatear la cosa azul, y ya no estaba, había desaparecido.

Silvia Parque

Quemar las naves

El tema de la semana es "quemar las naves".

Tengo la hipótesis de que el matrimonio, como unión, no se consuma de inmediato. Creo que el primer año hay unos momentos decisivos de caer en la cuenta de que ya una tiene su propia familia, aparte de la familia de origen. Pero creo que la consumación puede llegar mucho después, hasta el momento en que haga falta abordar un problema sin contemplar más opciones de abordaje que las posibles en el matrimonio, con los recursos del matrimonio. Entonces, si las dos partes queman las naves, la cosa está hecha.

Silvia Parque

jueves, 21 de marzo de 2013

Sonreír

Hoy no empezó bien, un poco porque ayer no terminó bien, un mucho porque no supe cambiar de dirección a la actitud. La vida no se detiene a esperar mientras aprendemos cómo ser mejores personas: nos pone delante las situaciones y hacemos lo que podemos con los recursos que tenemos. A veces no hacemos bien, incluyendo todo lo que le quepa a la frase ambigua de no hacer bien.

Bueno... en realidad Dios hizo un trabajo estupendo con el cielo, el aire, y todo en su lugar: el día empezó bien pero yo no, y me puse triste hasta lo más triste... Un cariñito en la espalda y un par de conversaciones me mantuvieron en pie. Atravesé la jornada de trabajo, llegué a la casa y encontré ESTO.

El mundo se puede caer, pero ahí están los gustitos que nos dan sonrisas, y una sonrisa es un aviso de que la vida está fluyendo, de que así como no espera a que estemos listos, nos abraza sin importar nuestras incompetencias. Nada más hay que permitir el abrazo.

- Antes del punto final: ¡chulada de cuñado que tengo! [Sí: Guillermo es mi cuñado.]

Silvia Parque

miércoles, 20 de marzo de 2013

Cuchicali

Tuve una amiga imaginaria, cuyo nombre da nombre a esta entrada. Luego apareció la familia imaginaria de la amiga imaginaria (madre y tía, que eran hermanas gemelas entre sí -las dos se llamaban "Cuchicala"-).

La familia duró poco.

Silvia Parque

Para cada día

Para cada día algo significativo, y algo que dé gusto.

En mi caso, lo significativo comúnmente es algo que le abona a alguno de los proyectos en curso, o un momento especial conmigo o con alguien más. Lo de darme gusto es un asunto lúdico; no cuentan las cosas de trabajo, aunque me gusten mucho.

Silvia Parque

De conjugaciones e incendios


Se me da fácil querer; me han querido de mil modos y tanto cariño hace de recurso multicolor para muchas cosas. Amé con el alma, y conmigo si ha sido fue al tope y es para siempre.

Entonces, luego, ahora, a partir de la falta y de cuerpo entero, enlazo mi vida a la de un otro que apareció disfrazado de lo que deseaba -quién sabe cuál-.

Quemo las naves.

Silvia Parque

martes, 19 de marzo de 2013

No es lo mismo desde adentro que desde afuera

El espectador del caos ve las películas del desorden, canta las canciones del exceso, pero se conserva hasta limpio. Si tiene pretensiones creativas, tratará como "temas" a los hoyos negros en los que otros se arrastran.

Como motivos, los hoyos negros son tan buenos motivos como todo lo que les quepa dentro: roturas, sacudidas, marañas.

Silvia Parque

Muchas hojas de papel

¿Sabía, estimado lector, que existen dedales para cuando hay que manipular muchas hojas de papel? Son de plástico: ahorran el trabajo de ensalivar el dedo índice, con lo cual, además, limitan la proliferación de bichos diversos. Protegen, al menos a la punta de los dedos, de las famosas cortaditas con papel, que bien podrían tenerse en cuenta como riesgo laboral.

