miércoles, 25 de septiembre de 2013

Las pequeñas cosas hacen que todo esté bien

La mayor parte de mi acomodo en la vida tiene que ver con actos y objetos ordinarios con los que me doy gusto. Tales pequeñas cosas revelan su importancia cuando la vida se descompone. Los problemas pueden ser enormes, los duelos pueden ser dolorosísimos: pero ahí está el buen café aromático; ahí está la sensación de ser envuelta por sábanas y cobijas limpiecitas; ahí está el saludo amable.

Gracias a que la vida es nada más el momento que transcurre, esas pequeñas cosas pueden hacer que todo esté bien. Si nos damos más de ellas con dedicación, no puede más que instalarse el bienestar, esté pasando lo que esté pasando. Acostumbrarnos a pasarla bien, va creando condiciones de posibilidad para las cosas buenas, importantes, que traen más que comodidad y placer.

Silvia Parque

1 comentario:

  1. Hay que ser capaz también de ser consciente de esos momentos, y valorarlos, no todo el mundo sabe hacerlo. Ésto en sí ya es un pequeño triunfo, saber disfrutar de las pequeñas cosas.
    Besitos

    ResponderEliminar