Silvia Parque

lunes, 18 de marzo de 2013

Soundtrack

Creo que resulta ilustrativo que el soundtrack de mi vida iniciara con La niña está triste. En realidad, mi mamá me habrá cantado alguna vez el estribillo, pero bastó para crear esa impresión-recuerdo. Luego vinieron las canciones en plan romántico, que son otra historia (en ESTA coincidieron tres remitentes distintos).

Ahora elijo yo:

New Soul para el diario.
Más de cien mentiras para cuando se ofrece.
No es lo mismo como cuasi-declaración de principios.

Silvia Parque

Listos o no, y más bien sin estar listos

No son válidos los contratos que firman los niños o las personas que padecen de sus facultades mentales, ni los contratos en los que se renuncia a derechos irrenunciables. Pero como la vida no se legisla, una se carga una identidad como a los cinco años, asume una vocación antes de los veinte, y se mete en la vida en pareja intoxicada de enamoramiento. Y con los otros y con nosotros  mismos, generamos compromisos que no convienen ni son viables, pero que usamos para sostener nuestras fantasías de libertad, felicidad y madurez.

Silvia Parque

Mero suponer

Supongamos que una mañana, la princesa amanece fastidiada de jugar a la revolución comunista, ve que no hay azúcar para el café, y tampoco está dispuesta a más te huyo y me comes en el bosque con El Lobo.

Va por su empolvado vestido de princesa, lo mira, y decide otra vez que no vuelve a meterse en eso.

Se sienta. Se pone de pie y camina al espejo de bruja. Todavía no lanza una pregunta cuando escucha la voz de yo-todo-lo-sé:

"Ni eres ni fuiste la más bonita". 

Silvia Parque

domingo, 17 de marzo de 2013

Vergonzante entrada con cinismo, machismo y estereotipos

No importarían las advertencias del horóscopo chino, la astrología occidental y la numerología, si no supieran con sobrada confirmación, que no son compatibles.

Pero "cuando la mula dice 'no paso', y la mujer 'me caso', la mula no pasa y la mujer se casa". Y ya se sabe que un hombre, en cosas de acomodarse a vivir, no se mueve si no lo empujan... o bien, se mueve a donde le empujan.

Silvia Parque

Pequeña araña peligrosa

Hace mucho tiempo sé que pocas arañas son realmente peligrosas para los seres humanos, y que las peligrosas no son las arañas grandes y peludas. Sin embargo, cuando veo una araña, la impresión que experimento sigue siendo la que surge del prejuicio.

También pasan cosas así con las personas.

Silvia Parque

Ningún problema

"Limitar a Dios con las ideas de uno..." @jxoegxamero

En el trabajo, preocuparme por lo que le toca resolver a mi jefa, es una soberana pérdida de tiempo: lo aprendí la segunda vez que, después de dar mil vueltas a una gran cosa en mi cabeza, recibí una solución inmediata y efectiva en cuanto le dije cuál era "el problema". Mi gran cosa era una cosita para ella. Creo que no es tanto cuestión de jerarquía sino de ámbitos: también ella dejó de gastar energía cuando pudo delegarme asuntos que no son su fuerte.

Los creyentes tenemos la suerte de poder hacer eso con Dios. Pasarle el problema.

Silvia Parque

sábado, 16 de marzo de 2013

Niveles de sueño

Sueño de cerrar los ojos.

Sueño de cabecear.

Sueño de que los ojos se cierren solos.

Sueño de que la cabeza caiga hacia adelante como si le hubieran dado un manazo.

Silvia Parque

Fax

Revisábamos reglamentos, y reímos de la indicación de convocar a junta a través de tal, tal, o fax.

Al día siguiente encontré un fax en uso, en una oficina. No entiendo por qué o para qué es útil un fax en tiempos de internet. El telegrama lo entiendo porque supongo que llega a donde no llega la señal de internet. Pero en la oficina en donde estaba el fax, hay internet.

Silvia Parque

Celebrando el lado malo

Frecuentemente me pongo nerviosa; hasta hace poco tenía miedo de muchas cosas normales para los demás, y todavía no controlo mi estrés. Puedo ser machacona, tremendamente egocéntrica, objetiva hasta lo insensible e incapaz de entender el lenguaje común. Tengo dotes de capataz, y sin embargo, no soy disciplinada, ¡ni siquiera he sido limpia! Pero mi voz no te la vendo.

Silvia Parque

viernes, 15 de marzo de 2013

Veamos si este es el fondo del pozo

Hay tres cosas cuya simultaneidad parece que tendrá el poder de moverme a hacer ejercicio. La única publicable, es que la expresión "mis pantalones ya no cierran", que usualmente significa "es necesario meter la barriga para cerrar mis pantalones, que están quedando entallados", empieza a significar literalmente "mis pantalones ya no cierran".

Silvia Parque

No la conozco pero me cae bien

¿Qué puede saber un espectador de la persona que está detrás de un personaje? Al menos una espectadora como yo, sabe poco. Pero entre las impresiones y el prejuicio también se mueven indicadores de rasgos de personalidad, de actitudes, etc., con las que puede una congeniar. Entre la gente de la tele que me cae muy bien, está Fran Drescher.

Silvia Parque

Queja

Creo que una es capaz de dirigir la mirada hacia un lado o hacia otro, y por tanto, en gran medida, de elegir en donde dejar la atención. Creo que aquello a lo que prestamos atención se acentúa en la percepción, y por lo tanto, en la experiencia de realidad. Además, creo que es posible vivir con cariño lo que toque vivir, como diciéndole a la situación: "¿qué vendrás a enseñarme?, gracias". Así que dirijo la mirada hacia lo que me gusta ver, concentro mi atención en lo que quiero hacer patente, y construyo realidades que me vengan bien; respecto a lo que está y no me gusta, trato de comprender.

Las quejas me parecen legítimas porque siempre salen de la necesidad, pero prefiero situarme en una posición diferente a la de la queja. Sin embargo, creo que hay quejas necesarias, sobre todo para dar soporte a algunos reclamos... ahora pienso en situaciones sociales, pero esta entrada es sobre el cuerpo.

Dice la RAE que la queja es una "Expresión de dolor, pena o sentimiento". Hoy me ha dado pena un dolor.

A veces tengo dolores. Los expertos han dado sus veredictos y han dictado indicaciones, pero no hago todo el caso que debería... Aunque si me pego por accidente puedo hacer un pequeño escándalo, en esto que es "en serio", como que hago acopio de entereza: a lo mejor porque sé que se puede poner realmente en serio. Lo más malo ha llegado a ser discapacitante por momentos (nada con lo que no me las haya arreglado, con el apoyo del hombre que es capaz de vestirme -literalmente- si es necesario).

¡No vaya a dar la impresión de que me pasa algo terrible! Saliendo de los momentos álgidos, la cosa no se mete con mi ánimo. Pero hoy vino un dolor a acomodarse de modo que no podía teclear. Eso me dio pena.

Silvia Parque

jueves, 14 de marzo de 2013

Jueves de desvelo

Después de una semana de desvelos, el viernes debería convertirse automáticamente en sábado.

Se ha desarrollado verdadera valentía cuando una puede decidir ir a dormir a una hora prudente, dejando las cosas muy importantes sin terminar, o convertir el viernes en sábado porque hace falta; no: eso ya sería arrojo.

Silvia Parque

Hay un orden amistoso

Hay un orden amistoso. Ya en la edad adulta, el orden que viene de afuera puede ser amable, pero  no es realmente amistoso: siempre resulta un tanto incómodo, y dependiendo de lo mal que una esté de la cabeza, puede ser una constante inyección de estrés o hasta provocar una sensación de castigo permanente. El orden que responde a las necesidades propias es un apoyo; no es una cosa más con la cual cumplir, sino un recurso.

Silvia Parque

Volver a la noche para dormir

La noche es para dormir. También para lo que se haga más a gusto en la noche, pero primero, para dormir. Entre la luz eléctrica y el afán de que el cuerpo responda a necesidades no corporales, se ningunea la relación entre la noche y el sueño.

Hasta en las legislaciones hay apartados especiales para el trabajo nocturno.

Claro que la noche encanta; cuando se le conoce hay que darse un rato para recorrerla. Habemos quienes preferimos recorrerla con exceso. Pero luego hay que renunciar a las noches completas, casi-completas; tomar un pedazo de ellas, algunas de ellas.

Silvia Parque

miércoles, 13 de marzo de 2013

Aquí entre nos

He encontrado una cosa espantosa. Un título de un poema, del que podría burlarme ricamente con la otra persona experta en burlas de esta casa. Y estuve a punto de venir a hacer en público eso que hago en privado. Siendo este mi espacio personal, me siento en un alternativo semipúblico-semiprivado. 

Silvia Parque

Quinientos años

Quedé frente a su entrepierna, que voltee a ver por el hilo en color parecido, o sea "no igual", al de la tela... y eran unos diez centímetros de ese hilo de otro color, haciendo una irregular serie de figuritas. Se le debió descoser la juntura entera de las patas del pantalón, que ahora estaba horriblemente cosida. Así que me pregunté, la verdad: "¿cómo es que su mamá lo deja salir así?" para contestarme inmediatamente: "¿pero por qué su mamá, ¡caramba!?" Mucha Maestría y mucho enfoque de género, pero un descuido y los quinientos años hablan por una... Me reconvine y corregí: "¿por qué no le enseña a coser alguien de su casa?" Luego me acordé que a esa edad a veces no les da la gana ni aprender ni dejar que otro les "arregle" la ropa. La verdad es que en este caso, sí parecía más bien falta de habilidad, pero cualquier cosa puede ser...

Silvia Parque

Por qué no soy multimillonaria

Que le va a ir mal a Fulano De Tal con la Reforma Nueva porque los del equipo De Allá pretenden Tal Cosa.

- Yo si fuera Fulano De Tal, les dejaba todo, y me iba a vivir a gusto en donde no me molestaran.
- Por eso no eres Fulano De Tal.

Silvia Parque

martes, 12 de marzo de 2013

Después de los treinta años

Llega una edad, en la que el café en leche no sabe a café. También empieza una a darse cuenta, qué cosas hace Fulana, que provocan lo que le está pasando. Y empieza a importar el tiempo que se usa en dar rodeos...

Silvia Parque 

11 de marzo en Madrid y en Tamaulipas

La Dra. Jomeini habla AQUÍ sobre el 11 de marzo de hace nueve años, en Madrid. Apenas puedo creer que hayan pasado nueve años. He leído que lloró. Sentí el llanto apretado en el pecho, y me pareció raro: yo en medio de proyectos, viendo concretarse cosas buenas, con el amor en tiempo de alza y hasta recién llegada del teatro, estrujada como si en mi pecho se juntara una resonancia de llantos. No lo entendí durante un par de segundos, pero casi de inmediato recordé que el Reynosa de ayer está a un día de distancia, y volví a sentir el discurso de Marcela Turati en Harvard.

Silvia Parque

Detrás de tirar la basura

Me quedo un momento con el Director; nos acaban de presentar. Esperamos algo. Él ve un papel en el piso. Lo levanta y lo tira a la basura.

En las casi ocho horas de mi visita al plantel, veo a otro adulto -imagino que un profesor- hacer lo mismo: levantar un papel del piso y tirarlo a la basura. 

Consiguen tener una escuela tan limpia, como para que se note un papelito tirado en un rincón del patio, pero lo que es realmente valioso es el sentido de pertenencia, la noción de dignidad que se pone en juego cuando todos somos responsables de que el espacio sea un espacio con las condiciones que merecemos. 

Silvia Parque

domingo, 10 de marzo de 2013

La conciencia

Dijo uno de los ricos, de Ustedes los ricos:

"Es que hasta hoy conociste ese horror con falda que se llama conciencia, la mujer que una vez encontrada no nos abandona nunca..."

Y siguió:

"Crees tú que porque la conciencia es mujer, vas también a comprarla..."

Si se googlea "la conciencia es mujer", salen cosas interesantes.

Silvia Parque

Miss Bala

Para quienes no conozcan México, si ven Miss Bala: sí, es de esa forma. En unos lugares se vive mucho mejor que en otros. Pero sí: es de esa forma. Así se ven las calles, así se ve y así habla la gente, y así pasan las cosas. Me sorprende porque casi nunca se ve esa realidad-no-bonita en las películas. Es de hecho, una excelente película que no es bonito ver.

Creo que nos corresponde hacernos responsables por nuestras decisiones. Pero aunque entiendo a cada cual responsable de las suyas, me ando con mucho tiento ante la posibilidad de juzgarles.

Silvia Parque

Sin abandono

"A un adulto no se le puede abandonar", dijo R.

Están los viejos, los discapacitados y los enfermos, de los que sí hay que ocuparse. Pero el resto de nosotros podemos ocuparnos de nosotros mismos.

Es tranquilizador y alentador. Si un otro o muchos otros se ausentan o se despiden, puede ser triste, pero todo vuelve a estar bien.

Silvia Parque

sábado, 9 de marzo de 2013

Sencillez

El viernes desayuné con Rigoberta Menchú.

Bueno... ella estaba en la mesa del Gobernador, y yo estaba a muchas mesas de distancia; pero estábamos en el mismo sitio y creo que comimos lo mismo.

Lo importante es que después del desayuno, habló para todas. Sencilla, muy sencilla. La gente destacada que a mi parecer vale la pena, se porta de esa forma. Podrán hacer de divos -hay que hacer lo que funcione en el mundo-, pero a la hora de conversar, son sencillos, se hablan de un tú a tú respetuoso con quien les mira de frente.

Silvia Parque

La educación forma humildad

Cada cuestión humana o social está conformada por múltiples elementos, se mueve en múltiples dimensiones y es influida por múltiples factores; además, la relación entre todas esas cosas no es simple, ni lineal. Son cuestiones tan complejas que alcanzan para que muchas-muchas personas estén pensando en ellas, y no terminen, ya no de explicarlas, sino de abordarlas. Hay toda una historia de estudios formales desde la Filosofía y desde las disciplinas científicas; estudios que requirieron trabajo riguroso, y en los que pocos se adentran suficientemente. Apenas dar unos pasos en ese mundo de conocimiento, deja ver el tamaño de la ignorancia que llevamos a cuestas. La educación va formando humildad ante las conclusiones que tienen que seguir pensándose como discutibles.

Silvia Parque

Dije que quería mandarme sola

Le dije a mi mamá, cuando estaba por comenzar la universidad, que quería dejar de pedirle permiso, aunque ella siguiera sosteniéndome económicamente. Íbamos en coche a algún lado; no recuerdo si ella conducía o iba en el asiento del copiloto, y no recuerdo quién era la otra persona. Yo iba en el asiento de atrás.

Preguntó en qué sentido "dejar de pedir permiso". Dije que quería mandarme sola; creo que lo que se me ocurrió fue: "si voy a salir, por ejemplo". En realidad, paulatinamente, ya había ido dejando de pedir permiso para las cosas ordinarias como "salir"; pero ambas entendimos que este hacer explícito el "ya no pedir permiso", significaba algo más grande.

Dijo que estaba bien.

Años atrás habíamos tenido otro de esos momentos. Ella solía decir: "yo te digo lo que está bien y lo que está mal, y tú eliges", con variantes según la profundidad de la conversación. Yo formaba el juicio y me quedaba con una impresión de libertad que creo que no tenían todas las niñas. Funcionó durante años, hasta que llegó la pubertad, empecé a elegir "lo que está mal", y ella se vio en aprietos.

Dejó de usar la frase. En esas cosas, siempre fue congruente.

Silvia Parque 

viernes, 8 de marzo de 2013

Mi agradecimiento a los siguientes libros

El segundo sexo, de Simone de Beauvoir.
El sexo oculto del dinero, de Clara Coria.
El complejo de Cenicienta, de Colette Dowling.
Genero y feminismo, de Marcela Lagarde.

Silvia Parque

P.D. Carola PireZzz, en Twitter, me preguntó por qué no estaba Tres Guineas en la lista, y le he respondido que porque no lo he leído. Eso me hizo pensar que Una habitación propia debe ser el último -pero no menos importante- elemento de este pequeño conjunto.

jueves, 7 de marzo de 2013

Lo que "no"

No tengo una misión.

No soy activista de las causas en las que creo.

No defendería a "mi país".

No me es atractiva la idea de una vida después de la muerte.

Silvia Parque

El pantalón de mi marido

A la hora de clase de teatro, todavía en la casa, se mojó el pantalón puesto.

La única opción limpia era el pantalón que usaré mañana, por lo que no había alternativa.

Así que me puse un pantalón de mi marido.

No sé si debe preocuparme más que casi me quede, o que se me ocurra que es aceptable salir con él.

Silvia Parque

miércoles, 6 de marzo de 2013

Recomendable para personas descuidadas

El teléfono celular Nokia cuyo nombre completo desconozco, pero que para más señas, es grueso y sirve simplemente para hacer y recibir llamadas, enviar y recibir mensajes, dar la hora y hacer sonar la alarma, es un objeto estupendo. Se puede caer, mojar, desarmar, quedar en el sol, y sigue funcionando.

Silvia Parque

Desde la felicidad, sobre el pensamiento mágico

Otra entrada provocada por ESTA entrada del blog de Susana.

Mi felicidad le debe mucho al pensamiento mágico, que ha hecho y hace maravillas con La Lechera, en mí y en mi vida. No lo cambiaría por la sensatez del realismo. Pienso, por ejemplo, que excepto en el caso de personas que se encuentran en condiciones muy críticas de carencias extremas -sobre todo quienes han nacido y crecido en tales condiciones- todos podemos dedicarnos a lo que amamos y tener la vida que deseamos. Asumo que tal proposición no es realista.

Alguien dirá que desea tener un coche hecho a mano -existen- y que no puede tenerlo: pero yo creo que si no lo puede tener, es porque el deseo del coche hecho a mano no está realmente anclado en su corazón. Y es de lo más común creer que queremos cosas que la publicidad, los amigos o la familia, nos presentan como lo que nos corresponde querer, pero que no son el deseo de nuestro corazón.

Alguien dirá que quisiera dedicarse a cantar, pero que no lo hace porque tiene dos -tres o cuatro- hijos que mantener... para mí que si viviera cantando, se abrirían las vías para que el canto le diera sustento, o para que el sustento llegara por vías compatibles con vivir cantando... se obligaría a sí mismo a abrir esas vías. En realidad, la mayoría de la gente a mi alrededor que ahoga su vocación, no lo hace por techo y comida, sino por asegurar el futuro y por mantener un estilo de vida con el que pueda tapar carencias ¡como la de no hacer lo que ama!

Silvia Parque

Sobre la felicidad: abolición de la obligación

Provocado por ESTA entrada de Susana, en su blog Mi nueva vida.

Sostengo decididamente que la felicidad, el éxito y la educación formal, tal como existen en lo que podríamos llamar mercado cultural, están casi-patológicamente sobrevaloradas. Vuelvo a la CAMPAÑA POR LA ABOLICIÓN DE LA OBLIGACIÓN DE LA FELICIDAD, de la que hay apuntes AQUÍ, y un ejemplo de "aplicación" ACÁ.

La felicidad me parece algo valioso y gratamente cultivable. Solamente, pienso que no estamos obligados a ser felices. Y que conste que no hablo de la alegría, que es más que evidente que no puede estar presente todo el tiempo. Hablo de la felicidad, que es más un estado de "fondo" del ánimo, sobre el que se imprimen las emociones y los sentimientos. Somos tan felices como queremos y podemos; se vale no querer o no poder ser feliz.

En lo personal, me cuesta aceptar y asumir mis tiempos de enojo, tristeza y frustración, porque siento que rasguñan a mi felicidad. Sin embargo, sé que si no los dejo ser, encontrarán el modo de enfermarme o meterme en un lío, y voy sabiendo, además, que no tengo que preocuparme por ese estado feliz de "fondo" del ánimo: no necesito protegerlo de los choques con la realidad: está ahí para sostenerme en lo adverso de la realidad, y tiene el poder de regenerarse a sí mismo. Sé que enojo, tristeza y frustración tienen un mensaje que darme, para que me movilice. Y se que nada más puede haber felicidad de verdad en un alma: ánima: que se mueve.

Así que tengo la felicidad instalada... iba a decir que como Escritorio en Windows, pero es más bien como sistema operativo... a veces le entran virus... Hay otros sistemas operativos y pueden funcionar bien.

Silvia Parque

martes, 5 de marzo de 2013

No hagas lo que no quieres hacer

La versión de secundaria es muy sencilla: no hagas cosas malas para ser aceptado entre tus amigos. Lo que había que enseñar es: no hagas lo que en realidad no quieres hacer, con tal de ser aceptado. Porque es relativamente fácil que el adolescente entienda el mal negocio que puede ser, por ejemplo, empezar a fumar para dar una imagen aceptable -eso no implica que el adolescente entienda que él está empezando a fumar por ese motivo-. Pero puede ser realmente difícil que el adulto entienda, por ejemplo, que está aceptando un puesto que implica darse menos gusto e incluso ahogar su vocación, por cumplir con expectativas sociales y económicas que no le son propias. Es más, puede entenderlo, y seguirá sintiéndose comprometido con el mundo y consigo mismo, para cumplir esas expectativas ajenas.

Silvia Parque

Yo que estaba evolucionando

Yo que iba evolucionando hacia un estado de apacible ecuanimidad... un poco zigzagueante entre breves momentos de calma y amplios momentos casi eufóricos con intermitentes bajones de energía... al fin aprendiendo a ser considerada con los demás y a tratarme a mí misma como merezco... ya digamos que instalada en ver lo bueno de las cosas, verdaderamente agradecida por lo que me rodea y por la Gracia de cada día... yo que iba felizmente por mi año... y aparece la única persona que me repatea en el mundo entero mundial del universo. ¡Qué manía del monigote, de querer vivir en mi planeta! ¡Y qué manía la mía, de no desvincularle de mi existencia! A ver, Silvita, si vamos sacudiéndonos lo que no nos convenga.

Silvia Parque

Dolores

Justamente esta tarde le preguntaba a mi compañera-jefa, ¿quién, aparte de Bernarda Alba, sería capaz de nombrar "Angustias" a su hija? Y ahí está el nombre de "Dolores". La palabra me gusta mucho, pero significa lo que significa. Y "Lola" es hasta festivo, pero el nombre es "Dolores" -que para mí siempre remite a Dolores Haze-. 

Lo pienso porque ahora mismo me duele la pierna derecha, como para repasar la familia entera de la palabra "dolor". Prefiero compartir que tengo expectativas, proyectos, alegrías, preguntas, propuestas, etc., pero ahora mismo este dolor tiene afán de protagonismo. 

Silvia Parque 

lunes, 4 de marzo de 2013

Hay que dejar el garrafón vacío

Se termina el garrafón de agua. Yo no cargo el garrafón, así que le pongo unos tres o cuatro litros de agua de la llave, y desinfecto con plata coloidal. Por mientras. Al día siguiente, se termina el garrafón de agua. Yo no cargo el garrafón, así que le pongo unos tres o cuatro litros de agua de la llave, y desinfecto con plata coloidal...

El ciclo se va a detener cuando, por la mañana, instruya a mi marido, con letras grandes y rojas, para que vacíe lo que haya de agua en el garrafón, y vaya a comprar otro. Como no tengo sed en la noche que él llega, ni en la mañana que me voy, no ha habido letras grandes y rojas. Tampoco me he decidido a salir a buscar quien cargue el garrafón cuando se acaba -no faltaría quien, si lo buscara-, y menos he considerado la opción de rodar el garrafón hasta la tienda, que está muy cerca.

Creo que así pasa con otras cosas. Cubrimos lo urgente con soluciones temporales por debajo de nuestras expectativas, y esa pobre satisfacción de la necesidad, disminuye la motivación para ir por lo que queremos de verdad.

Silvia Parque

Sobre la Psicología y los psicólogos

Para su información:

- No todos los psicólogos son psicoanalistas, ni todos son terapeutas, ni todos son clínicos (como es evidente: "psicoanalista", "terapeuta" y "psicólogo clínico" no son la misma cosa).

- Lo que usted pueda aprender sobre psicología leyendo Psychology Today, no equivale a la formación de un psicólogo (ni hablar de lo que ha aprendido leyendo Conozca Más y Quo).

Silvia Parque

¡Olé!

Hace años, mi tía la más bonita rechazó un ascenso porque esa responsabilidad le habría quitado tiempo con sus niños. Podría habérselas ingeniado para resolver como proveer cuidado y alimentación a través de otros; pero ese no era el caso: ella quería estar en su casa el mayor tiempo posible.

Mi jefa, en cambio, ha pasado de tener un puesto importante a encargarse de un puesto más importante. Sé que cuando El Jefe le propuso este encargo, ella estipuló condiciones que le permitieran seguir ocupándose -como siempre- de sus hijos. A él no le gustó, pero eso no era negociable.

Olé por cada mujer madre que consigue un arreglo para colocarse en el camino a la realización: tantos arreglos como mujeres, cada uno tan válido como el otro. Va para las que trabajan fuera de casa, pero no porque no lo merezcan las que decidieron no estar en el ámbito laboral.

Silvia Parque

domingo, 3 de marzo de 2013

Todos representamos un papel

Una persona representa un papel; a veces representa el papel que le pusieron, a veces representa un papel que pueda esconder el papel que le pusieron. Hay papeles tan malos, que la persona termina eligiendo representar ningún papel. Y es que los papeles que usualmente nos tocan, como a quien le toca un abogado de oficio, están muy cutres para quedarse con ellos a sabiendas.

Habría que hacernos papeles a medida. Aquí no hay casting. Un día te das cuenta de que vas a morir, y empiezas a vivir como te viene bien. Y te causan gracia las representaciones de farsa de todo el que se toma en serio. Y tomas un papel para un escenario, y lo dejas y tomas otro: interpretas a tu modo, te desnudas por la noche, duermes contigo, y estás bien. 

Silvia Parque

Querer

Pedimos que nos quieran. Que nos quieran un poquito, que nos quieran mucho. Que nos quieran mejor, que nos quieran diferente.

Queremos. Pedimos que quieran que les queramos. Que les parezca importante que les queramos. Que necesiten que les queramos.

Silvia Parque

Versatilidad

Antes del mediodía, un corcho que había sido el tapón de una botella de vino, sirvió para tapar un orificio donde debía ir una manguera que fue jubilada por causar lío, y también para pulir la laca de mi caja antigua. A eso le llamo versatilidad. Pensé que eso hace falta en el ámbito laboral, pero luego pensé que hay que cuidar no acabar siendo como un corcho.

Silvia Parque

viernes, 1 de marzo de 2013

Tantos cansancios

El cansancio puede ser como una borrachera, como una enfermedad, como un martirio, como un estado zombie, como un estado vegetativo, como un trastorno, como un aviso. Hay tantos cansancios como personas, condiciones de vida y circunstancias. Y además, grados de cansancio: del grado un poquito al grado he perdido la razón. Cansancio de cada cual, cansancio del equipo, cansancio colectivo...

Silvia Parque

Sorpresa

Tenía quince años cuando empecé a rondarlo. Ya éramos pareja antes de ser novios, y ya nos habíamos matrimoniado antes de casarnos. Han pasado más de diez años desde que empezamos a ser familia. Y hoy me ha sorprendido.

Silvia Parque